Subdesarrollo


Subdesarrollo
Una imagen como esta, con gente descalza y transportes atestados y peligrosos para el viajero, se asocia rápidamente con un país subdesarrollado. Fotografía de Dakar (Senegal).

El término subdesarrollo es controvertido. La Real Academia Española lo define como el atraso de un país o región, que no habría alcanzado determinados niveles (socioeconómicos, culturales).[1] Respecto al primer término, el consenso entre expertos y no expertos suele ser unánime, las discrepancias surgen cuando tratan de definirse los «determinados» niveles.

Una segunda aproximación podría ser: una de las etapas por las que atraviesan los países y las sociedades en su progreso, especialmente progreso en Estado del Bienestar y capacidad económica. Sin embargo esta idea de ser una “etapa” dentro de un proceso más largo cuenta con muchos detractores, quienes opinan que el subdesarrollo puede llegar a no superarse nunca por múltiples factores.

El subdesarrollo también está muy relacionado con la pobreza, llegándose a incluir como países subdesarrollados a aquellos donde un tanto por ciento determinado de su población vive bajo el nivel de la pobreza. Esta definición choca con el problema de medición por un lado (¿Cómo se calcula la riqueza de un pueblo? ¿A partir de dónde una persona está bajo el nivel de la pobreza?) y por el otro la duda de si el subdesarrollo es sólo una cuestión económica, razón por la cual los índices de desarrollo han ido cambiándose y ampliándose con el tiempo, como se verá más adelante.

La palabra subdesarrollo suele emplearse con mucha frecuencia a los países del Tercer Mundo, hasta el punto de convertirse casi en un sinónimo (los países subdesarrollados son los países del Tercer Mundo, y viceversa). Una de las pocas diferencias entre los dos es que el primero no suelen emplearlo las personas que teóricamente pertenece a él por ser, cada vez más, un término peyorativo; mientras que el segundo es más aceptado, pese a contar con múltiples detractores.

Generalmente la expresión hace referencia a países aunque también puede utilizarse para designar a determinadas zonas o regiones e, incluso, a formas de pensar o subsistir (“mentalidad subdesarrollada” por aquella que espera resolver sus problemas con ayuda exterior).

Lo que sí está logrando cierto consenso en los últimos años es en afirmar que el desarrollo no va unido ni desunido a la felicidad.[2] Es decir, lograr mejor alimentación, viviendas sólidas, alfabetización, empleo digno... no tiene porque hacer a la gente más infeliz o menos.

Contenido

¿Qué es el subdesarrollo?

El subdesarrollo es una estructura socioeconómica en la que predominan la agricultura, la ganadería, la pesca y la exportación de materias primas. Donde la pobreza de sus habitantes es generalizada; aunque paradójicamente ésta es una pregunta que no tiene una respuesta clara, pues tampoco se sabe con claridad la respuesta a “¿Qué es el desarrollo?”

Una primera aproximación era considerar países subdesarrollados a los del Tercer Mundo, es decir, las naciones occidentales del norte constituirían el Primer Mundo, las naciones del antiguo Bloque del Este el Segundo Mundo y el resto sería el Tercer Mundo, una clara analogía con los tres estados de la Revolución Francesa. Esta definición no deja de ser discutida pues estaría el caso de Albania (país dentro de la esfera socialista y por lo tanto perteneciente al Segundo mundo) que claramente era una nación subdesarrollada.

Mapa del mundo según el IDH de los diferentes Estados a partir del Informe 2009.

.

     0,950 y mayor      0,900–0,949      0,850–0,899      0,800–0,849      0,750–0,799

     0,700–0,749      0,650–0,699      0,600–0,649      0,550–0,599      0,500–0,549

     0,450–0,499      0,400–0,449      0,350–0,399      menor a 0,350      no disponible

Casi al mismo tiempo que la anterior clasificación nació la basada en el Producto Nacional Bruto o PNB, otros autores prefieren utilizar como indicador el Producto Interior Bruto o PIB. La ventaja de este índice es su casi objetividad, al ser un dato medible con relativa facilidad, fácilmente comparable entre países y que junto al censo de la población (otro dato empírico relativamente sencillo de obtener) se puede obtener la renta per cápita. Con las cifras de renta ya elaboradas sólo restaba colocar el listón bajo del cual se puede considerar a un país como subdesarrollado (el lector puede apreciar que el índice trataba más de justificar una lista ya elaborada por la intuición u otros medios que aportar información nueva). Así, a mediados de los años noventa se consideraba el umbral en unos 12.000 dólares de la época, por persona y año. Como en el caso anterior, ocurría que muchos estados (como los petroleros) disponían de esta renta per cápita; pero la distribución tan desigual de la riqueza hacía que, salvo las élites de esas naciones, la población viviera en unos niveles de desarrollo inferiores, incluso, a los de países teóricamente más pobres.[1]

Otra clasificación es la empleada por la OCDE que analiza el nivel de renta junto con la longevidad y la alfabetización. Nuevamente salen casos como el de Azerbaiyán que cuenta con la mayor población de ancianos centenarios y su apariencia no es ni mucho menos la de un país desarrollado; o los países del golfo Pérsico que pueden alcanzar estos índices; pero sus habitantes se ven obligados a trabajar en condiciones muy duras (incluso con temperaturas “oficiosas” por encima de 50 grados) para poder subsistir.

Por su parte la ONU, con su Índice de Desarrollo Humano, elaboró su catalogación basándose en más criterios, como la existencia de elecciones libres, la calidad de vida y otros, con el fin de obtener una lista más basada en criterios sociales y cotidianos frente a los más económico de la renta per cápita.

Más indicadores de desarrollo que se manejan son el número de líneas telefónicas (ahora más en desuso por la irrupción de la telefonía móvil) o los kWh por persona y año.

Los distintos indicadores anteriores arrojan diversas listas de países. Pese a que no suelen coincidir en todos los miembros, estas listas marcan ciertas líneas que podríamos ubicar unos cientos de kilómetros más al norte del trópico de Cáncer y unos cientos de kilómetros al sur del trópico de Capricornio. Los países que quedan en el interior de la zona acotada por estas líneas imaginarias serían países subdesarrollados. Sin embargo, como se ha indicado anteriormente, la lista de excepciones es muy larga y muy discutida porque también se incluye como país subdesarrollado a Albania y a lo largo de los ochenta también a naciones que han sufrido procesos de «subdesarrollismo» como México o Argentina. Al mismo tiempo la OCDE incluyó a naciones de las llamados “ emergentes” como Corea del Sur, Singapur y la provincia o país chino de Taiwán, lo que las colocaría entre los países desarrollados.

Historia del término y otras posibles denominaciones

La palabra «subdesarrollo» no es relativamente nueva. Nació tras la revoluciones industriales, especialmente la Segunda revolución, cuando se constataba que no todas las naciones lograban dotarse de un sector secundario; para seguir dependiendo de la agricultura, pesca y ganadería, principalmente.

La llamada Escuela Inglesa, con economistas como Adam Smith, postulaba que el mercado era relativamente transparente, la división del trabajo permitía el aumento de la riqueza y el mercado lograba la distribución de esa riqueza; así se lograba un crecimiento simétrico, el lugar donde se producían las manofacturas no era de gran importancia para esta escuela, pues el mercado se ocuparía de redistribuir la riqueza. Sin embargo la constatación antes citada indicaba que la teoría era errónea o incompleta. Fueron los economistas de la llamada Escuela Alemana quienes indicaron que el lugar de producción de las manofacturas es de gran importancia para el desarrollo, lo mismo que la división del trabajo puede incrementar la producción, peor no por ello la redistribución. De esta forma autores como Friedrich List, Karl Marx o Joseph Alois Schumpeter hicieron ver la importancia de los bienes de producción para incrementar la riqueza y al mismo tiempo el alto precio de estos bienes constituye una barrera para la entrada de nuevos competidores, haciendo que el mercado industrial sea de competencia imperfecta y no perfecta, como era el agrícola estudiado por Smith.[3]

Puesto que toda la revolución industrial no puede llevarse a cabo sin una revolución demográfica (que permita grandes poblaciones urbanas), una revolución agraria (para alimentar a esas poblaciones) y una revolución económica (para realizar las ingentes inversiones que necesita toda empresa industrial), la industrialización acarrea un desarrollo de toda la sociedad. De esta forma la Escuela Alemana crea modelos asimétricos, al contrario que los postulados de la inglesa, donde determinados grupos sociales, regiones y posteriormente países, se desarrollan y otras no, o al menos no a la misma velocidad. Es la escuela alemana la que comienza a cuñar el término desarrollo y subdesarrollo.[3]

Con el tiempo distintos órganos internacionales principalmente vinculados a la ONU, como el Banco Mundial, han creado otros términos, principalmente vinculados a países, naciones, y no tanto al fenómeno en sí. Pese a compartir causas y características ninguno de los siguientes términos es sinónimo, pese a que se utilicen como tales en varias ocasiones:

Principales características de los países subdesarrollados

  • Elevado índice de desempleo.
  • Elevado índice de corrupción.
  • Desigualdades económicas abismales entre sus habitantes.
  • Sus gobiernos aportan poco o nulo presupuesto a la ciencia y tecnología.
  • Baja renta per cápita.
  • Agotamiento de los suelos por la práctica del monocultivo.
  • La mayoría de estos países tiene una elevada deuda externa.
  • Su desarrollo tecnológico depende de otros países.
  • Política anti-natalista a causa de el crecimiento vegetativo es alto.
  • Dependencia cultural, tecnológica, económica, comercial, antiguas metrópolis.
  • Alta tasa de mortalidad infantil.
  • Gran crecimiento urbano.
  • Dictadores que monopolizan el poder.
  • Piratería Masiva.

Causas del subdesarrollo

Si se sigue la doctrina de la "Escuela alemana", la causa del subdesarrollo sería la falta de industrialización y, por consiguiente, la industrialización de una sociedad constituiría la solución. Pero el paso del tiempo parece indicar que o no es esa la solución o existen muchas otras causas que impiden la industrialización; pues el desarrollo no se consigue por la inmensa mayoría de naciones que lo intentan.

Las causas que pueden provocar y mantener los niveles de subdesarrollo son muchas y no existe acuerdo sobre cual es la más importante. A continuación se recogen las más comunes, empezando por las, hasta ahora, menos aceptadas a las más, pero esta lista no debe tomarse como única y menos aún como definitiva:

La falsa teoría de la raza

Debbi Dunn en 2010. No hay discrepancias en cuanto a la ventaja de la raza negra en algunas actividades físicas;[4] [5] pero nadie ha podido demostrar que esta raza esté en desventaja en inteligencia y eficiencia.

En un principio se pensaba que el desarrollo humano estaba basado en cuestiones de raza; por existir, decían los defensores de esta hipótesis, unas superiores a otras, o mejor dicho, por pensar que la "raza blanca" era superior a todas las demás. Esta teoría se basaba en la Historia, o cierta parte de la Historia fuertemente influida por el darwinismo social, que confirmaba la superioridad económica, bélica e industrial de parte de los países europeos y algunas de sus antiguas colonias como Estados Unidos o Canadá sobre los demás. A esto se unía que las naciones europeas habían colonizado y estaban colonizando casi la totalidad de África, parte de Asia y lo habían hecho en el pasado con Oceanía y América.

Aunque es cierto que la evolución humana, como cualquier otra evolución, tiende a adaptar a ciertos individuos para ciertas situaciones (casos como una ventaja que posee la raza negra sobre todas las demás en ciertas disciplinas físicas)[6] [7] todos los intentos para demostrar una menor inteligencia o laboriosidad de una raza sobre otra han fracasado. La constatación del error en esta teoría aparecieron ya con la Guerra ruso-japonesa en el siglo XIX, donde un ejército no blanco derrotaba a otro blanco para asombro de las demás naciones; las cuales consideraban al gigante ruso como claro ganador ante una nación mucho menos poblada y oriental.[8] Otro ejemplo podría ser Bahamas, un país poblado básicamente de raza oscura que poseía en el 2000 unos ingresos per capita de 15.290 $ frente a los 3.767 $ promedio de Latinoamérica y Caribe.[9]

Posteriormente los procesos descolonizadores han demostrado la falsedad de esta teoría. Así mismo, la cultura occidental puede haberse impuesto, en América y la mayor parte de Oceanía (Australia y Nueva Zelanda); pero no ha sido así en Asia[10] y en África donde sus dirigentes no son descendientes de europeos y en muchos casos, como la India, no siguen los patrones europeos.[11]

Sin embargo, no debe concebirse la idea de que esta teoría está desechada por completo. Antes al contrario, bajo una u otra apariencia sigue vigente en muchos países desarrollados. Así no es inusual encontrarse comentarios, bien es verdad que provenientes de personas no especializadas, según los cuales si determinado país hispanoamericano es subdesarrollado es por tener sus dirigentes sangre india; razón por la cual nunca podrá llegar a ser, o volver a ser, una nación próspera y desarrolladas. Pero, como se ha dicho, estas afirmaciones pertenecen a la cultura popular; no a teorías económicas, sociales o biológicas.

