Guerras en la Antigüedad


Guerras en la Antigüedad

Guerras en la Antigüedad

Guerras en la Antigüedad


Contenido

Evolución en el tiempo

China

En el siglo XVIII, el jesuita nacido en Francia, el padre Amiot (1718-1793), en su obra "Art militaire des Chinois...", Paris, Didot, 1772, puso en voga la "doctrina militar" de China, que remonta a la época de un célebre guerrero chino llamado Hoang-Ty (2637 adC.) (otras obras de este autor:"Mémoires concernant l'histoire, les sciences, les arts, ....des chinois", Paris, Strasbourg, 1776-1814, 16 volúmenes; "Dictionnaire tartare-mantchou françois:..", Paris, Didot, 1789-90, 3 volúmenes; ").

Un libro clásico de estrategia militar de la Antigua China es "el arte de la guerra", cuya obra se atribuye a Sun Tzu o Sun Zi (siglo VI adC.)( "Los trece artículos sobre el arte de la guerra", Madrid, Ministerio de Defensa, DL. 1988; "El arte de la guerra", Madrid, EDAF, 2007; "Sunt-ztu on the Art of war:...", Dunhuang shuju, 197?).

Otra fuente importante para conocer de temas militares en la historia antigua de China, son las obras del autor Se-ma Ts'ien o más conocido como Sima Quian (145 adC.-86 adC.): "Les Mémoires historiques de Se-ma Ts'ien", Paris, E.Leroux, 5 volúmenes, 1895-1905; "Relation du pays de Ta Quan", Paris, Impr. royale, 1829; "Shiji", Beijing, Z.Shuju, 1982, 10 volúmenes.

Otras obras sobre la historia de la Antigua China o sobre temas militares, las siguientes:

  • "Histoire de la Chine", de Martino Martini, Paris, C.Barbin, 1692, 2 volúmenes (Western books on China published up to 1850)
  • "Tabula chronologica monarchiae sinicae:..", autor Philippe Couplet, Parisiis, 1686 (Western books on China published up to 1850)
  • "The Antiquity of China, or,...", autor Jhon Webb, London, R.Hartford, 1678, (Western books on China published up to 1850)
  • "Ancient Chinese armies, 1500-200 B.C.", London, Osprey, 1990; "Soldiers of the Dragon:...", Oxford, Oxprey, 2006 autor de las dos obras, J.C.Peers,
  • "The Tao of spycraft:...", autor Ralph Sawyer, Colorado, Westview Press, cop. 1998 (Ciencia militar y espionaje en la historia de China)
  • "The Scale of war in the Warring States period", autor Chi Lu Chiang, Ann Arbour, UMI Dis. Serv., 2005 (ciencia militar hasta el año 221 adC.)


Asiria

El primer de rey de Siria de que la historia nos ha transmitido algunas acciones militares se llamaba Nino y se propuso como Sesostris la conquista del mundo y preocupado por este proyecto imaginario, juntó todos los jóvenes de su Reino y los dispusó para la guerra por medio de los ejércitos convenientes.

Para parapetar a su país de posibles invasiones y de aumentar sus fuerzas, trabó alianza con Ariaeus, jefe de los árabes, nación libre y belicosa y como aliados hicieron lo siguiente: marcharon juntos contra Babilonia, a quien hicieron tributarios, sometieron a Barzanes, rey de Armenia, atacaron la Media y sojuzgaron el Asia desde el Nilo hasta el Tanais en el espacio de 17 años, por los 2100 adC. (según "Anales del Mundo...", Zaragoza, Juan de Ibar, 1662, autor: Carlos Martell).

Solo la Bactriana se le resistió y Nino indignado que ese pequeño Reino se escapara a su ambición juntó un ejército con la siguiente organización militar Asiria (los datos pueden ser exagerados):

  • Infantería, 1.700.000 hombres
  • Caballería, miles de hombres
  • Carros, miles de carros de guerra
  • El ejército contrario mandado por Oxyarto, tan solo era de unos pocos miles de guerreros


Egipto

Hicsos

En la Antigüedad los países más abundantes siempre fueron el objeto de las conquistas como le sucedió a Egipto, ya que reinando Thimao, entró en Egipto (siglo XVII adC.) un pueblo nómada, los hicsos y debido a lo poca resistencia de los egipcios, sufrieron estos la más dura esclavitud y un rey de estos nómadas llamado Salatis, temiendo alguna irrupción de los asirios, realizó estos trabajos militares:

  • Fortificó una ciudad a la orilla oriental del río Bubasto
  • Lo cercó con una fuerte muralla
  • Puso a miles de hombres de guarnición
  • Todos los años pasaba allí con su ejército para recoger las mieses y distribuirselas como paga e intimidar a sus enemigos con sus fuerzas

Escuela de guerreros egipcia

Sesostris I (siglo XX adC.) , faraón de Egipto, excedió en la extensión de sus conquistas a todos los reyes antecesores suyos y se dice que su padre soñó que todo el dominio de la Tierra, estaba prometido para su hijo, preparándole medios para la conquista:

  • Juntó a todos los niños varones nacidos el mismo día que su hijo y los mandó criar como hijos propios, no dudando que la conformidad de la edad y el reconocimiento, haría de ellos los más fieles soldados
  • El joven príncipe se educó junto a sus compañeros de sus futuras victorias
  • Se acostumbraron a la hambre, a la sed, al calor, a ejercicios violentos y a carreras largas y penosas
  • No se les daba alimento alguno hasta que hubieran andado 7 leguas (una legua es una distanciá que va de los 4 a los 7 Kilómetros, según sea romana, española,..ect)
  • Su espíritu no se cultivó con menor esmero, ya que se les enseñó tanto a mandar como a obedecer y a sufrir las fatigas de las guerras
  • Según algunos autores esta es la primera "escuela de guerreros" que nos presenta la historia


Sesostris I: "Rey de los Reyes, Señor de los Señores, ha sometido esta región con sus armas"

En cuanto a Sesostris I, muerto su padre se preparó para sus conquistas, pero conociendo que cuando se quiere adquirir con violencia lo ajeno, se debe temer por lo propio, quiso conciliarse el afecto de sus pueblos, para que no se sublevasen en su ausencia y realizó lo siguiente.