La religión

Minarete en Dakar, Senegal. Para algunos autores si en lugar de una mezquita hubiera una iglesia, especialmente luterana, el país podría ser más rico. Para otros eso es Hacer ciencia de una simple coincidencia.

Autores como Max Weber han postulado a la religión, más concretamente las iglesias protestantes, como protagonistas de un progreso muy superior a las demás; posteriormente otros escritores como Erich Fromm han difundido más esta hipótesis. Según este punto de vista, las iglesias protestantes se muestran favorables al enriquecimiento individual, muestra de lo que la persona será en la otra vida[12] y por esta razón se terminan obteniendo naciones más desarrolladas.

Posteriormente otros estudiosos, como Roberto Campos, han indicado que naciones como las Iberoamericanas son subdesarrolladas por ser católicas en su mayoría o por haber sido colonizadas por países desorganizados y no muy prósperos, propios de una moral Católica y no luterana.[13] Siguiendo esta línea de pensamiento las naciones colonizadas por Francia o Bélgica serían naciones subdesarrolladas y las colonizadas por Inglaterra o los Países Bajos serían desarrolladas, ya sea por haber adoptado la fe católica o por haber sido colonizadas por países con dicha fe y por tanto de un escaso desarrollo.

En un prisma más amplio se señala el caso del Líbano y sus comunidades cristiana y musulmana. Las dos muy parejas en términos de riqueza, formación y raigambre cuando se produjo la descolonización francesa; unas décadas después la población cristiana había progresado mucho más que la musulmana.[14]

Nuevamente, igual que en las apelaciones a la raza, esta teoría cuenta con muchas objeciones que la acusan de chovinista (la mayoría de sus autores son anglosajones) y de ”hacer ciencia de una simple coincidencia”. Autores como Rodolfo Terragno afirman que los defensores del capitalismo tienen problemas para explicar por qué el mismo modelo triunfa en Suiza y fracasa en Haití y esa es una de las razones por las que acuden a estas teorías:

El ensaya una explicación enlazada con una teoría tan célebre como probablemente falsa. En "La ética potestante y el espíritu del capitalismo" sostuvo que el éxito de capitalismos anglosajón deriva de la moral calvinista.[13]

Así de todas las naciones colonizadas por Inglaterra, un centenar aproximadamente, solo cuatro pueden considerarse desarrolladas (Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda), como han apuntado autores de la talla de Rodolfo Terragno.[13] Así mismo Jorge Domínguez, entre otros, discuten si Argentina es o no subdesarrollada; de ser así casi se igualaría el índice de “éxitos”, uno por cada veinte países colonizados (índice casuístico sin valor demostrativo alguno). Otro tanto puede afirmarse del caso francés con la región de Quebec.

Contribuye a refutar esta teoría el hecho de que regiones colonizadas por luteranos, como Namibia por los alemanes, Surinam por los holandeses, la Guayana por los británicos o Sudáfrica colonizada por estas dos últimas potencias, no se pueden considerar ni mucho menos países desarrollados, Terragno aporta una lista de ocho naciones colonizadas por Gran Bretaña que están entre las más pobres del mundo.[13] Así mismo, autores protestantes como Cesar Vidal mantienen que, si bien es cierto cierta repulsión al enriquecimiento en el Nuevo Testamento, en la práctica la Iglesia Católica muestra afinidad por las personas con poder económico, indicando que cuanto más rico se es más se puede ayudar a los demás.

No obstante, la influencia de la religión en el desarrollo no puede ser descartada por completo como en el caso de la raza. El ejemplo puesto es la merma de productividad que supone para una economía que su gente pare de trabajar varias veces al día para rezar, como se hace en los países musulmanes. Aunque ha de tenerse a consideración ejemplos como Dubay, un emirato en la cual la gran mayoría de habitantes son musulmanes, y hoy por hoy es una de las poblaciones más ricas y prósperas del globo, siendo un muy cotizado lugar de destino e importante punto de encuentro empresarial internacional; pero este caso entre otros se tratará más adelante en el apartado La investigación y la inversión en tecnología.

El colonialismo

Ligado a las consecuencias del clima, la diferencia, especialmente tecnológica, entre unas regiones y otras se fue acentuando con el tiempo. A esto contribuyó el aislamiento que provocaron los océanos, los grandes desiertos y las enfermedades que impedían un contacto real entre distintas civilizaciones. Cuando estos problemas pudieron ser superados las civilizaciones tecnológicamente más avanzadas consiguieron imponerse con cierta facilidad a las demás y utilizarlas para su propio beneficio.

Esta situación llevó en muchos casos, por no decir en todos, al desprecio de los pueblos colonizados, la creación de fronteras y separaciones arbitrarias, la potenciación de unas tribus o etnias sobre otras y el escaso o nulo esfuerzo por educar y formarlos en materias económicas y técnicas. Estos motivos acarrearon una dependencia de las metrópolis y antiguas metrópolis, especialmente en lo que se refiere a maquinaria, tecnología y personal que la maneja; pero tampoco debe olvidarse la perdida incluso de la propia lengua por una europea hasta el extremo de uno de cada cinco negros del planeta habla una lengua europea y que la mayoría de los países francoparlantes son africanos.[15] También dejaron fuertes desigualdades en la distribución de la tierra y otras riquezas en poder de muy pocas familias.[16]

En contra de esta postura, existen voces afirmando que la colonización en sí no es tanto la causa, pues también trajo la fundación de universidades y otros centros formativos, la instalación de infraestructuras como carreteras, ferrocarriles, puertos,[16] autopistas, hospitales, la creación de fábricas, etc. Como ejemplo se suelen poner a Sudáfrica[17] y Argelia. Estas voces aumentaban en fuerza y en número a finales del siglo XX cuando los movimientos de izquierda y revolucionarios pierden parte de su legitimidad con la caída del comunismo.[18] Así algunos economistas, sociólogos y políticos mantienen que algunas naciones estaban mejor cuando eran colonias que tras su independencia y se habla de estados fallidos, como Haití.

Debe hacerse ver que este revisionismo histórico es calificado por algunos historiadores, caso de Carlo Caranci, como puro revanchismo sin fondo de datos que lo sustente y que en su análisis no tiene en cuenta hechos del tipo:[18]

  • El exterminio de más del 90% de los indígenas norteamericanos y aborígenes australianos.
  • La eliminación de casi el 40% de la población de Gabón por los franceses.
  • La muerte del 33% de los libios por los italianos.
  • La eliminación por hambre, trabajo o ejecución del 20% de los congoleños por los belgas.
  • La aculturación llevada a cabo por españoles y portugueses en América.
  • Los millones de muertos en la India.
  • El régimen del apartheid sudafricano.

La actuación de las naciones ricas

Mapa de la distribución de la riqueza en el mundo.

Como se ha dicho al principio, en muchos casos parece que el subdesarrollo no se supera y se achaca buena parte de la culpa a las naciones desarrolladas y su comercio injusto con las otras. Se ha puesto como ejemplo la baja de los precios de las materias primas exportadas por naciones tropicales frente a la subida de los productos elaborados por países industrializados.

Otro caso muy repetido lo constituyen los intereses de la deuda externa contraída por muchos países durante la década de los setenta. Intereses que a veces superan a la propia deuda. Incluso el hecho de que décadas después muchos países sigan prestando dinero, aún a sabiendas que lo van a disfrutar personas diferentes a los que después lo deberán pagar (un ejemplo entre otros sería como el endeudamiento argentino con Carlos Menem que contribuiría a una crisis general en el País), refuerza esta hipótesis de connivencia entre gobernantes.

Rodolfo Terragno en su libro El Nuevo Modelo comenta un tercer ejemplo indicador en favor de esta teoría; es la financiación de la agricultura en países como España, Noruega, Francia... que lleva a producir excedentes de alimentos, regalados después como ayuda humanitaria o vendidos en el mercado internacional a muy bajo precio. Ambas actuaciones llevan a la quiebra o a la incapacidad de competir de naciones que podían dominar ese mercado con su producción.[13]

En segundo lugar, pero no por ello menos importante, aparece la actuación de las empresas y de los propios habitantes de las naciones desarrolladas. Un ejemplo que ilustre esto se puede ver en el cultivo del algodón. En varios países, como Uzbequistán, la legislación y tolerancia de las administraciones lleva a la contratación de niños para cosechar dicha planta y venderlo a empresas multinacionales, quienes pagan el kilo de esta fibra a más de dos euros, cuando al trabajador se le abonan unos tres céntimos.[19] En esta misma línea se indica que el precio de la prenda de algodón no tiene porque ser garantía de más ética en la adquisición del mismo, de esta manera las marcas más caras, caso de Diésel o Lacoste son las que menos o ninguna garantía ofrecen; bien es verdad que las más baratas, como H&M, eran las que más compromisos éticos reunían.[19]

Las razones y los mecanismos utilizados para llegar a esta causa se recogen en la Teoría de la dependencia.

La corrupción y la tiranía de sus gobernantes

Éste es un capítulo escasamente tratado por las ONG para el desarrollo; pero supone un lastre muy grande para el desarrollo de muchos países.[20] La corrupción resta mucho dinero a los emprendedores de esas naciones, dinero que podía emplearse en mejorar sus negocios, obtener más beneficios y aportar más puestos de trabajo. No sólo es la corrupción mostrada por sus dirigentes y clase política en general, la justicia y sobre todo la policía son parte de esta característica. En muchos países policías y ex-policías forman bandas para extorsionar a empresarios y otros ciudadanos a cambio de seguridad[21] o realizan ellos mismos secuestros y asesinatos.[22]

Robert Mugabe, ejemplo de gobernante corrupto e incompetente capaz de convertir a su país en un estado fallido.[23]

Así mismo, la corrupción extrae un dinero de cuestiones vitales para el desarrollo, como las infraestructuras o la educación, para quedar en bienes totalmente improductivos, artículos de lujo, o ser enviados a cuentas bancarias en el extranjero. De esta forma las aportaciones de naciones ricas en forma de ayuda o préstamos les son devueltas rápidamente y con intereses en forma de ingresos en sus entidades bancarias.

Más graves consecuencias aún pueden tener las acciones tiránicas de los gobernantes. Por su desconocimiento, falta de formación, repulsa a cualquier tipo de crítica y cleptomanía evidente muchos gobernantes han conducido su país a la ruina más absoluta. Sería el caso de Zimbabue; una nación relativamente rica, especialmente para los cánones africanos, con un buen sistema sanitario, eficientes ranchos productores de carne y una potente producción cerealística, que ha pasado en menos de 20 años a un estado fallido con una inflación de miles de puntos anuales, epidemias y un éxodo masivo. De esta manera, los zimbabueses "cambiaron una élite eficiente y racista [contra los negros] por otra racista [contra los blancos] pero ineficiente".[23]

La corrupción y la tiranía de los gobernantes no parece tener relación con su nivel de formación. Ciertamente muchos países han sido dirigidos por personas poco instruidas o semianalfabetas, caso de Idi Amin o Jean-Bédel Bokassa; sin embargo han existido dictadores con amplia cultura, como Kastings Kamuzu Banda en Malawi.[24]

Otro efecto provocado por la corrupción de los gobernantes es la escasa solidaridad que promueve en el pueblo. Esto lleva a una mayor vulnerabilidad frente a unos poderes, que en muchas ocasiones, no son muy respetuosos con los Derechos Humanos. Además de dificultar las posibilidades de asociación entre los habitantes del país, imprescindible para una tarea colectiva como es el desarrollo.