  • Repartió dinero con prodigalidad
  • Libertó del pago a los deudores
  • Concedió indultos para los delincuentes
  • Trató con más cariño a sus vasallos
  • Dividió su Imperio en 36 Provincias y estableció en cada una un Gobernador
  • Levantó un gran ejército y confirió el mando de los cuerpos a sus 1.700 compañeros y asignó una parte de las tierras de Egipto para el mantenimiento de la milicia y señaló una porción suficiente para la paga de cada soldado, según su grado, a fin de que nada le obligase la necesidad por otros medios su subsistencia y de que solo se ocupase de las funciones militares, compuesto según se dice de 600.000 soldados de infantería, 24.000 de caballería y 27.000 carros cargados con bagages, añadiendo dos grandes armadas para someter con más facilidad las costas, transportar tropas, municiones, y las riquezas de los países conquistados
  • Condujo sus tropas contra Etiopía, que hizo tributaria, sometió las costas de Asia hasta el Indo y en el Mediterráneo las de Fenicia, marchando luego a Europa, atacó a los escitas y tracios, pero reprimió su espíritu de conquista lo siguiente:
    • Lo frío de estos climas
    • La pobreza de sus habitantes
    • La vida errante de estos nómadas
    • La firmeza de los escitas y tracios
  • Heródoto (480 adC.-420 adC.), vio en Siria, algunas columnas de este conquistador y dos de sus monumentos habían en tiempo de este historidaor, el uno entre Smirna y Sardes y el otro yendo de Epheso a Phocea en el que estaba la figura de un hombre de gran talla armada a la egipcia y a la Etiopía con un dardo en la mano, un arco en la otra y en el pecho esta inscripción con carácteres sagrados "He conquistado este país por mi poder" (obra de Heródoto: "Historia: el Egipto antiguo", Barcelona, Planeta-Agostini, 1996)
  • Tras renunciar a más conquistas, licenció a su ejército, le dejó gozar de las riquezas, que había tomado en Asia y para asegurar mejor la paz que concedía a sus pueblos, hizo levantar una muralla desde Elopolis a Pelusa, por espacio como de 60 leguas, para contener incursiones de sirios y árabes


Talentos en el arte de la guerra de Agesilao

Nactanebo, fararón de Egipto, sacó buen partido de los consejos militares de Agesilao de Lacedemonia, ya que un mendigo se hizo declarar rey, juntando un ejército de miles de soldados y recelando el faraón de Agesilao le dijo que tan solo eran numerosos pero artesanos poco temibles, a lo que Agesilao respondió: no es el número lo que yo temo, sino su ignorancia y grosería, que no da lugar a los estratagemas. Se puede engañar a los que observan, pero no al que nada prevé: del mismo modo, que un luchador inmóvil no presenta movimiento falso a su contrario.

Nectabeno se retiró a la más fuerte de sus ciudades y viendo al ejérito enemigo cerca, temió un sitio, y quiso combatir, pero habiendo rehusado Agesilao a combatir fue más que nunca acusado de traición y sobre todo cuando se le vio obstinado en su designio, d eno ceder, ni a las instancias de los griegos ni a los insultos de los egipcios.

Los enemigos del faraón trabajaron en cercar la ciudad con un foso profundo y cuando solo había que cavar un mediano intérvalo para acabar una circunvalación, Agesilao pasó a hablar al rey: Joven, ves aquí el momento de tu libertad; yo no he dicho nada por temor que no se escapase la ocasión. Nuestros enemigos nos han puesto una defensa contra su gran número: este vasto foso será para ellos un obstáculo: el intervalo nos ofrece un espacio donde combatiremos a fuerza igual: el enemigo no sostendrá nuestro ataque, sed hombre, y libertaos.

Nectanebo, admirando la habilidad del espartano, se puso a la cabeza de las tropas griegas y derrotó fácilmente los enemigos que estaban delante y entonces Agesilao, cierto de la confianza del rey desplegó sus talentos y experiencia en el "arte de la guerra", por los siguiente:

  • Tan presto evitaba combatir
  • Como perseguía o cercaba a los contrarios
  • Finalmente los metió entre dos arroyos, cuyo intervalo podía llenar su falange, quitando así a la multitud del ejército contrario, la ventaja de desplegarse, y reduciéndola a pelear á frente igual y a poca resistencia muchos fueron vencidos y el resto disipado en la fuga


Hebreos

Amalec versus el Pueblo de Israel

El pueblo de los amalecitas fue el primero que atacó el pueblo de Israel dirección a Canaan y los historiadores árabes le atribuyen un gran poder y puede ser que los pastores conquistadores de Egipto, hayan sido la mayor parte amaleciras y cinco reyes de este pueblo se reunieron diciendo que esos fugitivos de Egipto, meditaban su ruina y era prudente en el principio antes que hubiesen aumentado sus fuerzas con los sucesos y la posesión de grandes ciudades y riquezas.

Moisés, conociendo la importancia de una primera ventaja, nada omitió de lo que podía animar a los israelitas: temía a este pueblo, que poco ejercitado en el arte militar iba a combatir a naciones guerreras:

  • Les recordó todos los beneficios que había recibido del Dios de Israel
  • La entera confianza que debían tener el socorro poderoso de la misma mano que había roto sus cadenas
  • Escogió los jóvenes más capaces de llevar armas
  • Puso como general Josué y convino con él las disposiciones generales:
    • Cubrió con un cuerpo de tropas el parage donde iban a sacar agua
    • Señaló otro para guardar el campo
    • Dio orden a los que debían combatir para que se armasen de noche, comiesen y estuvieran prontos a la señal que se dio al amanecer
    • Exortó a Josué diciéndole que la confianza de toda la nación estaba depositada en él y que el suceso iba a decidir su reputación y gloria
    • Excitó el valor de los soldados, poniéndoles a los ojos el efecto de la victoria, el botín y el terror del enemigo
  • Josué marchó al encuentro contra el enemigo y se vio en esta ocasión lo que puede hacer la extrema confianza y las tropas convencidas que Moisés no imploraba en vano el socorro de Dios, los Amalecitas fueron derrotados y puestos en fuga
  • Esta jornada fue de un precio infinito para Israel, pues ganó una batalla, asombró al enemigo, aumentó el valor y la confianza del pueblo, hizo un botín inmenso
  • Josué fue alabado por Moisés en presencia de las tropas que unieron a su elogio sus aclamaciones

Homero: "La Iliada"

Refiriéndonos a la guerra de Troya, Homero nos ofrece en la Ilíada descripciones de marchas y combates, donde se observa de parte de los griegos el orden mejor combinado, el silencio más profundo y la disciplina más rigurosa.

Un historiador del siglo XIX dejó escrito lo siguiente: Aunque la Guerra de Troya tuvo por objeto un sitio, apenas se ensayó el arte de sitios propiamente dicho. Los troyanos socorridos por fuera, no estuvieron literalmente encerrados en sus murallas. No es este el punto de vista histórico desde el que debe mirarse esta famosa guerra. Objetos de más alcanze, mejoras sensibles en la disciplina, en el armamento, en la formación, en la táctica elemental, en la estrategia, en que apuntan ya cálculos en toda regla, fundamento de todo arte..todo esto es lo que dá a la expedición de los griegos contra Troya una importancia sobrada para formar una época inolvidable en los anales del mundo y Homero lo pone de relieve.


Pueblos helenos

Con posteridad a la guerra de Troya, vemos a los pueblos helenos distinguirse en cuanto pudieron contribuir al adelanto de sus instituciones militares y al progreso del arte de la guerra, que florece en alto grado con capitanes tan excelsos como Milcíades, Temístocles, Jenofonte, Epanimondas y Alejandro Magno.

El amor de los griegos a las docrtinas militares y el ejemplo de sus formaciones tácticas, ejercieron quizás provechosa influencia en el gobierno de la ciudad, y no es aventurado creer que el orden y la regularidad introducidos en los asuntos de la guerra se encarnaron en el estado civil, y que de tal suerte caminaron con tan rápido progreso en Grecia las ciencias y la civilización, en sus diversas manifestaciones.


Persia

El contacto de los persas, cona aquellos maestros del arte de la guerra helenos, únicamente les hizo entrever en tiempo de Ciro los primeros destellos del arte, pero después de muerto este caudillo militar, por falta de destreza o de condiciones militares, nada adelantaron los pueblos del Oriente en el modo de conducir la guerra, siendo incontrovertible que acaso Alejandro Magno los encontró a menor altura, que la que militarmente habían alcanzado en épocas anteriores.

Un ejemplo del orden de batalla, en el siglo VI adC.,en un batalla, entre el ejército de Creso, rey de Lidia y Ciro II el Grande, rey de Persia, fue el siguiente:

  • Ejército de Creso, rey de Lidia, formado por:
    • Sus egipcios formados en dos cuerpos cada uno de 100 hombres de frente y de 100 de fondo
    • Infantería
    • Caballería
    • Carros
  • Ejército de Ciro, rey de Persia:
    • Caballería
    • Sus armados pesadamente
    • Sus peltastes
    • Sus flecheros
    • Sus cierra hileras
    • Carros con torres, cada uno tirado por ocho pares de bueyes, uncidos a 8 lanzas
    • Linea de carro de bagage
    • Carros falcados
    • Carro de Abradates
    • Tropa de camellos
    • Reservas
    • Reservas que pasaron contra los flancos del enemigo
  • Si se compara este orden de batalla descrito por Jenofonte ("La Ciropedia", México, 1947-48, 2 volúmenes; "Anábasis", Madrid, Cátedra, 1999 ), puntualmente el mismo que describe el caballero Jean-Charles de Folard, autor del siglo XVIII ("Nouvelles decouvertes sur la guerre:...", Paris, Josse & Labottiere, 1724; "Histoire de Polybe", Amsterdam, Merkus, 1774, 7 tomos), cualquiera se sorprendera de lo que añade su fecunda imaginación (Tomo 3, página 190) y dice que Ciro temía, es verdad, ser cercado y tomado por la espalda, pero "no ser encerrado entre dos grandes ejércitos", por lo siguiente:
    • Sus carros de guerra no marchaban sobre una sola linea, pues que los dos tercios cubrían sus alas
    • Sus tropas a la ligera, no formaban solo una tercera linea, sino una tercera y una cuarta
    • Los flancos de su ejército no estaban cubiertos de una larga hilera de carros de bagages, marchando unos detrás de otros, pues esta no era la primera linea de carros de guerra, sino la última compuesta de carros de torres
    • Ciro, el príncipe persa, no tenía la intención de reducir los enemigos a combatir solo donde él quisiese, sino la de librar batalla en la llanura, donde había acampado como ellos en la noche precedente (el mismo Autor habla de un campo encerrado que formaba un cuadrilatero; pero aquí solo se trata de un orden de batalla, y no de un campo)
  • El estudioso de arte y ciencia militar y erudito de la milicia griega, Paul-Gédéon Joly de Maizeroy dejó escrito en su obra "Cours de tactique theórique, practique et historique...", Paris, Jombert, 1766, en 2 tomos, con gran exactitud la marcha y el orden de batalla de los persas (tomo 1, páginas 122 y siguientes; también del mismo autor "Traité de tactique: pour servir de suplplément au Cours de tactique théorique...", Paris, J.Merlin, 1767, 2 volúmenes)


Cartago

Sin embargo, hubo en África una nación, que más hábil o de cualidades mejor equilibradas, acogió la doctrina militar de los helenos, y luego que una persona de Lacedemonia llamado Jantipo batió a Régulo y salvó a Cartago, este pueblo se apresuró a imitar la organización y táctica de los griegos, con lo cual constituyó un estado que llegó a la cumbre de la gloria en sus luchas con Roma.


Roma

En el seno de Italia se alzó un nuevo poder, Roma, cuyos progresos siempre cecientes en el arte de la guerra, habían de eclipsar la supremacía de cuantos les precedieron y en el siglo IV adC., en la ciudad etrusca de Veyes, nace la célebre organización legionaria con tropas permanentes, campañas de invierno y surgen los principios fundamentales de la guerra metódica que aplicó Roma mejor que ningún otro país y por su espíritu de asimilación, que fue siempre elemento eficacísimo de sus progresos, perfeccionó su sistema de guerra con todo lo que encontró ventajoso en los descendientes de Alejandro, al tropezar con el capitán más hábil de Grecia por el año 281 adC., Pirro de Epiro ( a pesar de los quebrantos sufridos en los primeros encuentros contra Pirro, los romanos intentaban siempre sacar lecciones provechosas de sus derrotas).

En el 107 adC., Cayo Mario, a quien fuera injusto negar cualidades distinguidas entre los romanos de merecido renombre, introduce trascendentales reformas en el organismo militar romano, variando, no la esencia de la legión romana que es inmutable, sino la forma y los accidentes del arte de la guerra, acomodando las cosas para que se destaque después la ingente figura de Cayo Julio César , que con la de Alejandro Magno y Aníbal, constituye la trinidad esplendorosa, sobre el que descansa el edificio militar de la Antigüedad.