Por último, suele ser habitual que cale en esas sociedades la idea de que la corrupción generalizada e impune es algo inevitable. Por lo que no resultaría lógico ni práctico luchar contra ella. Llevando a más desidia y más corrupción. Así se pueden llegar a escuchar en discursos públicos frases como “robad, pero poco” en el antiguo Zaire o “el extravío de algunos dineros” destinados a ayuda humanitaria en Argentina. Siguiendo esta misma línea existe la postura de que en muchos países, especialmente de África, donde no existe un poder judicial, o si existe es muy débil y manipulable, donde prácticamente todo lo controlan los gobiernos y donde no existen las libertades de expresión ni publicación; la corrupción no es que sea el mejor camino para vivir; es que es, según los defensores de esta tesis, el único camino.

Pero este abuso de poder no suele quedarse en el robo de impuestos. Generalmente viene acompañado de violaciones de derechos humanos como matanzas, desapariciones, torturas generalizadas e incluso secuestro de familiares como denunciaba Amnistía Internacional de países como el Irak de Saddam Hussein en sus informes anuales; tanto por el gobiernos, nacional o no, como por entidades no gubernamentales, mafias o grupos criminales.[25]

Una segunda área de responsabilidad gubernamental se encuadra no ya en las acciones sino en las inacciones de los gobernantes. La gran disparidad de ingresos, niveles de renta y formación entre las élites de los países subdesarrollados y sus pueblos aumenta el desapeqo de aquellos hacia estos. Así algunas de las más grandes fortunas del mundo están en manos de ciudadanos provenientes de países subdesarrollados[26] que las han conseguido por su ingenio y laboriosidad, pero también por la gran permisividad de sus sistemas fiscales y/o judiciales. Esta permisividad también permite que carteles de la droga, entre otras organizaciones, prosperen cometiendo hasta 23 tipos diferentes de delitos (tráfico de armas, extorsión, tráfico de seres humanos...) de los que la venta de estupefacientes y el consiguiente blanqueo de dinero sólo son dos de ellos.[27] Expertos en seguridad y derechos humanos como Edgardo Buscaglia mantiene que muchos gobiernos, subdesarrollados o no, rehúsan luchar contundentemente contra el crimen organizado y permiten que estos 23 tipos de delitos continúen más o menos impunes hasta que las acciones de dichos grupos afectan directamente a la élite política y social, como sucedió en Colombia como la masacre de la mitad de la Corte Suprema o la voladura del Club del Nogal en Bogotá.[27]

Los propios pueblos subdesarrollados

Otra de las razones por las que el fenómeno del subdesarrollo parece ser perpetuo reside también en los propios pueblos que los sufren. Aunque son muchos y muy variados, sí se aprecia ciertas actitudes más o menos comunes, al menos en buena parte de ellos, como puede ser la aceptación de las normas imperantes existente, que no por ello legales como asesinatos y desapariciones; el aguante hasta niveles extremos sin protestas y después el recurso a la violencia, en lugar de una protesta continua y moderada; la delegación del problema en las naciones desarrolladas, la falta de una conciencia nacional fuerte;[28] por citar algunos.

Comportamientos como el tribalismo en África, el escaso sentimiento de identidad nacional, los deseos de trabajar para pasar el momento presente en lugar de para asegurar un futuro... son factores que llevan a una escasa capacidad de aprovechar los generalmente muy abundantes recursos naturales de que disponen. Pese a que la descolonización y el surgimiento de estados africanos ha generado un sentimiento de pertenencia a una entidad superior a la tribu, como mantiene Donato Ngdongo.[28]

Como ejemplo de la primera actitud, la sumisión a la norma de hecho y no de derecho, puede mencionarse la “desaparición” de opositores. Pese a ser una práctica que se extendió durante los regímenes dictatoriales en países como Argentina, Chile, Uruguay,[29] Perú o Colombia, no acarrea una reacción proporcional entre los amigos, vecinos, compañeros de clase o del trabajo de la personas desaparecida, salvo algunas excepciones como las Madres de Plaza de Mayo en Buenos Aires. El resultado es una impresión de ser una práctica asumida por la población. Esa aceptación tácita por parte de los ciudadanos de los abusos cometidos por sus gobiernos permite que las injusticias sociales se perpetúen, si es necesario por la fuerza, y con ellas la incapacidad de progresar, entre otros motivos por la merma en la capacidad emprendedora ante un sistema legal y jurídico arbitrario y que retrae tiempo y recursos en forma de corrupción. Así a principios del siglo XXI se comprobaba que, pese al gran crecimiento del producto interior bruto de los países Hispanoamericanos, la situación de los ciudadanos no mejoraba, con algunas excepciones.

Otra faceta, dentro de la ideosincrasia de los propios pueblos subdesarrollados, es la desconfianza existente dentro de las mismas sociedades compuestas por etnias diferentes, como sería la descendiente de europeos y la indígena. No sólo de la población con sus gobernantes y la administración; sino entre los propios grupos sociales. Esta desconfianza se aprecia en lo exiguo de la sociedad civil que, por tanto, solo ejerce una pequeñas y poco influyente presión sobre los poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial), pese a existir excepciones como las citadas Madres de la plaza de mayo. Por el contrario, en naciones donde la población indígena ha quedado recluida a reservas o territorios aborígenes y el resto de la población es más homogénea sí se ha logrado el desarrollo. Es el caso de las cuatro excepciones citadas en la Religión; tanto Estados Unidos como Canadá, Australia y Nueva Zelanda están gobernadas y pobladas en una gran mayoría por cristianos, con distintas iglesias, y descendientes de europeos; otro tanto se puede mencionar de Israel, donde la mayoría de la población es de origen europeo, pese a existir un considerable población negra, y practican mayoritariamente la misma religión; siendo el retorno de los refugiados árabes la única condición excluida de las negociaciones, salvo cantidades simbólicas [30] , con el fin de evitar la existencia de dos pueblos en el mismo país.

Generalmente estos factores suelen tratarse en el último lugar, como en este caso, y por tanto como los menos importantes; pero a principios del siglo XXI ya las posturas que defendían esta causa han crecido hasta acompañar a cualquier informe sobre el fenómeno del subdesarrollo que tratara de ser exhaustivo. Eludir esta causa fue una de las críticas realizadas por el diario El Mundo, entre otros, al programa de la BBC sobre África; donde se recogían muchas razones de la situación actual del Continente, pero ninguna sobre las matanzas, genocidios y corrupciones de sus gobiernos.

Esta causa y la anterior, como apoyan publicaciones como el diario antes citado, pueden constituir las razones más importantes de porqué el subdesarrollo existe y porque no se supera. Un ejemplo para ilustrar este punto puede ser el empleo realizado por determinadas naciones con sus recursos naturales. Noruega ha obtenido beneficios de sus explotaciones petrolíferas y ha creado un fondo para destinar parte delos superhabit obtenido. Sin embargo, Senegal, con unas capacidades parecidas aunque no iguales, cuenta con una deuda externa considerable y ha vivido una guerra en la región de la Casamance por la distribución de dichos recursos, entre otras causas. Así mismo en Bolivia existe el dicho de que es un burro cargado de plata, toda la riqueza que tiene solo le sirve como carga.[31]

El clima

La excesiva sequedad, ya sea por frío o por calor, no favorecen el desarrollo.

A diferencia de las anteriores, pocas discrepancias existen respecto a esta causa. El africano Alí A Mazrui han postulado la importancia del clima, unido a la riqueza de recursos que suele acarrear, como primera causa del subdesarrollo. Así, la abundancia de alimentos de que disfrutan las zonas tropicales y ecuatoriales del planeta Tierra, lo innecesario del abrigo o el refugio frente al frío y la facilidad de construir nuevas chozas hacen poco necesario el ingenio que permita progresar en un ambiente donde realmente no es necesario. Este autor afirmaba, en la serie Los africanos,[32] que de niño iba siempre descalzo y nunca necesitó investigar ni fabricar algo parecido al calzado, como sí lo necesitan fabricar los habitantes de climas templados.

Según el autor keniata, la opulencia de recursos alimenticios que ofrece lugares como el África tropical genera otra debilidad a las sociedades que viven en ellos: la falta de planificación. Al contrario que en otras latitudes donde aparecen épocas de escasez, en zonas tropicales no es necesaria la organización social y el reparto de tareas, razón por la cual, continúa Mazrui, la mayor parte de las poblaciones africanas no se organizaron en estados y naciones hasta la llegada del colonialismo.[32]

Pese a la constatación arqueológica de que sociedades tropicales como los mayas parecen haber alcanzado cierto grado de desarrollo, al menos en arquitectura, es opinión casi unánime que un clima estable y generoso en recursos es un freno al avance material de una cultura.

También se reconoce que los extremos tampoco permiten el desarrollo, caso de las zonas desérticas o las árticas.

Problemas generados por el subdesarrollo

Uno de los problemas inmediatos es la superpoblación del país subdesarrollado y, aparejado a esta varios problemas más:

Emigración

La pobreza y la miseria llevan a muchos habitantes de naciones subdesarrolladas a emigrar por cualquier medio a su alcance, como estos cayucos de Senegal.

Las emigraciones aumentan si hay superpoblación.

No resulta fácil saber si la emigración será un problema o una solución para el país subdesarrollado porque, por una parte, los emigrantes suelen enviar divisas a sus familiares que se han quedado, también los emigrantes regresan por vacaciones con ingresos, ingresos que suelen llegar directamente a la gente sin perderse en corrupción. Así países como Marruecos deben el mayor porcentaje de PNB a los envíos de dinero de sus emigrantes.

Pero por otra, la emigración suele privar al país emisor de sus ciudadanos más emprendedores y decididos, además de la fuga de sus mejores cerebros.

Desde un punto de vista global han existido varios casos de migraciones masivas o fenómenos parecidos: en la Edad Antigua existen casos documentados como fueron las grandes migraciones hacia el Imperio Romano de poblaciones europeos y asiáticos, la de los Pueblos del Mar hacia Grecia, Asia Menor y Egipto. En la Edad Media se conoce el caso de las Cruzadas con destino a Próximo Oriente. En la Edad Moderna la colonización de América y en la Edad Contemporánea las grandes poblaciones de Sudáfrica, Argentina o Australia. Sin embargo, a finales del siglo XX la mayoría de los países destino de los nuevos emigrantes están realizando una férrea oposición a estos movimientos, lo cual hace mucho más difícil que en épocas pasadas el movimiento de grandes masas humanas (pese al desarrollo en los medios de transporte). Estos países temen los problemas que trae la emigración incontrolada como desarraigo, hacinamiento, prostitución, narcotráfico o inseguridad ciudadana; especialmente ante la percepción que en muchos de ellos existe de no poder ocupar, alimentar y atender a toda esa marea humana.

Esta oposición de los países candidatos a recibir emigrantes convierte a este fenómeno, que como se ha dicho no tiene porqué ser negativo, en un problema.

Guerras civiles y movimientos guerrilleros

En muchos países las grandes desigualdades sociales, sumado a la falta de trabajo y al despilfarro público, cuando no también a las violaciones de Derechos Humanos, crea un profundo resentimiento en la población que puede desembocar en guerras civiles o el alzamiento de movimientos guerrilleros, siendo ésta, la opresión de una minoría rica contra la mayoría explotada una de las causas de conflictos.[33]

De esta manera, uno de los problemas de muchos países que logran firmar la paz entre el gobierno y la guerrilla es dar una ocupación a los ex guerrilleros, un caso claro lo constituye Sierra Leona.

Pero investigadores que se han aproximado a las guerras desde las matemáticas y la estadísticas, como Lewis Fry Richardson, indicaron que las guerras son intrínsecamente impredecibles y que las crisis económicas y el hambre no tienen por qué provocar conflictos armados, según su estadísticas hasta 1950.[34]

Inestabilidad política y social

Son sacudidas sociales que, si bien no llegan a desembocar en movimientos armados, producen colapsos en la administración, vandalismo, saqueos y un aumento de la inseguridad ciudadana. El general español Alberto Piris recopila alzamientos contra medidas de austeridad en varias regiones. De esta forma se obtienen la siguiente lista para los años 1990:[33]

Debido a ellas los gobiernos suelen reaccionar con contundencia aumentando la sensación de peligro y angustia entre las personas del país.