China

En el siglo XVIII, el jesuita nacido en Francia, el padre Amiot (1718-1793), en su obra "Art militaire des Chinois...", Paris, Didot, 1772, puso en voga la "doctrina militar" de China, que remonta a la época de un célebre guerrero chino llamado Hoang-Ty (2637 adC.) (otras obras de este autor:"Mémoires concernant l'histoire, les sciences, les arts, ....des chinois", Paris, Strasbourg, 1776-1814, 16 volúmenes; "Dictionnaire tartare-mantchou françois:..", Paris, Didot, 1789-90, 3 volúmenes; ").

Un libro clásico de estrategia militar de la Antigua China es "el arte de la guerra", cuya obra se atribuye a Sun Tzu o Sun Zi (siglo VI adC.)( "Los trece artículos sobre el arte de la guerra", Madrid, Ministerio de Defensa, DL. 1988; "El arte de la guerra", Madrid, EDAF, 2007; "Sunt-ztu on the Art of war:...", Dunhuang shuju, 197?).

Otra fuente importante para conocer de temas militares en la historia antigua de China, son las obras del autor Se-ma Ts'ien o más conocido como Sima Quian (145 adC.-86 adC.): "Les Mémoires historiques de Se-ma Ts'ien", Paris, E.Leroux, 5 volúmenes, 1895-1905; "Relation du pays de Ta Quan", Paris, Impr. royale, 1829; "Shiji", Beijing, Z.Shuju, 1982, 10 volúmenes.

Otras obras sobre la historia de la Antigua China o sobre temas militares, las siguientes:

  • "Histoire de la Chine", de Martino Martini, Paris, C.Barbin, 1692, 2 volúmenes (Western books on China published up to 1850)
  • "Tabula chronologica monarchiae sinicae:..", autor Philippe Couplet, Parisiis, 1686 (Western books on China published up to 1850)
  • "The Antiquity of China, or,...", autor Jhon Webb, London, R.Hartford, 1678, (Western books on China published up to 1850)
  • "Ancient Chinese armies, 1500-200 B.C.", London, Osprey, 1990; "Soldiers of the Dragon:...", Oxford, Oxprey, 2006 autor de las dos obras, J.C.Peers,
  • "The Tao of spycraft:...", autor Ralph Sawyer, Colorado, Westview Press, cop. 1998 (Ciencia militar y espionaje en la historia de China)
  • "The Scale of war in the Warring States period", autor Chi Lu Chiang, Ann Arbour, UMI Dis. Serv., 2005 (ciencia militar hasta el año 221 adC.)


Asiria

El primer de rey de Siria de que la historia nos ha transmitido algunas acciones militares se llamaba Nino y se propuso como Sesostris la conquista del mundo y preocupado por este proyecto imaginario, juntó todos los jóvenes de su Reino y los dispusó para la guerra por medio de los ejércitos convenientes.

Para parapetar a su país de posibles invasiones y de aumentar sus fuerzas, trabó alianza con Ariaeus, jefe de los árabes, nación libre y belicosa y como aliados hicieron lo siguiente: marcharon juntos contra Babilonia, a quien hicieron tributarios, sometieron a Barzanes, rey de Armenia, atacaron la Media y sojuzgaron el Asia desde el Nilo hasta el Tanais en el espacio de 17 años, por los 2100 adC. (según "Anales del Mundo...", Zaragoza, Juan de Ibar, 1662, autor: Carlos Martell).

Solo la Bactriana se le resistió y Nino indignado que ese pequeño Reino se escapara a su ambición juntó un ejército con la siguiente organización militar Asiria (los datos pueden ser exagerados):

  • Infantería, 1.700.000 hombres
  • Caballería, miles de hombres
  • Carros, miles de carros de guerra
  • El ejército contrario mandado por Oxyarto, tan solo era de unos pocos miles de guerreros

Egipto

Hicsos

En la Antigüedad los países más abundantes siempre fueron el objeto de las conquistas como le sucedió a Egipto, ya que reinando Thimao, entró en Egipto (siglo XVII adC.) un pueblo nómada, los hicsos y debido a lo poca resistencia de los egipcios, sufrieron estos la más dura esclavitud y un rey de estos nómadas llamado Salatis, temiendo alguna irrupción de los asirios, realizó estos trabajos militares:

  • Fortificó una ciudad a la orilla oriental del río Bubasto
  • Lo cercó con una fuerte muralla
  • Puso a miles de hombres de guarnición
  • Todos los años pasaba allí con su ejército para recoger las mieses y distribuirselas como paga e intimidar a sus enemigos con sus fuerzas


Escuela de guerreros egipcia

Sesostris I (siglo XX adC.) , faraón de Egipto, excedió en la extensión de sus conquistas a todos los reyes antecesores suyos y se dice que su padre soñó que todo el dominio de la Tierra, estaba prometido para su hijo, preparándole medios para la conquista:

  • Juntó a todos los niños varones nacidos el mismo día que su hijo y los mandó criar como hijos propios, no dudando que la conformidad de la edad y el reconocimiento, haría de ellos los más fieles soldados
  • El joven príncipe se educó junto a sus compañeros de sus futuras victorias
  • Se acostumbraron a la hambre, a la sed, al calor, a ejercicios violentos y a carreras largas y penosas
  • No se les daba alimento alguno hasta que hubieran andado 7 leguas (una legua es una distanciá que va de los 4 a los 7 Kilómetros, según sea romana, española,..ect)
  • Su espíritu no se cultivó con menor esmero, ya que se les enseñó tanto a mandar como a obedecer y a sufrir las fatigas de las guerras
  • Según algunos autores esta es la primera "escuela de guerreros" que nos presenta la historia


Sesostris I: "Rey de los Reyes, Señor de los Señores, ha sometido esta región con sus armas"

En cuanto a Sesostris I, muerto su padre se preparó para sus conquistas, pero conociendo que cuando se quiere adquirir con violencia lo ajeno, se debe temer por lo propio, quiso conciliarse el afecto de sus pueblos, para que no se sublevasen en su ausencia y realizó lo siguiente.

  • Repartió dinero con prodigalidad
  • Libertó del pago a los deudores
  • Concedió indultos para los delincuentes
  • Trató con más cariño a sus vasallos
  • Dividió su Imperio en 36 Provincias y estableció en cada una un Gobernador
  • Levantó un gran ejército y confirió el mando de los cuerpos a sus 1.700 compañeros y asignó una parte de las tierras de Egipto para el mantenimiento de la milicia y señaló una porción suficiente para la paga de cada soldado, según su grado, a fin de que nada le obligase la necesidad por otros medios su subsistencia y de que solo se ocupase de las funciones militares, compuesto según se dice de 600.000 soldados de infantería, 24.000 de caballería y 27.000 carros cargados con bagages, añadiendo dos grandes armadas para someter con más facilidad las costas, transportar tropas, municiones, y las riquezas de los países conquistados
  • Condujo sus tropas contra Etiopía, que hizo tributaria, sometió las costas de Asia hasta el Indo y en el Mediterráneo las de Fenicia, marchando luego a Europa, atacó a los escitas y tracios, pero reprimió su espíritu de conquista lo siguiente:
    • Lo frío de estos climas
    • La pobreza de sus habitantes
    • La vida errante de estos nómadas
    • La firmeza de los escitas y tracios
  • Heródoto (480 adC.-420 adC.), vio en Siria, algunas columnas de este conquistador y dos de sus monumentos habían en tiempo de este historidaor, el uno entre Smirna y Sardes y el otro yendo de Epheso a Phocea en el que estaba la figura de un hombre de gran talla armada a la egipcia y a la Etiopía con un dardo en la mano, un arco en la otra y en el pecho esta inscripción con carácteres sagrados "He conquistado este país por mi poder" (obra de Heródoto: "Historia: el Egipto antiguo", Barcelona, Planeta-Agostini, 1996)
  • Tras renunciar a más conquistas, licenció a su ejército, le dejó gozar de las riquezas, que había tomado en Asia y para asegurar mejor la paz que concedía a sus pueblos, hizo levantar una muralla desde Elopolis a Pelusa, por espacio como de 60 leguas, para contener incursiones de sirios y árabes


Talentos en el arte de la guerra de Agesilao

Nactanebo, fararón de Egipto, sacó buen partido de los consejos militares de Agesilao de Lacedemonia, ya que un mendigo se hizo declarar rey, juntando un ejército de miles de soldados y recelando el faraón de Agesilao le dijo que tan solo eran numerosos pero artesanos poco temibles, a lo que Agesilao respondió: no es el número lo que yo temo, sino su ignorancia y grosería, que no da lugar a los estratagemas. Se puede engañar a los que observan, pero no al que nada prevé: del mismo modo, que un luchador inmóvil no presenta movimiento falso a su contrario.

Nectabeno se retiró a la más fuerte de sus ciudades y viendo al ejérito enemigo cerca, temió un sitio, y quiso combatir, pero habiendo rehusado Agesilao a combatir fue más que nunca acusado de traición y sobre todo cuando se le vio obstinado en su designio, d eno ceder, ni a las instancias de los griegos ni a los insultos de los egipcios.

Los enemigos del faraón trabajaron en cercar la ciudad con un foso profundo y cuando solo había que cavar un mediano intérvalo para acabar una circunvalación, Agesilao pasó a hablar al rey: Joven, ves aquí el momento de tu libertad; yo no he dicho nada por temor que no se escapase la ocasión. Nuestros enemigos nos han puesto una defensa contra su gran número: este vasto foso será para ellos un obstáculo: el intervalo nos ofrece un espacio donde combatiremos a fuerza igual: el enemigo no sostendrá nuestro ataque, sed hombre, y libertaos.

Nectanebo, admirando la habilidad del espartano, se puso a la cabeza de las tropas griegas y derrotó fácilmente los enemigos que estaban delante y entonces Agesilao, cierto de la confianza del rey desplegó sus talentos y experiencia en el "arte de la guerra", por los siguiente:

  • Tan presto evitaba combatir
  • Como perseguía o cercaba a los contrarios
  • Finalmente los metió entre dos arroyos, cuyo intervalo podía llenar su falange, quitando así a la multitud del ejército contrario, la ventaja de desplegarse, y reduciéndola a pelear á frente igual y a poca resistencia muchos fueron vencidos y el resto disipado en la fuga

Hicsos

En la Antigüedad los países más abundantes siempre fueron el objeto de las conquistas como le sucedió a Egipto, ya que reinando Thimao, entró en Egipto (siglo XVII adC.) un pueblo nómada, los hicsos y debido a lo poca resistencia de los egipcios, sufrieron estos la más dura esclavitud y un rey de estos nómadas llamado Salatis, temiendo alguna irrupción de los asirios, realizó estos trabajos militares:

  • Fortificó una ciudad a la orilla oriental del río Bubasto
  • Lo cercó con una fuerte muralla
  • Puso a miles de hombres de guarnición
  • Todos los años pasaba allí con su ejército para recoger las mieses y distribuirselas como paga e intimidar a sus enemigos con sus fuerzas


Escuela de guerreros egipcia

Sesostris I (siglo XX adC.) , faraón de Egipto, excedió en la extensión de sus conquistas a todos los reyes antecesores suyos y se dice que su padre soñó que todo el dominio de la Tierra, estaba prometido para su hijo, preparándole medios para la conquista:

  • Juntó a todos los niños varones nacidos el mismo día que su hijo y los mandó criar como hijos propios, no dudando que la conformidad de la edad y el reconocimiento, haría de ellos los más fieles soldados
  • El joven príncipe se educó junto a sus compañeros de sus futuras victorias
  • Se acostumbraron a la hambre, a la sed, al calor, a ejercicios violentos y a carreras largas y penosas
  • No se les daba alimento alguno hasta que hubieran andado 7 leguas (una legua es una distanciá que va de los 4 a los 7 Kilómetros, según sea romana, española,..ect)
  • Su espíritu no se cultivó con menor esmero, ya que se les enseñó tanto a mandar como a obedecer y a sufrir las fatigas de las guerras
  • Según algunos autores esta es la primera "escuela de guerreros" que nos presenta la historia



Sesostris I: "Rey de los Reyes, Señor de los Señores, ha sometido esta región con sus armas"

En cuanto a Sesostris I, muerto su padre se preparó para sus conquistas, pero conociendo que cuando se quiere adquirir con violencia lo ajeno, se debe temer por lo propio, quiso conciliarse el afecto de sus pueblos, para que no se sublevasen en su ausencia y realizó lo siguiente.