Muchas naciones como China, han vinculado siempre su escaso respeto por los Derechos Humanos a la situación de carestía que sufren y las necesarias medidas de contención que, a su juicio, se ven obligados a tomar para conseguir estabilidad social.

No obstante varias organizaciones pro derechos humanos como Amnistía Internacional han criticado duramente estas afirmaciones calificándolas de excusas para perpetuar regímenes represores; además de vincular derechos fundamentales y deberes inconexos entre sí (como disolver una manifestación con carros de combate y después alegar no disponer de una sistema sanitario de amplia cobertura o jubilaciones suficientemente cuantiosas).

Al igual que en el caso de la corrupción, no debe cometerse el error de pensar que la inestabilidad política y social es propia del subdesarrollo ni tampoco única.

  • En España las acciones de ETA Político-Militar y ETA Militar, antes de la unificación, y después simplemente ETA y sus grupos afines, han producido casi mil muertes, extorsiones a empresarios (llamadas por medios como Gara "impuesto revolucionario"), el fenómeno del exilio vasco y numerosas acciones de kale borroka("lucha callejera" traducido del vasco) y colocación de explosivos, además de presión constante hacia los cargos públicos y representantes de partidos políticos.[40] Por su parte la respuesta del estado española ha contribuido en muchos casos al aumento de la inestabilidad, especialmente con el terrorismo de estado perpetrado por los GAL (Grupos Antiterrorista de Liberación) creados y financiados por el Ministerio del Interior;[41] lo que, para autores como Heinz Dieterich Steffan entre otros, fue una de las causas por las que Felipe González perdió el poder en 1996.[42]
  • Más grande en dimensiones es el caso de Irlanda del Norte. En la parte de la Isla perteneciente a Gran Bretaña las luchas entre partidarios de la unión a Irlanda y defensores de seguir formando parte del Reino Unido llegó al punto de desbordar a las autoridades en algunas ocasiones, como en agosto de 1969 con una situación que autores como James G. Shortt califican de "batalla abierta",[43] entre ambos bandos fuertemente armados y con grandes arsenales clandestinos. La Real Policía del Ulster, un cuerpo que sí porta armas a diferencia de las demás policías británicas, se veía incapaz de controlar la situación y durante varias décadas ha sido necesaria la presencia del Ejército, incluido el Special Air Service (Servicio Aéreo Especial o SAS).
  • Aún más inestabilidad vivió Francia en los años 50 cuando comenzaron las acciones del FLN argelino, tanto en Argelia como en París y otras localidades de la Metrópoli. La tortura y los asesinatos se convirtieron en práctica corriente anulando en la práctica el estado de derecho, especialmente durante la llamada "Batalla de Argel".[44] Durante esos años fue frecuente encontrar cadáveres en el Sena de miembros o simpatizantes del FLN que operaban en París y también de simpatizantes del gobierno francés.[45] Pero aún más inestabilidad se volvió cuando el general De Gaulle decidió permitir la autodeterminación de Argelia y después conceder la independencia; en ese momento se trató de dar un golpe de estado y posteriormente antiguos generales veteranos de Argelia formaron la organización terrorista OAS.[44]

Sobre explotación de los recursos

Las necesidades de los pueblos subdesarrollados de alimentos, medicinas o simplemente una vida mejor puede llevarlos a esquilmar sus recursos naturales en forma de caza furtiva,[46] minería incontrolada,[47] deforestación[19] y la erosión de los suelos.[19] Casos claros de estos comportamientos pueden apreciarse en Cuba[48] y Madagascar.[49]

Una sobreexplotación por motivos de superviviencia lo sufrió la población de hipopótamo en el antiguo Zaire, la cual fue prácticamente diezmada por la caza furtiva, para poder comer, durante la Segunda Guerra del Congo.[50]

Deforestaciones a gran escala se han producido en naciones como Haití o Cuba para satisfacer las necesidades básicas de la población.[48]

Pandemias

La falta de medicamentos, de higiene, de una correcta alimentación y de infraestructuras forman uno de los mejores caldos de cultivo para epidemias de todo tipo.

A epidemias cotidianas como la malaria, el dengue o la aparentemente inofensiva diarrea se ha sumado, a finales del siglo XX, el SIDA. Éstas atacan con mucha más virulencia a las naciones menos desarrolladas; caso extremo es el de África donde muchos pueblos sólo cuentan con abuelos y nietos porque la generación intermedia ha muerto casi toda por el SIDA. Pero no debe tenerse a esta última enfermedad como la más grave, pese a serlo y mucho, la ya citada diarrea provoca numerosos casos de muerte por deshidratación en lugares como África donde el agua potable es muy escasa.

Hambrunas

Pese a lo muy espectacular que resultan las imágenes de una hambruna (cuerpos famélicos, niños con grandes estómagos llenos de aire, adultos tumbados y cubiertos de moscas sin fuerza para espantarlas...), éstas no suelen ser tan numerosas como su repercusión en los medios de comunicación nos haría pensar, salvo en determinadas zonas como el Cuerno de África, Níger y en general en áreas azotadas por la desertización. Más bien son el fruto de acciones intencionadas de los seres humanos.

Pese a que en un futuro puede cambiar, las grandes carencías de alimento no son consecuencia de la falta de comida, salvo cuando se producen sequías o grandes plagas. En muchas ocasiones el hambre es fruto de causas políticas como la acción de guerrillas que utilizan el alimento como arma para socavar apoyos al gobierno, o viceversa. En el Genocidio de Biafra miles de personas murieron de hambre al cortar el gobierno de Nigeria el suministro de ayuda humanitaria a la población de las zonas separatistas.[51] Algo parecido sucedía en Etiopía, la cual destinaba grandes recursos a luchar contra los independentistas de Eritrea y posteriormente contra el ejército invasor de Somalia, mientras la población se moría de hambre (El problema llegó ser conocido por todo el planeta entre otras cosas por el multitudinario concierto For Africa, en el que participaron numerosos artistas estadounidenses).

Efectos positivos

Como tantas otras facetas humanas el subdesarrollo también muestra rasgos positivos, entre ellos se pueden citar.

Mínima contaminación atmosférica

En los países subdesarrollados gran parte del transporte se realiza con tracción animal o incluso humana; lo que lo hace más lento, pero más eficiente.

El empleo de biocombustibles como la leña o la biomasa permiten a las naciones subdesarolladas presentar los niveles de anhídrido carbónico emitido más bajos del Planeta. Además la utilización de la energía, en el ámbito doméstico o cotidiano, es de las más eficientes del mundo. En varios países africanos sus habitantes han desarrollado hornos que asan o cuecen los alimentos con la energía del Sol o emplean botellas pintadas de negro para desinfectar el agua.

También el transporte de personas, agua, pequeñas mercancías... se realiza a pie, incluso por niños recorriendo varios kilómetros cada día, lo que supone un esfuerzo considerable y en ocasiones una explotación infantil o de seres humanos; pero desde el punto de vista energético son muy eficientes.

Sin embargo este aprovechamiento de la energía se invierte por norma general cuando se trata de sus electrodomésticos, transportes colectivos o pequeñas industrias; los cuales, por escasez de inversiones, suelen contar con equipos obsoletos y muy contaminantes. Así líderes de algunas naciones han tratado, con mayor o menor fortuna y con mayor o menor interés, de cambiar su parque de electrodomésticos, transportes o incluso pequeñas industrias por otros más eficientes; pero esto también está ligado a las posibilidades económicas de cada país o región.

La eficiencia productiva, es decir, la cantidad de CO2 emitido por dólar producido, fue una de las alegaciones presentadas por Estados Unidos para no unirse al Protocolo de Kioto, manteniendo que las naciones más ineficaces en producción, las naciones subdesarrolladas, deberían ser las que pagaran; en lugar de hacerlo las más contaminantes.

Máxima reutilización de los recursos

Automóvil viejo reutilizado, en países desarrollados seria conservado y expuesto en museos o abandonado como basura.

Por norma general, cuanto más subdesarrollada es una población más emplea las llamadas tres R de las sostenibilidad que son, de mayor a menor: reducir, reutilizar y reciclar.

  • La reducción de los bienes de consumo, además de ser impuesta por la propia escasez, es fomentada en el ámbito familiar y local. Los bienes que pueden obtenerse se utilizan hasta agotar su vida útil, e incluso más con el peligro que puede conllevar para sus usuarios (fatiga de materiales).
  • La reutilización de los medios a su alcance es empleada masivamente también por razones de escasez. La crónica de productos manufacturados los hace muy valiosos y no suelen tirarse o abandonarse si no son del todo inservibles. Existen muchos ejemplos sobre la pericia de estos pueblos para sacar partido a una camiseta vieja, una botella de plástico o una simple chapa de automóvil.
  • El reciclaje, por el contrario, es más conflictivo; pues requiere contar con una industria de reciclaje, en muchas ocasiones aunque no siempre es imprescindible.

Suelen sorprender anécdotas como las vividas por participantes de Rallies africanos, quizá el más conocido sea el Rally Dakar en los años que transcurrió por tierras del Sahel, donde al abandonar cualquier máquina en el desierto pronto aparecen lugareños que se van llevando las ruedas, las puertas, los asientos... hasta, literalmente, no dejar prácticamente nada del vehículo. Vehículo que, de otro modo, sería basura contaminante o chatarra para refundir, en el mejor de los casos, con el consiguiente gasto energético. Con estas partes posteriormente se construyen casas, utensilios, se reparan otros vehículos, etc.

Acciones contra el subdesarrollo

Pese a que el desarrollo no está relacionado con la felicidad de las personas, el subdesarrollo si suele ser un estadio del que se desea salir. Antes de seguir debe hacerse la salvedad sobre la existencia de poblaciones enteras que no desean abandonar su estatus de lo que se conocería por extrema pobreza. El caso más representativo pueden ser los pueblos cazadores recolectores de Australia, la Amazonía, Indonesia y, quizá el más estudiado de todos, los habitantes de los desiertos namibios. Para estos pueblos, la civilización es algo conocido, con la que se contacta periódicamente; pero que no se desea adoptar.

Para lograr el deseado desarrollo a lo largo del siglo XX se han llevado a cabo varias políticas e iniciativas con distinta fortuna.

La industrialización

Cohete Ariane 5 en la base de Kourou. Las acciones e inversiones de Francia y de la Unión Europea en la Guayana Francesa han llevado a esta región a tener un desarrollo elevado

Como se ha indicado antes, para varios autores, caso de Reinert, la industrialización no es que sea una vía para superar el subdesarrollo, es la vía para conseguirlo.[3] Algunas naciones han abandonado el subdesarrollo imponiendo una industrialización más o menos forzada. Es el caso de Japón, país que en algunas décadas logró abandonar los usos y costumbres feudales para incorporarse a la Segunda Revolución Industrial. Así se importaron técnicas estadounidenses y británicas, se prohibió llevar las dos espadas samuráis, se acató la imposición estadounidense de abrir el país al comercio, etc. De esta forma a principios y mediados de siglo el archipiélago japonés contaba con una industria capaz de derrotar a Rusia y, más adelante, causar serios apuros a Estados Unidos, pese a no estar su sistema de producción tan avanzado como el estadounidense.[52]

Casos más recientes los constituyen Corea del Sur y las regiones de Hong Kong y la isla de Formosa. Estas regiones constituyen ejemplos de una industrialización orientada hacia la electrónica, la automoción y construcción naval, caso este último de Corea. Todas ellas con unos niveles de vida muy bajos y que lograron abandonar el subdesarrollo gracias a un modelo de industria seguido en parte el modelo japones, potenciando el precio bajo para bienes de consumo.

Pero la industrialización no es fácil de conseguir. Requiere gran capacidad inversiones, mano de obra cualificada, una infraestructura para la formación, una infraestructura para el transporte, energía continua y fiable... Muchas naciones lo han intentado y han fracasado por una u otra causa, caso del Egipto de Nasser o el Gran salto adelante de China.

En otras ocasiones el abandono del subdesarrollo puede deberse a la actuación de la metrópoli. No es un caso muy común por dos motivos: generalmente la metrópolis o no destinan recursos suficientes o abandonan las regiones que no les son económicamente interesantes, al menos interesantes para una minoría de cierto peso político. Sin embargo, la actuación de las metrópolis o de los países desarrollados en general, también pueden desarrollar una región fomentando un sector económico determinado, no necesariamente el industrial. Quizá uno de los más conocidos, por su impacto mediático, sea el de Guayana Francesa.Esta región de Suramérica abandonó su estátus subdesarrollado, que tenía como principales ingresos su famoso penal y algunas explotaciones madereras, para conseguir la renta per cápita más alta del subcontinente,[31] aún siendo esta inferior a la media europea y recibir fondos de cohesión por ello. El empuje vino dado sobre todo por las abundantes inversiones del gobierno frances y la Unión Europea para construir en ella y operar los distintos centro espaciales ubicados en la base de Kourú.[53] Estos ingresos se unen a los aportados por la Legión Extranjera francesa, asentada allí para, por una parte, proteger las instalaciones espaciales y, por otra, realizar los entrenamientos en terreno selvático. Tanto la Base como la Legión Extranjera suponen cientos de soldados y técnicos bien pagados además de numerosas obras en infraestructuras para el transporte de personal y carga.

La Guayana Francesa constituye un caso en el cual una región pasa de ser una zona totalmente abandonada, excepto como penal, a unirse a la Tercera Revolución Industrial.

La investigación y la inversión en tecnología

Muy unido a lo anterior estaría este iniciativa, pues si la solución para el desarrollo es producir bienes y servicios desde las materias primas, antes o después será necesario investigar formas de hacerlo o de aumentar la eficiencia de las actuales, además de crear nuevos productos o servicios antes inexistentes.

Autores como Artur Landerzo han propuesto invertir los beneficios obtenidos de las materias primas, como el petróleo, en educación y formación para desarrollar tecnología punta.[54] Según esta línea de pensamiento, por muy abundantes y caras que sean los recursos naturales de un país, estos no suelen ser renovables, por lo que finalmente se hace realidad el proverbio árabe:[54]

Mi abuelo viajaba en camello, mi padre en coche, yo en jet, mi hijo en coche y mi nieto volverá andar en camello

Así mismo, el conocimientos que permitan la creación de tecnología punta es perdurable. De esta forma países como Brasil no pueden producir cazas de última generación y se ven abogados a optar por modelos extranjeros, mientras sigan contando con suficientes recursos. Por el contrario una nación como Suecia, mucho menos poblada y menos dotada de materias primas, sí puede producir aviones de ese tipo una década tras otras, caso del Draken, el Viggen o el Gripen.

No pasa desapercibida la imposibilidad de desarrollar tecnologías propias; por lo que otra forma de luchar contra el subdesarrollo es la transferencia de tecnología. Muchas instituciones realizan transferencias tecnológicas con el fin de dotar de mayor autonomía a regiones y países. Una de las facetas es la mecanización de la agricultura incorporando maquinaria y conocimientos para manejarla, mantenerla y repararla, en la medida que la infraestructura industrial permita. Esta mecanización del campo puede impulsar otro tipo de industrias. Así economistas como José Luis García Delgado explican el ejemplo de Valencia y su agricultura de productos hortofrutícolas que desarrolló dos tipos de industria: por una parte la química para la fabricación de pesticidas y plaguicidas, entre otros, y por otra la de la madera, para la fabricación de embalajes. Esta última desarrolló la industria del mueble y algo después la del juguete; siendo un ejemplo de como la agricultura, la mecanización de la agricultura (en forma de embalajes y pesticidas) y la industrialización necesaria son fuentes de desarrollo.

Sin embargo, la industrialización de la agricultura no es sinónimo de desarrollo, el mismo García Delgado cita los casos de Galicia y Castilla; pero existen otros mucho más sangrantes, como sería el caso de Tanzania, comentado por Alí A Mazrui. A principios de los años ochenta el gobierno tanzano firmó un acuerdo de colaboración con Canadá para que agricultures canadienses trajeran maquinaria para cultivar la tierra, recoger el grano, molerlo y panificarlo; además de transferir esos conocimientos a los tanzanos. Pero este proyecto trajo, a parte de la condena a mendigos de los otrora orgullosos barabais, un despilfarro de dinero y una destrucción ecológica de la pradera tanzana al ser cultivada con técnicas pensadas para otro tipo de suelo; además de intruducir un producto como el pan en la dieta tanzana poco conocido y menos demandado.

Por su parte la investigación presenta, entre otros, los siguientes inconvenientes:

  • Expertos como Philip Koltler hacen hincapié en que la investigación una de las acciones que más "quema" por la cantidad de fracasos que se obtienen. Al realizarse multitud de proyectos muy caros sólo unos pocos o ninguno llegan a ver la luz por distintos motivos[55] ".
  • La tecnología punta requiere tanto de conocimientos para crearla como de instrucción para usarla, a su vez, ambos se adquieren tras años, puede que décadas, de inversión en educación. Por lo tanto sólo es es una opción a largo plazo.
  • La tecnología exige contar con grandes presupuestos para ser desarrollada, presupuestos no siempre disponibles. Se puede mitigar este problema comprando parte a otras naciones,[56] reduciendo la independencia de la nación compradora, además de que muchos adelantos no están disponibles por restricciones políticas. Así Suecia puedo diseñar y construir el Gripen porque se la dio acceso a tecnología de naciones como Estados Unidos, Alemania, Francia o Reino Unido. Así mismo, ese mismo país no pudo exportar su caza Viggen a la India debido a las restricciones del gobierno estadounidense a transferir sus piezas a determinados países (el motor del Viggen procedía de Estados Unido).[57]

La educación

En la base de las acciones anteriores se suele colocar la educación. Una población analfabeta o poco formada no puede investigar y tendrá muchas dificultades para manejar y reparar las máquinas de cualquier industria. Existen pocas o ninguna discrepancia sobre la importancia de contar con una población educada, al menos en ciencias, para superar el subdesarrollo. Así mismo la educación debe contar con varios requisito. Entre los más importantes podemos citar:

  • Un cuerpo de profesores, académicos y doctores preparado y permanentemente formado.
  • Instalaciones adecuadas para impartir conocimientos teóricos y prácticos, sin frío ni calor extremo, poco o ningún ruido, luz eléctrica, salubridad adecuada, etc.
  • Contar con el material docente necesario para impartir los conocimientos teóricos y prácticos. Inicialmente se entendía sobre todo libros de texto, material de escritura para los alumnos, pizarras y tizas. Pero actualmente cada vez se abre más a las nuevas tecnologías en forma de note-books, pizarras digitales, conexión a Internet, etc.
  • Permitir a los estudiantes asistir a las clases con sus necesidades cubiertas, caso del gobierno de Nelson Mandela que ordenó entregar a cada niño dos rebanadas de pan con salsa de cacahuete para que pudieran atender si sentir las punzadas del hambre.[58]

Todas estas infraestructuras sirven para preparar a la población en tres niveles diferentes de formación:

  • Básica: saber leer, escribir y calcular entendiendo lo que se hace en uno o más idiomas. En el siglo XXI comienza a introducirse la llamada lucha contra el analfabetismo digital, que incluiría navegar por Internet y enviar correos eléctrónicos.
  • Media: donde se lograrían conocimientos de física, química, biología, Historia; por una parte, y/o, mecánica, contabilidad, cocina, carpintería y demás oficios por otra.
  • Superior: donde las ciencias y la investigación tendría mayor cabida, caso de las diplomaturas, licenciaturas, masters, doctorados y post doctorados.

Esta es una clasificación muy básica y no trata de coincidir con ningún plan de estudios concreto porque cada país o grupo de países organizan los distintos niveles de la educación de diferentes formas.

Sin embargo, la educación tampoco es garantía para la mejora del país ni de las personas que la reciben. Puede ser el caso de algunos países sudamericanos, donde algunas de los universitarios pueden ganar menos que otras profesiones menos preparadas.[59] Al mismo tiempo la falta de puestos de trabajo adecuados a los conocimientos de los escolarizados produce una desilusión, desilusión que reduce posteriormente la afluencia de estudiantes a las aulas, al ser más productivos para sus familias o para ellos mismos en otras tareas, como sucedió en varias naciones africanas en los años 70.[60] Las razones para esta falta de eficacia son variadas; Padrón Guillén cita entre otras:[59]

  • Contenidos de los programas creados, o al menos adaptados, por los países donde se imparten.
  • Desarrollos en docencias donde se prime los contenidos a los métodos.
  • Acercamiento de la educación a las demandas y necesidades del mercado laboral.

Las infraestructuras de transporte y telecomunicaciones

Carretera entre Dakar y el delta del Niominka. Con unas infraestructuras en este estado recorrer 100 Km pude llevar 6 horas o más, lo que reduce mucho la productividad.

Algo esencial para la industrialización, aparte de la energía, son las carreteras, puerto y aeropuertos que permiten en tránsito diario de mercancías y personas. Sin la máquina de vapor y el motor de explosión interna la primera y segunda revolución industrial no se hubiesen producido; pero tampoco hubiesen aparecido de no contar con vías férreas, puentes, túneles y aeropuertos para trasladar grandes cantidades de mercancías y personas desde las zonas de producción a las de manofactura y después a las de comercialización.

La carencia de infraestructuras supone un freno considerable para el desarrollo, tanto es así que cuando se desea extrangular una economía los medios de transporte son un objetivo prioritario, Esto lo llevó a cabo el RENAMO en Mozambique destruyendo las vías férreas y las carreteras, excepto en los aledaños de las capitales provinciales, con lo que la única vía de transporte era el avión,[61] siempre de pequeño tamaño para poder aterrizar en improvisadas pistas de arena. Esto encarecía mucho el transporte de cualquier mercancía y requiere de mano de obra muy especializada, pilotos, para llevarse a cabo, mano de obra no siempre disponible y menos por naciones subdesarrolladas. Por esta razón, si se desea desarrollar un país, las infraestructuras de transporte son un apartado importante para poder producir y también para ser competitivo.

Dentro del campo de la competitividad, las Nuevas Tecnologías de la Información (NTI) juegan un papel capital, pues gracias a ellas los conocimientos e informaciones fluyen con rapidez y economía de medios. De esta forma, en los planes de desarrollo la instalación de teléfono y acceso a Internet, especialmente de banda ancha, deben contemplarse siempre.

Acceso a la energía

Autores como Andrés González García no duda en emplear el Kw/h per capita como indicador del desarrollo alcanzado por una región o país. Así mismo el autor español indica que cualquier vía hacia el desarrollo tendrá que pasar, antes o después, por la garantía de un suministro energético fiable y no excesivamente costoso. Pocas discrepancias existen en este punto, pues los cuatro apartados anteriores no pueden realizarse, o muy difícilmente, sin el acceso a la energía necesaria.[62]

Pese o no existir discrepancia sobre la necesidad de la energía, o al menos discrepancias relevantes pues siempre se pueden oír posturas naturistas y artesanales, los problemas surgen cuando se trata de decantarse por una energía o, más apropiadamente, por un un conjunto de ellas, lo que suele denominarse mix energético. En este aspecto el debate parece estar muy lejos de cerrarse porque en él confluyen criterios productivos, económicos, ecológicos, sociológicos y geoestrategicos, por nombrar los más importantes. Así una de las energías más baratas, en cuento a precio del Kw/hora y no de producción, es la nuclear; pero la energía nuclear presenta muchos inconvenientes como la gran inversión de tiempo y recursos que requiere su puesta en funcionamiento (criterio económico); además de que, como energía de base que es, suministra un caudal continuo para una demanda discontinua por naturaleza (criterio productivo). Una alternativa que no cuenta con estos problemas reside en los biocombustibles, los cuales pueden quemarse cuando se necesitan en instalaciones de fácil y rápido montaje; sin embargo estos combustibles actualmente sólo pueden obtenerse de cultivos alimenticios, con lo que se reduce y encarecen los alimentos a las poblaciones más pobres (criterio sociológico); además de requerir deforestar inmensas superficies de selva virgen (criterio ecológico).[62]

La seguridad

Cascos azules de la ONU patrullando la frontera entre Etiopía y Eritrea.