  • Repartió dinero con prodigalidad
  • Libertó del pago a los deudores
  • Concedió indultos para los delincuentes
  • Trató con más cariño a sus vasallos
  • Dividió su Imperio en 36 Provincias y estableció en cada una un Gobernador
  • Levantó un gran ejército y confirió el mando de los cuerpos a sus 1.700 compañeros y asignó una parte de las tierras de Egipto para el mantenimiento de la milicia y señaló una porción suficiente para la paga de cada soldado, según su grado, a fin de que nada le obligase la necesidad por otros medios su subsistencia y de que solo se ocupase de las funciones militares, compuesto según se dice de 600.000 soldados de infantería, 24.000 de caballería y 27.000 carros cargados con bagages, añadiendo dos grandes armadas para someter con más facilidad las costas, transportar tropas, municiones, y las riquezas de los países conquistados
  • Condujo sus tropas contra Etiopía, que hizo tributaria, sometió las costas de Asia hasta el Indo y en el Mediterráneo las de Fenicia, marchando luego a Europa, atacó a los escitas y tracios, pero reprimió su espíritu de conquista lo siguiente:
    • Lo frío de estos climas
    • La pobreza de sus habitantes
    • La vida errante de estos nómadas
    • La firmeza de los escitas y tracios
  • Heródoto (480 adC.-420 adC.), vio en Siria, algunas columnas de este conquistador y dos de sus monumentos habían en tiempo de este historidaor, el uno entre Smirna y Sardes y el otro yendo de Epheso a Phocea en el que estaba la figura de un hombre de gran talla armada a la egipcia y a la Etiopía con un dardo en la mano, un arco en la otra y en el pecho esta inscripción con carácteres sagrados "He conquistado este país por mi poder" (obra de Heródoto: "Historia: el Egipto antiguo", Barcelona, Planeta-Agostini, 1996)
  • Tras renunciar a más conquistas, licenció a su ejército, le dejó gozar de las riquezas, que había tomado en Asia y para asegurar mejor la paz que concedía a sus pueblos, hizo levantar una muralla desde Elopolis a Pelusa, por espacio como de 60 leguas, para contener incursiones de sirios y árabes

Talentos en el arte de la guerra de Agesilao

Nactanebo, fararón de Egipto, sacó buen partido de los consejos militares de Agesilao de Lacedemonia, ya que un mendigo se hizo declarar rey, juntando un ejército de miles de soldados y recelando el faraón de Agesilao le dijo que tan solo eran numerosos pero artesanos poco temibles, a lo que Agesilao respondió: no es el número lo que yo temo, sino su ignorancia y grosería, que no da lugar a los estratagemas. Se puede engañar a los que observan, pero no al que nada prevé: del mismo modo, que un luchador inmóvil no presenta movimiento falso a su contrario.

Nectabeno se retiró a la más fuerte de sus ciudades y viendo al ejérito enemigo cerca, temió un sitio, y quiso combatir, pero habiendo rehusado Agesilao a combatir fue más que nunca acusado de traición y sobre todo cuando se le vio obstinado en su designio, d eno ceder, ni a las instancias de los griegos ni a los insultos de los egipcios.

Los enemigos del faraón trabajaron en cercar la ciudad con un foso profundo y cuando solo había que cavar un mediano intérvalo para acabar una circunvalación, Agesilao pasó a hablar al rey: Joven, ves aquí el momento de tu libertad; yo no he dicho nada por temor que no se escapase la ocasión. Nuestros enemigos nos han puesto una defensa contra su gran número: este vasto foso será para ellos un obstáculo: el intervalo nos ofrece un espacio donde combatiremos a fuerza igual: el enemigo no sostendrá nuestro ataque, sed hombre, y libertaos.

Nectanebo, admirando la habilidad del espartano, se puso a la cabeza de las tropas griegas y derrotó fácilmente los enemigos que estaban delante y entonces Agesilao, cierto de la confianza del rey desplegó sus talentos y experiencia en el "arte de la guerra", por los siguiente:

  • Tan presto evitaba combatir
  • Como perseguía o cercaba a los contrarios
  • Finalmente los metió entre dos arroyos, cuyo intervalo podía llenar su falange, quitando así a la multitud del ejército contrario, la ventaja de desplegarse, y reduciéndola a pelear á frente igual y a poca resistencia muchos fueron vencidos y el resto disipado en la fuga



Hebreos

Amalec versus el Pueblo de Israel

Amalec fue el primer pueblo que atacó el pueblo de Israel dirección a Canaan y los historiadores árabes le atribuyen un gran poder y puede ser que los pastores conquistadores de Egipto, hayan sido la mayor parte amaleciras y cinco reyes de este pueblo se reunieron diciendo que esos fugitivos de Egipto, meditaban su ruina y era prudente en el principio antes que hubiesen aumentado sus fuerzas con los sucesos y la posesión de grandes ciudades y riquezas.

Moisés, conociendo la importancia de una primera ventaja, nada omitió de lo que podía animar a los israelitas: temía a este pueblo, que poco ejercitado en el arte militar iba a combatir a naciones guerreras:

  • Les recordó todos los beneficios que había recibido del Dios de Israel
  • La entera confianza que debían tener el socorro poderoso de la misma mano que había roto sus cadenas
  • Escogió los jóvenes más capaces de llevar armas
  • Puso como general Josué y convino con él las disposiciones generales:
    • Cubrió con un cuerpo de tropas el parage donde iban a sacar agua
    • Señaló otro para guardar el campo
    • Dio orden a los que debían combatir para que se armasen de noche, comiesen y estuvieran prontos a la señal que se dio al amanecer
    • Exortó a Josué diciéndole que la confianza de toda la nación estaba depositada en él y que el suceso iba a decidir su reputación y gloria
    • Excitó el valor de los soldados, poniéndoles a los ojos el efecto de la victoria, el botín y el terror del enemigo
  • Josué marchó al encuentro contra el enemigo y se vio en esta ocasión lo que puede hacer la extrema confianza y las tropas convencidas que Moisés no imploraba en vano el socorro de Dios, los Amalecitas fueron derrotados y puestos en fuga
  • Esta jornada fue de un precio infinito para Israel, pues ganó una batalla, asombró al enemigo, aumentó el valor y la confianza del pueblo, hizo un botín inmenso
  • Josué fue alabado por Moisés en presencia de las tropas que unieron a su elogio sus aclamaciones



Amalec versus el Pueblo de Israel

Amalec fue el primer pueblo que atacó el pueblo de Israel dirección a Canaan y los historiadores árabes le atribuyen un gran poder y puede ser que los pastores conquistadores de Egipto, hayan sido la mayor parte amaleciras y cinco reyes de este pueblo se reunieron diciendo que esos fugitivos de Egipto, meditaban su ruina y era prudente en el principio antes que hubiesen aumentado sus fuerzas con los sucesos y la posesión de grandes ciudades y riquezas.