Existen pocas discrepancias, o ninguna, respecto a la importancia capital que la seguridad física de las personas y los bienes para el desarrollo económico y social. Así lo explicaba la secretaria de estado de Estados Unidos refiriéndose a los acuerdos de paz en Sierra Leona a finales de los años 90; acuerdos en los que amnistiaba a FRU de cualquier atrocidad que podían haber cometido durante la guerra civil de aquel país. Esta clemencia tan injusta, a ojos del mismo secretario general de aquel organismo Kofi Annan, la defendió la estadista estadounidense por la necesidad de contar con un entorno seguro para permitir el desarrollo del país, destrozado por la confrontación.[47]

Una de las razones dadas a la permanencia de los estados fallidos en esta categoría es la falta de seguridad. Así en Mogadiscio los comercios nunca pueden dejarse cerrados por miedo a ser saqueados,[63] en la antigua Rhodesia del Sur muchos niños no podían acudir a la escuela por el temor a ser reclutados por la ZANU o la ZAPU,[23] en Mozambique su sistema ferroviario y de carreteras quedó prácticamente destruido por las acciones de RENAMO[61]

Algunas de las más famosas o las más famosas actuaciones en este sentido las ha realizado la ONU bajo sus Fuerzas de Mantenimiento de la Paz conocidos por cascos azules; pero otras organizaciones supranacionales como la OTAN también han destacado soldados en distintas partes del mundo.

Estas misiones están integradas por soldados y civiles para lograr objetivos muy variados. Entre ellos:

  1. Lograr mantener el alto el fuego.
  2. Preparar elecciones.
  3. Controlar el espacio aéreo.
  4. Proteger la distribución de ayuda humanitaria.

La primera misión se llevó a cabo en Palestina, su cometido consistía únicamente en observar e informar a la ONU. Por su parte, la primera donde se enviaron fuerzas armadas de interposición se realizó tras la Guerra de Suez en 1956. Posteriormente se desplegaron otras entre la que destaca la del Congo con varios objetivos (evitar la independencia de Katanga, distribuir ayuda, consolidar el alto el fuego entre otras). Esta operación dejó a la ONU exhausta y casi sin recursos; pero otorgó experiencia para las misiones de finales de los ochenta y los noventa.

Debido en parte a la Guerra Fría, las misiones de paz sufrieron un paro entre 1978 y 1988, pero desde entonces han proliferado tanto en cantidad como en importancia logística y humana, llegando a suponer una crisis de éxito.[64]

Estas misiones no tienen un reglamento preestablecido ni un mandato único para todas. Sus normas de actuación han ido desarrollándose y creándose con el tiempo. Básicamente estas son algunas de las características que suelen reunir este tipo de iniciativas:

  • Situación de cierta estabilidad (cese el fuego, tregua, etc) establecido por las partes en conflicto como condición previa.
  • Ser misiones neutrales y no tomar partido por ninguna de los bandos implicados.
  • Ser pagadas por los países que aportan los contingentes.

Pero, por su propia naturaleza improvisada, estas normas pueden cambiarse y de hecho en varios conflictos se han cambiado. Incluso los dirigentes de la ONU han solicitado dichos cambios a la vista de las circunstancias. De esta forma su secretario Kofi Annan solicitó que los cascos azules enviados a la ya citada Sierra Leona no fueran como un fuerza neutral, sino como aliados del gobierno de Freetown para detener las matanzas realizadas por el FRU.[47]

En un intento por darlas más autonomía, flexibilidad y capacidad de maniobra se ha propuesto crear un nucleo permanente de varios miles de hombres dotado de medios terrestres y aéreo para realizar el primer despliegue. Una vez en el lugar realizarían las misiones de mantenimiento de la paz o misiones preparatorias para una fuerza posterior de mayor tamaño.

Pero hasta estas misiones sufren de críticas. Entre ellas podemos citar:

  • Inacción por indefinición de objetivos, caso de Bosnia Herzcegovina[65]
  • Denuncias de parcialidad, cuando no de participación directa. Es el caso de los bombardeos realizados por los Saab J-29 suecos de la ONU en otoño de 1961 en la región de Katanga en el Congo. Dichos bombardeos se llevaron a cabo contra los intereses de la Unión Minera del Alto Katanga, enemiga de la sueca Grangesberg Oxelosund Traffic cuyo presidente era hermano del entonces secretario general de la ONU, Dag Hammarskjoelb. Así mismo el comandante de los cascos azules durante algún tiempo fue el mismo que representó a la empresa sueca en el Líbano y seguía estando a sueldo de la minera escandinava.[66]
  • Denuncias de violación de Derechos Humanos y abuso de poder. Como realizó Amnistía Internacional contra miembros de las fuerzas armadas de Pakistán, Estados Unidos, Italia y Canadá en el conflicto de Somalia.


En muchos países las zonas más podres llegan a albergar grupos equipados con armas de una capacidad pareja a las utilizadas por las fuerzas de seguridad.[67] Para este fin resulta esencial la labor de las fuerzas de seguridad, no tanto militares, que impongan la ley y garanticen un entorno apropiado para el progreso económico y social.

Sin embargo, como ha advirtió Amnistía Internacional, al menos cuatro requisitos son necesarios para obtener buenos resultados en seguridad interna:

  • Estar bien y puntualmente remuneradas, para frenar la corrupción ante sueldos miserables.
  • Estar bien formadas en los distintos tipos de técnicas policiales como antidisturbios, investigación, derechos humanos, etc. Por esta razón en numerosas ocasiones las misiones de paz de la ONU incluyen no sólo fuerzas militares sino también policiales, las cuales, entre otros objetivos, formen a los nuevos policías.
  • Que la formación sea de grupos enteros y no de personas, para evitar el rechazo y el aislamiento de las personas formadas al volver a sus unidades y querer aplicar los conocimientos adquiridos.
  • Disponer del material adecuado. Como se ha visto en países como Sudáfrica en tiempos del Apartheid,[17] si un policía no posee escudo ni defensa y sólo cuenta con su arma de fuego utilizará esta arma para disolver una protesta o un tumulto, especialmente si se ve en peligro; mientras que si se cuenta con equipo antidisturbios su presencia la ayudará a imponerse (uniformes negros, rostro cubierto por capuchas...) y podrá utilizar otros métodos antes de recurrir a instrumentos letales, como son las armas de fuego.

La transferencia de competencias

En varios países, caso de Perú, se ha practicado una política de transferencia de competencias gubernamentales a las distintas provincias, departamentos o la división administrativa correspondiente.

El objetivo de esta política, según Luis Solari de la Fuente, es entregar funciones, recursos y personal (funcionarios) con el doble fin de reducir los gastos de viaje por asuntos administrativos y, al mismo tiempo, aumentar la renta de dichos departamentos gracias a la llegada de funcionarios y recursos económicos. El fin último perseguía evitar la emigración hacia las grandes ciudades, especialmente la capital de cada nación, gracias al aumento de la riqueza y el desarrollo de las otras zonas.

Sin embargo, en el ya citado caso de Perú, esta iniciativa parece haber fracasado, al menos en evitar la emigración hacia Lima; pues esta ha crecido ligeramente en los primeros años del siglo XXI.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional

Artículo principal: Deuda externa

Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional tuvieron su primer antecedente en el Plan Marshall de ayuda a la Europa Occidental. Las dos fueron creadas para, entre otros fines, estudiar y conceder créditos y préstamos a las naciones para poder acometer grandes inversiones en infraestructura, educación o sanidad principalmente y ayudar así a progresar al país, casos estos más relacionados con el Banco Mundial, o para conceder fondos con los que hacer frente a situaciones en las que los gobiernos no cuentan con liquidez para los distintos pagos que deben realizar, función esta del Fondo Monetario Internacional. Sin embargo para realizar la concesión de préstamos o créditos ambos organismos exigen una serie de garantías y a veces reformas estructurales, especialmente el Fondo Monetario Internacional

Tras la posguerra se logró la reconstrucción de las naciones europeas y Japón (lo que se conoce como el Milagro Alemán y Milagro Japonés). Además todas las naciones participantes consiguieron una convivencia pacífica dentro de la Guerra Fría. Estos dos éxitos hicieron pensar que la política de reconstrucción por medio de préstamos y créditos podía ser exportadas a todas las naciones.

En segundo lugar, durante los años cincuenta y sesenta se vivió un proceso de pujanza económica más o menos permanente. Estas décadas de bonanza parecían indicar que se había encontrado la fórmula del capitalismo en continuo crecimiento.

Entrada a la sede del Banco Mundial. Esta institución facilita créditos para el desarrollo y el avance económico, pero su poder y requerimientos han sido duramente criticados.

En este contexto las dos instituciones y la banca privada comenzaron a prestar grandes cantidades de dinero con muy pocas garantías de devolución, que no se consideraban necesarias. De esta forma olvidaban, según Marc Raffinot, los problemas de devolución vividos en los años treinta.[68]

Pero sí se pidió un aval, el del propio pueblo solicitante. Así los fondos se entregaban a empresas privadas, muchas creadas para tal fin, para que realizaran las inversiones que necesitaban o decían necesitar; pero, en caso de impago, la deuda la asumiría el país. En muchos países, como los iberoamericanos, este proceso creo toda un fenómeno conocida como el de la plata dulce.[13]

Por desgracia para las dos instituciones y especialmente para los pueblos valedores, la corrupción suele ser muy alta en las naciones subdesarrolladas y buena parte de ese dinero fue sacado del país y llevado por distintos caminos a cuentas en extranjeras. Se calcula que Brasil algo menos del 20% de sus préstamos; pero naciones como Venezuela o Argentina desviaron más del 90%. De esta forma la década de los ochenta del siglo XX se dedicó casi por entero a pagar la deuda y los intereses de esa deuda externa. A esa época se la conoce como la Década perdida, pues en ella poco se avanzó en el desarrollo. En numerosas ocasiones, políticos, intelectuales y ONGs reclaman la condonación de esta deuda por considerarla imposible de pagar, retardadora del desarrollo e incluso inmoral porque resultaba imposible que los prestadores de la misma no supieran todas o parte de las consecuencias que produciría. No pocos artista y humoristas como Frank Delgado le quitan la "x" en sus obras para indicar el carácter de perpetua. Sin embargo, y remarcando el carácter sumamente controvertido del subdesarrollo, la posibilidad de condonar dicha deuda es rechazada no sólo por las naciones o entidades prestatarias (debe recordarse que la mayor parte de la Deuda la concedieron y conceden entidades privadas) sino por autores comprometidos con el desarrollo, es el caso de Donato Ngdongo quien afirma que para la deuda externa existe otra solución más rápida y sencilla, la cual consistiría en que la pagaran los líderes de esos países, se refiere a países africanos, de su propio bolsillo; porque, continua el autor, podrían hacerlo en un solo día y aún les sobraría dinero.[28]

Así mismo las reformas estructurales exigidas por el Fondo Monetario Internacional han sido contestadas y discutidas duramente por distintos autores y organismos. Es el caso de la CEPAL, institución que ha criticado la demanda de abrir el mercado de la nación solicitante para permitir la entrada de productos extranjeros, generalmente más baratos y/o de mejor calidad que los nacionales.

Pero las críticas a estas dos instituciones traspasan lo meramente económico. Desde muchos ámbitos distintos, sociales, culturales e incluso de seguridad y militares, se ha criticado el poder que estas instituciones llegan a reunir y las condiciones pedidas o simplemente insinuadas; condiciones que llegan incluso a cuestiones de seguridad interna y soberanía nacional con consecuencias a veces dramáticas. Un ejemplo lo da Greg Campbell; durante la Guerra civil de Sierra Leona la presión de estos dos organismos privó al gobierno de Freetown de una fuerza mercenaria contratada a Executive Outcomes para defenderlo. A cambio de esa privación los dos organismos no ofrecieron alternativas para proteger a la población más que promesas de enviar una fuerza panafricana. La amenaza de no concederle créditos surtió efecto y Executive Outcomes se retiró dejando indefenso al gobierno a la población civil que fue víctima de la Operación Nada con Vida. En esa operación, continua relatando el autor, miles de personas fueron asesinados o sufrieron violaciones y mutilaciones en manos, pies y labios por los soldados del FRU.[69]

La lucha contra la pobreza

Una de las formas que se aducen para lograr que un país o región pueda superar el subdesarrollo es elevar la renta de sus ciudadanos más pobres. De esta forma han surgido varias iniciativas como las emprendidas por Bill Gates[70] o el catedrático de Bangladesh Muhammad Yunus, quien inventó el concepto de los microcréditos y de la garantía social en 1976. Según Yunus la actitud de los bancos, siempre solicitando avales, no podía constituir una solución para la pobreza ni constituyen una alternativa al alcance de los emprendedores con menos recursos. Siguiendo su experiencia comenzó a pedir como aval que el proyecto que solicitara créditos estuviera integrado en el pueblo o ciudad donde se solicitara.

La concesión de un microcrédito se consigue si el emprendedor demuestra que su comunidad, pueblo o ciudad, le acepta y acudirán a él para satisfacer sus demandas, más aún si hay otros solicitantes a la espera de microcréditos que se esforzarán porque el proyecto salga bien para obtener ellos también dineros.

Un microcrédito puede obtenerse desde unos 25 dólares estadounidenses y el índice de morosidad o de impagados ha demostrado ser inferior a la media de las entidades de crédito.

La idea ha sido un éxito completo y el fondo ha más que quintuplicado sus fondos y sus beneficios. Sin embargo, la idea también cuenta con detractores. Según el diario español El Mundo algunos estudios afirman que los microcréditos pueden ayuda a los menos pobres o a personas que pasan apuros sin ser pobres. En contra proponen, para poder ayudar a las personas más necesitadas de la tierra, regalar cabras u otro tipo de ganado en lugar de cargarlas con créditos.

Por su parte el indú Jockin Arputham propone la opción de que los ayuntamientos concedan la tierra a las personas o familias que tienen instaladas en ella sus infraviviendas. De esta forma se consigue cierta seguridad frente a posibles derribos o desalojos, lo que a su vez permite instalar negocios, recibir servicios públicos como la luz y el agua corriente e incluso solicitar prestamos y créditos avalados por su propiedad.[71] A este respecto distintos ayuntamientos esgrimen la dificultad de localizar al auténtico inquilino de las infraviviendas, debido a varias causas como cambios constantes de manos o recelo ante los poderes públicos.

El control de armas

Etíope con un fusil de asalto AK-47.

En numerosas ocasiones varias organizaciones e instituciones han vinculado el tráfico incontrolado de armas, en especial las armas ligeras, con el subdesarrollo. Esta misma relación la defienden varias naciones en declaraciones oficiales como sería la de Managua[72] y incluso se declara explícitamente en la de Ginebra.[73] Según estos puntos de vista el gasto en armamento reduce las capacidades de los estados para invertir ese capital en otros apartados más relacionados con el desarrollo, un ejemplo de esto se vivió en Sudáfrica cuando negoció la compra de nuevos aviones de caza para reemplazar los Mirage F-1.[57]

En segundo lugar las armas aumentan el gasto en sanidad por los muertos y heridos que provocan; especialmente con la tendencia actual a mutilar en lugar de matar.

Sin embargo, las declaraciones de los países no siempre van paralelas a sus actuaciones. En numerosas ocasiones naciones firmantes y/o participantes en dichas declaraciones se han visto involucradas en ventas de armas incontroladas, como Bolivia.[67] Así mismo, la partida de defensa, ya sea interior o exterior, no puede ni debe quitarse por, entre otros motivos, como los expuestos en el apartado de Defensa además de que muchas naciones subdesarrolladas tiene industrias propias de armas, caso de Egipto donde el gobierno es uno de los principales clientes.[74] En otras ocasiones, la industria de armamento es la principal fuente de ingresos para una nación, caso de Corea del Norte con sus misiles balísticos y tecnología nuclear del plutonio, o sino la principal uno de los motores de su economía por el carácter de alta tecnología y otras aplicaciones que de ella se desprenden, uno de los principales ejemplo es Israel. Por lo tanto, la industria de armas, controlada o no, es tenida por muchos autores y países no como una causa de subdesarrollo sino de desarrollo, por lo que su control supondría un freno a este desarrollo.

La ayuda para el desarrollo

Fachada de la AECID en Madrid.

Bajo muy distintas formas las naciones más desarrolladas han ido desarrollando programas para fomentar el desarrollo en el mundo. Dichos programas son de muy diversos tipos (créditos, formación, financiación, etc) y emprendidos de diversas formas. Así universidades,[75] ONG y gobiernos de distintos tamaños[76] han desarrollado programas y creados redes logísticas en distintos países para recibir y tramitar demandas de ayuda, recibir fondos, colocar a los cooperantes y supervisar las concesiones de ayuda.

Pese a que la cooperación se realiza por muchas vías, como se ha indicado, generalmente son los gobiernos nacionales quienes disponen de más medios para ello y también es norma común que funden un organismo encargado de centralizar toda la ayuda, un caso típico sería la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo(AECID).

Debe tratarse de diferenciar ayuda para el desarrollo (formación de profesionales, construcción de infraestructuras, transferencia tecnológica...) con ayuda humanitaria (alimentos, medicinas, tiendas de campaña...); este artículo se refiere a la primera, pese a que muchas veces se confunde y se trata de confundir una con la otra (¿levantar una barriada de casas tras una catástrofe con sus escuelas y hospitales es ayuda al desarrollo o ayuda humanitaria?).

Todas estas misiones no serían en último término acciones para desarrollar un país o región en sí mismas; sino una forma de potenciar las vías antes indicadas por medio de fondos, profesionales o material y es esta naturaleza una de sus principales desventajas. Como se ha indicado lo que se busca es potenciar al país o región financiando proyectos de muy diversos tipos; por tanto lo primero es elaborar un proyecto, es la denominada ayuda bajo demanda y muchas naciones no cuentan con los profesionales y a veces ni con los medios para elaborar proyectos sólidos que puedan ser después estudiado y financiados, un ejemplo lo constituye Haití tras el terremoto de 2010, países como España ofrecieron ayuda bajo demanda y meses después no se había solicitado ni la mitad de la misma por carecer de medios el estado haitiano para solicitarla debidamente. En otras ocasiones lo que frena esta ayuda no es el proyecto en sí, sino las condiciones puestas por los gobernantes receptores, como por ejemplo que todo o la mayor parte del montante pase antes por sus manos, lo que muchos donantes no están dispuestos a permitir, sería un foco de corrupción e inoperancia.

Conclusión

En el tema del subdesarrollo y la lucha contra él las conclusiones son desoladoras por lo escaso de las mimas.

Una de ellas es la falta de consenso. No está claro las causas del mismo, ni las medidas para superarlo, ni siquiera lo que es realmente el Subdesarrollo. Del mismo modo, los hechos no arrojan conclusiones sobre si es superable o insuperable, por existir multitud de países que han tratado de desarrollarse consechando grandes y sangrientos fracasos, mientras que otros lo han logrado en pocas décadas. Para ilustrar esta falta de acuerdo entre los expertos basta revisar las muy diferentes soluciones por las que apuestan autores como Paul Wolfowitz, James D. Wolfensohn o Lewis T. Preston, por citar tres directivos del Banco Mundial; así se comprueba que unos enfatizan el apoyo a la industria, otros a la educación de base, otros en la formación de gobiernos estables... y se puede seguir casi con todas las causas mencionadas.

Otra conclusión unánime es la magnitud del problema, no ya para los pueblos subdesarrollados, sino para toda la Humanidad; pues acarrea multitud de problemas en forma de inmigración incontrolada, destrucción del medio ambiente, piratería... pero al mismo tiempo también es una ventaja para otras naciones en forma de explotación barata de recursos naturales. venta de armas y otros productos industriales, concesión de ventajas comerciales o estratégicas a cambio de sobornos, ... Por tanto el abandono del subdesarrollo es beneficioso y perjudicial al mismo tiempo.

Sobre las causas sólo el clima cuenta con consenso sobre su gran influencia decisiva, sino determinante. Así mismo se descarta la idea de que la raza tenga alguna influencia; pero este tema sólo entre los expertos, porque esta idea sí está muy extendida en determinados países (ver la discusión de este artículo).

En el otro extremo la forma de abandonar el subdesarrollo desde los años ochenta del siglo XX ha ido perdiendo unanimidad. Se consideraba que la industrialización era la forma de superar el subdesarrollo; pero con la revolución informática de los ochenta y la telemática de los noventa la industrialización ya no se considera como la única vía para ello y, aún suponiendo que fuera la única vía, no existe consenso sobre los principales pilares para lograr industrializar una país o región. O, por afinar aún más el problema, no existe consenso sobre la jerarquización de las medidas para lograr la industrialización (seguridad, educación, transporte, sanidad, energía, capitalización, mano de obra formada...). Más aún, si se considera que todas son igual de importantes, la conclusión sería un nihilismo en las actuaciones; pues es imposible atenderlas todas a la vez con la intensidad suficiente.

Así pues el tema del subdesarrollo permanece abierto, pese a la considerable teorización realizada ya desde la Escuela Alemana del siglo XIX; entre otras cosas porque, como se ha dicho, permanece la pregunta no ya de cómo se mide, sino ¿qué es el desarrollo y por ende el subdesarrollo?.