Moisés, conociendo la importancia de una primera ventaja, nada omitió de lo que podía animar a los israelitas: temía a este pueblo, que poco ejercitado en el arte militar iba a combatir a naciones guerreras:

  • Les recordó todos los beneficios que había recibido del Dios de Israel
  • La entera confianza que debían tener el socorro poderoso de la misma mano que había roto sus cadenas
  • Escogió los jóvenes más capaces de llevar armas
  • Puso como general Josué y convino con él las disposiciones generales:
    • Cubrió con un cuerpo de tropas el parage donde iban a sacar agua
    • Señaló otro para guardar el campo
    • Dio orden a los que debían combatir para que se armasen de noche, comiesen y estuvieran prontos a la señal que se dio al amanecer
    • Exortó a Josué diciéndole que la confianza de toda la nación estaba depositada en él y que el suceso iba a decidir su reputación y gloria
    • Excitó el valor de los soldados, poniéndoles a los ojos el efecto de la victoria, el botín y el terror del enemigo
  • Josué marchó al encuentro contra el enemigo y se vio en esta ocasión lo que puede hacer la extrema confianza y las tropas convencidas que Moisés no imploraba en vano el socorro de Dios, los Amalecitas fueron derrotados y puestos en fuga
  • Esta jornada fue de un precio infinito para Israel, pues ganó una batalla, asombró al enemigo, aumentó el valor y la confianza del pueblo, hizo un botín inmenso
  • Josué fue alabado por Moisés en presencia de las tropas que unieron a su elogio sus aclamaciones



Homero: "La Iliada"

Refiriéndonos a la guerra de Troya, Homero nos ofrece en la Ilíada descripciones de marchas y combates, donde se observa de parte de los griegos el orden mejor combinado, el silencio más profundo y la disciplina más rigurosa.

Un historiador del siglo XIX dejó escrito lo siguiente: Aunque la Guerra de Troya tuvo por objeto un sitio, apenas se ensayó el arte de sitios propiamente dicho. Los troyanos socorridos por fuera, no estuvieron literalmente encerrados en sus murallas. No es este el punto de vista histórico desde el que debe mirarse esta famosa guerra. Objetos de más alcanze, mejoras sensibles en la disciplina, en el armamento, en la formación, en la táctica elemental, en la estrategia, en que apuntan ya cálculos en toda regla, fundamento de todo arte..todo esto es lo que dá a la expedición de los griegos contra Troya una importancia sobrada para formar una época inolvidable en los anales del mundo y Homero lo pone de relieve.



Pueblos helenos

Con posteridad a la guerra de Troya, vemos a los pueblos helenos distinguirse en cuanto pudieron contribuir al adelanto de sus instituciones militares y al progreso del arte de la guerra, que florece en alto grado con capitanes tan excelsos como Milcíades, Temístocles, Jenofonte, Epanimondas y Alejandro Magno.

El amor de los griegos a las docrtinas militares y el ejemplo de sus formaciones tácticas, ejercieron quizás provechosa influencia en el gobierno de la ciudad, y no es aventurado creer que el orden y la regularidad introducidos en los asuntos de la guerra se encarnaron en el estado civil, y que de tal suerte caminaron con tan rápido progreso en Grecia las ciencias y la civilización, en sus diversas manifestaciones.


Persia

El contacto de los persas, con aquellos maestros del arte de la guerra helenos, únicamente les hizo entrever en tiempo de Ciro los primeros destellos del arte, pero después de muerto este caudillo militar, por falta de destreza o de condiciones militares, nada adelantaron los pueblos del Oriente en el modo de conducir la guerra, siendo incontrovertible que acaso Alejandro Magno los encontró a menor altura, que la que militarmente habían alcanzado en épocas anteriores.

Un ejemplo del orden de batalla, en el siglo VI adC.,en un batalla, entre el ejército de Creso, rey de Lidia y Ciro II el Grande, rey de Persia, fue el siguiente:

  • Ejército de Creso, rey de Lidia, formado por:
    • Sus egipcios formados en dos cuerpos cada uno de 100 hombres de frente y de 100 de fondo
    • Infantería
    • Caballería
    • Carros
  • Ejército de Ciro, rey de Persia:
    • Caballería
    • Sus armados pesadamente
    • Sus peltastes
    • Sus flecheros
    • Sus cierra hileras
    • Carros con torres, cada uno tirado por ocho pares de bueyes, uncidos a 8 lanzas
    • Linea de carro de bagage
    • Carros falcados
    • Carro de Abradates
    • Tropa de camellos
    • Reservas
    • Reservas que pasaron contra los flancos del enemigo
  • Si se compara este orden de batalla descrito por Jenofonte ("La Ciropedia", México, 1947-48, 2 volúmenes; "Anábasis", Madrid, Cátedra, 1999 ), puntualmente el mismo que describe el caballero Jean-Charles de Folard, autor del siglo XVIII ("Nouvelles decouvertes sur la guerre:...", Paris, Josse & Labottiere, 1724; "Histoire de Polybe", Amsterdam, Merkus, 1774, 7 tomos), cualquiera se sorprendera de lo que añade su fecunda imaginación (Tomo 3, página 190) y dice que Ciro temía, es verdad, ser cercado y tomado por la espalda, pero "no ser encerrado entre dos grandes ejércitos", por lo siguiente:
    • Sus carros de guerra no marchaban sobre una sola linea, pues que los dos tercios cubrían sus alas
    • Sus tropas a la ligera, no formaban solo una tercera linea, sino una tercera y una cuarta
    • Los flancos de su ejército no estaban cubiertos de una larga hilera de carros de bagages, marchando unos detrás de otros, pues esta no era la primera linea de carros de guerra, sino la última compuesta de carros de torres
    • Ciro, el príncipe persa, no tenía la intención de reducir los enemigos a combatir solo donde él quisiese, sino la de librar batalla en la llanura, donde había acampado como ellos en la noche precedente (el mismo Autor habla de un campo encerrado que formaba un cuadrilatero; pero aquí solo se trata de un orden de batalla, y no de un campo)
  • El estudioso de arte y ciencia militar y erudito de la milicia griega, Paul-Gédéon Joly de Maizeroy dejó escrito en su obra "Cours de tactique theórique, practique et historique...", Paris, Jombert, 1766, en 2 tomos, con gran exactitud la marcha y el orden de batalla de los persas (tomo 1, páginas 122 y siguientes; también del mismo autor "Traité de tactique: pour servir de suplplément au Cours de tactique théorique...", Paris, J.Merlin, 1767, 2 volúmenes)


Cartago

Sin embargo, hubo en África una nación, que más hábil o de cualidades mejor equilibradas, acogió la doctrina militar de los helenos, y luego que una persona de Lacedemonia llamado Jantipo batió a Régulo y salvó a Cartago, este pueblo se apresuró a imitar la organización y táctica de los griegos, con lo cual constituyó un estado que llegó a la cumbre de la gloria en sus luchas con Roma.