Véase también

Enlaces externos

Referencias

  1. Real Academia Española, última visita 23/1/2010, http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&TIPO_BUS=3&LEMA=subdesarrollo
  2. Punset, Eduard: El viaje a la felicidad: las nuevas claves científicas. Barcelona: Imago Mundi, 2005. ISBN 84-233-3777-4.
  3. a b c Reinert, Erik S.: El rol de la tecnología en la creación de países ricos y pobres: el desarrollo en un sistema schumpeteriano, Cuadrenos de discusión, 2002, última visita 22/10/2010, http://biblioeconomicus.googlepages.com/Reinert-Elroldelatecnologaenlacreacindepasesricosypobres.pdf
  4. Varios autores, Differences in skeletal muscle and bone mineral mass between black and white females and their relevance to estimates of body composition, última visita 11/8/2011
  5. Varios autores, Architectural characteristics of muscle in black and white college football players, última visita 11/8/2011
  6. Varios autores, Effects of Black Race on Forearm Resistance Vessel Function, última visita 11/8/2011
  7. S E Kellie y J A Brody, Sex-specific and race-specific hip fracture rates, última visita 11/8/2011
  8. Losada, Juan Carlos: “Rusia a pique”, en «Tushuma: el sol naciente». En La aventura de la Historia (n.º 79). Madrid: Arlanza, mayo de 2005.
  9. Banco Mundial, http://ddp-ext.worldbank.org/ext/ddpreports/ViewSharedReport?&CF=&REPORT_ID=9147&REQUEST_TYPE=VIEWADVANCED&HF=N/CPProfile.asp&WSP=N, última visita 13/02/2009
  10. Arnalte, Arturo: «San Francisco Javier en Asia, misión imposible». En La aventura de la Historia (n.º 74). Madrid: Arlanza, diciembre de 2004.
  11. Ibaibarriaga, Mercedes: «Desde Bolivia para Madrid», en diario El Mundo, 22 de junio de 2006.
  12. Fromm, Erich: El miedo a la libertad, Paidos Ibérica, 2006, ISBN 84-493-1842-4
  13. a b c d e f Terragno, Rodolfo, R.: El nuevo modelo. Buenos Aires, Fundación Argentina Siglo XXI, 1994.
  14. Landis, David S.: La riqueza y la pobreza de las naciones: por qué algunas son tan ricas y otras son tan pobres. Barcelona: Crítica, 2000. ISBN 84-8432-07-09
  15. Mazrui, Ali A. y Mazrui, Alamin M.; The Power of Babel: Language and Governance in the African Experience, Long Houses Publishing Service, Londres, 1998, ISBN O-85255-808-02
  16. a b Andresen Guimaraes, Fernando; The origins of the Angolan civil war: foreign intervention and domestic political conflict, Macmillan Press, Londes, 2001, ISBN 0-333-68471-0A
  17. a b Rojo, Alfonso: La odisea de la tribu blanca: la fascinante historia y las perspectivas futuras de los blancos de Sudáfrica. Barcelona: Planeta, 1993.
  18. a b Caranci, Carlo A.: «Una falsa revisión del colonialismo», en Clío (n.º 56). Madrid: Hachette, 2006.
  19. a b c d VV.AA.: «Ropa de algodón: pocas garantías éticas», en Compra Maestra, n.º 327. Madrid: OCU, 2008.
  20. Arsene, Jean: entrevista concedida a Cesar Vidal en Corría el año: En busca de Idi Amín, Libertad Digital, http://www.youtube.com/watch?v=a4ozHVfnH8I, última vista 22/5/2010
  21. Agencia Efe: Los paramilitares desplazan a los 'narcos' en 171 favelas de Río, http://www.elpais.com/articulo/internacional/paramilitares/desplazan/narcos/171/favelas/Rio/elpepuint/20080801elpepuint_3/Tes, 2008, última visita 26/8/2008
  22. Beauregard, Luís Pablo: «El Gobierno mexicano entona el “mea culpa” por la inseguridad en el país». En El País, 22/08/2008. Consultado el 26/8/2008
  23. a b c Moorcraft, Paul; McLaughlin, Peter: The Rhodesian war a military history, Pen & sword, Soth Yorkshire, edición revisada en 2008, reimpresión de 2009, ISBN 978 1 84415 694 8
  24. Nerin, Gustau: El último emperador, nº 132 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, octubre de 2009, Madrid, ISNN 1579-427X
  25. VV.AA.: Amnistía Internacional: informe anual de 1990. Madrid: EDAI, 1990.
  26. Millonarios del mundo, revista Forbes, 3/11/2009, http://www.forbes.com/2009/03/11/worlds-richest-people-billionaires-2009-billionaires_land.html, última visita 23/5/2010
  27. a b Entrevista concedida a Carmen Aristegui, MVS Noticias, 17/5/2010, http://www.youtube.com/watch?v=-zjg9cYWYis&feature=related, última visita 22/5/2010
  28. a b c Ngdongo, Donato: Balance agridulce de cinco décadas, Dossier África, 1957: estalla la independencia, La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, nº 102, ISSN1579-427X
  29. Amnistía Internacional, Informe anual 1978-1979, EDAI, Madrid, 1979
  30. Radio Televisión Española, http://www.rtve.es/noticias/20110125/palestina-conformo-ante-israel-con-retorno-simbolico-refugiados-segun-jazeera/397956.shtml, 25/1/2011, última visita 25/9/2011, Madrid
  31. a b VV.AA:, Sudamerica, Lonely Planet, 1997
  32. a b Mazrui, Ali A.: Un jardín del Edén en decadencia. Los africanos: una triple herencia, Londres/Lagos: BBC/Weta Tv, 1986.
  33. a b Piris, Alberto: «¿Por qué empiezan las guerras?: guerra y paz», en Muy Especial. Madrid: G+J España, enero/febrero de 2001.
  34. Hayes, Brian: «Estadísticas de los conflictos bélicos», en Investigación y ciencia (n.º 332), versión española de la revista Scientific American. Barcelona: Prensa científica, mayo de 2004. ISSN 0210136X.
  35. En poder de los zapatistas, El País, http://www.elpais.com/articulo/internacional/CASTELLANOS/_ABSALON/MEXICO/CHIAPAS/MEXICO/poder/zapatistas/elpepiint/19940201elpepiint_14/Tes, última visita 20/4/2009
  36. Toma de Chiapas pelo zapatista 1994, http://www.youtube.com/watch?v=U6LeaSFvdEk, última visita 20/4/2009
  37. Zapatistas: Crónica de una rebelión 1, http://www.youtube.com/watch?v=FoQ61rMri2k&feature=related, última visita 20/4/2009
  38. Mexico Chiapas Zapatista Rebellion, http://www.onwar.com/aced/nation/may/mexico/fmexico1994.htm, última visita 20/4/2009
  39. MEXIQUE Le président Salinas remanie son cabinet pour faciliter le dialogue avec les rebelles du Chiapas, http://www.lemonde.fr/cgi-bin/ACHATS/acheter.cgi?offre=ARCHIVES&type_item=ART_ARCH_30J&objet_id=309286, última visita 20/4/2009
  40. El Universal, Estallan bombas en País Vasco, Mexico DC, 22/4/2001, última visita 3/12/2009, http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=14817&tabla=internacional
  41. Miralles, Melchor y Onetti, Antonio: GAL, La Esfera de los libros, Madrid, ISBN 978-84-9734-552-1
  42. Dieterich, Heinz: Breve historia de una conquista trasnacional, El Universal, Mexico DC, 21/12/2001, última visita 3/12/2009, http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/editoriales.html?var=16908
  43. Shortt, James: SAS, Osprey (impreso), Barcelona, 2009, ISBN 978-84-473-6400-8
  44. a b VV.AA.: La Guerra de Argelia, 1954-1962, Historia siglo XX, http://www.historiasiglo20.org/GLOS/guerraargelia.htm, última visita 3/12/2009
  45. Bosque, Manuel: La batalla de Argel, La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, abril de 2006, ISSN 1579-427X
  46. WWF, Atún rojo, corales, tiburones, rinocerontes, tigres y elefantes, este las prioridades de WWF, http://www.wwf.es/que_hacemos/especies/biodiversidad_20102/cites_2010/, 25/3/2010, últims visita 27/7/2010
  47. a b c Campbell, Greg: Diamantes sangrientos. Barcelona: Paidós, 2003. ISBN 84-493-1451-8
  48. a b Goot, J. Richard: Cuba, Akal, Madrid, 2007, ISBN 978-84-460-2432-3
  49. Sagan, Carl: Un punto azul pálido, Editorial Planeta, Barcelona, 1996, ISBN 84-08-01645-8
  50. World Wide Fund for Nature, 29 de agosto de 2003. News: World’s biggest hippo population decimated (en inglés).
  51. VV.AA.: Crónica del siglo XX. Barcelona: Plaza & Janés, 1986. ISBN 84-01-60298-X
  52. Healy, Mark: Midway 1942: momento crucial en el Pacífico. Barcelona: 1994. ISBN 84-7838-493-6.
  53. Pons, Juan: «Kourú cumple 40 años», en Avión Revue (n.º 311). Madrid: Motor Press Ibérica, sin fecha.
  54. a b Barrera Garcia, Artur Landerzon: Petróleo, alegría y tristeza:Petróleo y esperanza [Internet]. Versión 77. Knol. 2009 sep 16. Disponible en: http://knol.google.com/k/artur-landerzon-barrera-garcia/petróleo-alegría-y-tristeza/ahpk7a5l7a4r/5.
  55. Kotler, Phipip: Dirección de marketing, séptima edición, Prentice Hall, Hertfordshire, 1991, ISBN 0-13-579657-1
  56. Andrew Erridge, Ruth Fee y John McIlroy: Best practice procurement: public and private sector perspectives, Gower Publishing Company, Hampshire, 2001, ISBN 0-566-08366-3
  57. a b Kejsper, Gerard: SAAB Gripen, Aerofax, Hinckley, 2003, ISBN 1-85780-137-7
  58. Ross, Robert: Historia de Sudáfrica, Akal, Madrid, 2006, ISBN 978-84-460-2295-4
  59. a b Padrón Guillén, José: Obstáculos para una investigación social orientada al desarrollo, 21/4/2009, última visita 4/2/2010, http://knol.google.com/k/obst%C3%A1culos-para-una-investigaci%C3%B3n-social-orientada-al-desarrollo#
  60. Mazrui, Ali A: Choque de culturas. Los africanos: una triple herencia, Londres/Lagos: BBC/Weta Tv, 1986.
  61. a b Finnegan, William: A Complicated War: The Harrowing of Mozambique, University of California Press, Londres, 1993, ISBN 0-520-08266-4
  62. a b VV.AA: El ingeniero del ICAI y el Desarrollo Sostenible, Asociación Nacional de Ingenieros del ICAI, Madrid, 2009, ISBN 978-84-935950-7-4
  63. Bowden, Mark, Black Hawk, Derribado. La Batalla de Mogadiscio, RBA Libros, Barcelona, 2002, ISBN 13 978-8478710393
  64. Sánchez Cano, Javier: «Cambio y continuidad en las operaciones de mantenimiento de la paz: cooperación española para el desarrollo», en Tiempo de Paz, n. º 37-38. Madrid: Editorial Popular, 1995. ISBN 02-208-926
  65. VV.AA.: Misiones de paz de la ONU y de la Unión Europea. Madrid: Instituto Universitario Gutierrez Mellado. Consultado el 5 de junio de 2008.
  66. «Defensa responde». En Madrid: EDEFA. ISSN 02-11-3732
  67. a b Ares, Juan: Armas bolivianas en las favelas, http://www.elpais.com/articulo/internacional/Armas/bolivianas/favelas/elpepuint/20080805elpepuint_1/Tes, 5/8/2008, última visita 26/8/2008
  68. Raffinot, Marc: «De la crisis de la deuda a la financiación del desarrollo: cooperación para el desarrollo en la posguerra fría», en Tiempo de Paz (n.º 31). Madrid: Editorial Popular, invierno de 1994. ISBN 02-208-926.
  69. Greg Campbell cuenta el caso de como los soldados del FRU hacían apuesta sobre el sexo de los niños antes abrir a las mujeres embarazadas con las ballonetas y extraerles el feto
  70. Bill & Melinda Gates Fundation, http://www.gatesfoundation.org/Pages/home.aspx, última visita 28/11/2010
  71. Ourplanet.com "¿Quién es el dueño de la ciudad?, última vista 24/8/2008
  72. Declaración de Managua, http://menem.senado.gov.ar:88/7986.pdf, última visita 28/11/2010
  73. Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y Desarrollo, http://www.genevadeclaration.org/fileadmin/docs/newsletter/Geneva-Declaration-Newsletter-01-Spanish.pdf, última visita 28/11/2010
  74. Crile, George, La guerra de Charlie Wilson, Editorial Almuzara, Córdoba, 2008, ISBN 978-84-96968-36-3
  75. Red de Oficinas para la Transferencia de Resultados de Investigación, http://www.redotriuniversidades.net/, última visita 6/11/2010
  76. Ayuntamiento de Madrid,, Fundación para el desarrollo del Medio Rural y Natural, http://test-www.munimadrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/El-Ayuntamiento/Medio-Ambiente/Instalaciones-y-Servicios/Fundacion-para-la-Ayuda-al-Desarrollo-del-Medio-Rural-y-Natural-(ADERNA)?vgnextfmt=default&vgnextoid=78186608ae1e9110VgnVCM1000000b205a0aRCRD&vgnextchannel=9f42ca1c5a057010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD, última visita 6/11/2010

Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Mira otros diccionarios:

  • subdesarrollo — sustantivo masculino 1. (no contable) Situación de una población, región o país que no alcanza determinados niveles económicos, sociales o culturales aceptados internacionalmente: el subdesarrollo de los países del Tercer Mundo, el subdesarrollo… …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • subdesarrollo — (De sub y desarrollo). m. Atraso, situación de un país o región que no alcanza determinados niveles económicos, sociales, culturales, etc …   Diccionario de la lengua española

  • subdesarrollo — ► sustantivo masculino 1 Desarrollo incompleto o deficiente con relación a las propias posibilidades o al desarrollo alcanzado por otras personas o comunidades. 2 ECONOMÍA, SOCIOLOGÍA Situación económica y social propia de los países… …   Enciclopedia Universal

  • subdesarrollo — {{#}}{{LM S36510}}{{〓}} {{SynS37418}} {{[}}subdesarrollo{{]}} ‹sub·de·sa·rro·llo› {{《}}▍ s.m.{{》}} {{♂}}En una comunidad humana,{{♀}} atraso o situación que no alcanza determinados niveles económicos, sociales, políticos o culturales. {{#}}{{LM… …   Diccionario de uso del español actual con sinónimos y antónimos

  • subdesarrollo — Economía. Situación económica y social propia de los países subdesarrollados …   Diccionario de Economía Alkona

  • subdesarrollo — Sinónimos: ■ atraso, pobreza, incultura, retraso, Tercer Mundo …   Diccionario de sinónimos y antónimos

  • subdesarrollo — Economía. Situación económica y social propia de los países subdesarrollados …   Diccionario de Economía

  • Memorias del Subdesarrollo — es un largometraje cubano de 1968. Fue dirigido por Tomás Gutiérrez Alea, y está basado en la novela de Edmundo Desnoes. Es, posiblemente, la obra más conocida a nivel mundial de Gutiérrez Alea. La película obtuvo varios premios en festivales… …   Wikipedia Español

  • Andre Gunder Frank — Saltar a navegación, búsqueda Andre Gunder Frank (Berlín, Febrero 24 de 1929 Luxemburgo, Abril 23 del 2005) fue un economista y sociólogo alemán y uno de los creadores de la teoría de la dependencia en los 60, considerándose él mismo como un… …   Wikipedia Español

  • Economía del desarrollo — Saltar a navegación, búsqueda      Países recientemente industrializados …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.