Roma

En el seno de Italia se alzó un nuevo poder, Roma, cuyos progresos siempre cecientes en el arte de la guerra, habían de eclipsar la supremacía de cuantos les precedieron y en el siglo IV adC., en la ciudad etrusca de Veyes, nace la célebre organización legionaria con tropas permanentes, campañas de invierno y surgen los principios fundamentales de la guerra metódica que aplicó Roma mejor que ningún otro país y por su espíritu de asimilación, que fue siempre elemento eficacísimo de sus progresos, perfeccionó su sistema de guerra con todo lo que encontró ventajoso en los descendientes de Alejandro, al tropezar con el capitán más hábil de Grecia por el año 281 adC., Pirro de Epiro ( a pesar de los quebrantos sufridos en los primeros encuentros contra Pirro, los romanos intentaban siempre sacar lecciones provechosas de sus derrotas).

En el 107 adC., Cayo Mario, a quien fuera injusto negar cualidades distinguidas entre los romanos de merecido renombre, introduce trascendentales reformas en el organismo militar romano, variando, no la esencia de la legión romana que es inmutable, sino la forma y los accidentes del arte de la guerra, acomodando las cosas para que se destaque después la ingente figura de Cayo Julio César , que con la de Alejandro Magno y Aníbal, constituye la trinidad esplendorosa, sobre el que descansa el edificio militar de la Antigüedad.




Referencias

Bibliografía


Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, Barcelona, 1887-1910,Montaner i Simón editores, 29 volúmenes.

José Almirante y Torruella.-Diccionario militar:..,Madrid, Impr. y litografía del Depósito de la guerra, 1869, (reeditado en el año 1989 por el Ministerio de Defensa del Reino de España en 2 volúmenes)

Encyclopedia metodica, Madrid, Antonio Sancha, 1788-94, 12 volúmenes Bibliografía complementaria

Alonso Baquer, M..-A qué denominamos guerra?, Madrid, Ministerio de Defensa, 2001

Andrés Sáez de Santa María, Mari Paz.-El Arbritraje internacional en la práctica convencional española (1794-1978), Oviedo, U. de O., 1982

Badía Martí, Ana María.-El Arreglo pacífico de controversias en la Organización de Naciones Unidas, Barcelona, Bosch, 1994 Bouthoul, G..-Ganar la paz: evitar la guerra, Barcelona, 1970 Cano Hevia, J..-De la guerra y la paz, Madrid, Ministerio de Defensa, 1988

Clausewitz, C. von.-De la guerra, Madrid, La Esfera de los Libros, 2005

Contamine, P..-La Guerra en la Edad Media, Barcelona, Labor, 1984 Fuller, J.F.C..-La Dirección de la guerra, Barcelona, Luis de Caralt, 1965

Gracia Alonso, F..-La Guerra en la protohistoria:..., Barcelona, Ariel, 2003

García Caneiro, José.-Guerra y filosofía: concepciones de la guerra en la historia del pensamiento, Valencia, Tirantlo Blancht, 2002 González Gómez, J.P..-Aptitudes cognitivas para entornos de alta tecnología militar, Tesis doctoral, 1993

Haggenmacher, P..-Guerra justa y guerra regular en la doctrina española del siglo XVI, Ginebra, Comité Internacional de la Cruz Roja, 1992

Horowitz, I.L..-La idea de la guerra y la paz en la filosofía contemporánea, Buenos Aires, 1960

Howard, M.E..-Las Causas de la guerra y otros ensayos, Madrid, 1987 Kaldor, M..-Las Nuevas guerras: la violencia organizada en la era global, Barcelona, Tusquets, 2001

Maquiavelo, N..-Del arte de la guerra, Madrid, Tecnos, 1995 May, Larry.-War crimes and just war, Cambridge, 2007 Merchán, A..-El Arbitraje: estudio histórico jurídico, Sevilla, Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 1981

Patiño Villa, C.A..-Guerra de religiones:..., Bogotá, 2006 Peñarroya i Prats, Miquel.-El Lenguaje militar:.., Madrid, Ministerio de Defensa, 2002

Peralta, J..-Baltasar de Ayala y el derecho de guerra, Madrid, Ínsula, 1964

Prince, T..-Intermediaries in International conflict, Princenton, 1002

Rodríguez Molinero, M..-La Doctrina colonial de Francisco de Vitoria o el derecho de la paz y de la guerra, Salamanca, Librería Cervantes, DL, 1998

Segovia, T..-El hombre entre la guerra y la paz, Barcelona, Labor, 1968

Sohr, R..-Claves para entender las guerras, Barcelona, 2003; Las guerras que nos esperan, Barcelona, Ediciones B, 2000 Thorne, S..-The language of war, London, 2006

Toynbee, A.J..-Guerra y civilización, Madrid, Alianza, 1976 Truyol Serra, A..-Los Derechos Humanos, Madrid, Tecnos, 1971; autor del estudio preliminar de la obra Los Derechos humanos: declaraciones y convenios internacionales, Madrid, Tecnos, 2000; Fundamentos de Derecho internacional público, Madrid, Tecnos, 1977; Las Grandes Potencias en la sociedad internacional:..., 1959; Historia de la filosofía del Derecho y del Estado, Madrid, Alianza, 2004, 3 volúmenes; autor del volumen primero de la obra La integración europea: análisis histórico-institucional con textos y documentos, Madrid, Tecnos, 1999-2002; La Sociedad Internacional, Madrid, Alianza, 1993

Virilio, P..-Guerre et cinema, Paris, 1984 Walzer, M..-Guerra, política y moral, Barcelona, Paídos, 2001 Zin, H..-Sobre la guerra: la paz como imperativo moral, Barcelona, Debate, 2007

Anuario de estudios sobre paz y conflictos, Barcelona, Fontamara, U.N.E.S.C.O, 2 volúmenes

Alerta 2005: informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de la paz, Bellaterra, Escola de la Cultura de Pau, 2005

Guerre et paix de Machiavel à Hobbes, Paris, Libr. A. Collin, 1972 Hugo Grotius and international relations, Oxford, Oxford University Press, 2003

La guerra en la antigüedad:..., Madrid, Ministerio de Defensa: Fundación de Caja Madrid, 1997

La Guerra: realidad y alternativas, Madrid, Editorial Complutense, 1992

Panorama estratégico 2002/2003/ Instituto Español de Estudios Estratégicos, Real Instituto Elcano, Madrid, Ministerio de Defensa. Secretaría general Técnica, 2003




Este Artículo es de la Enciclopedia Libre Universal en Español. http://enciclopedia.us.es/

Obtenido de "Guerras en la Antig%C3%BCedad"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Guerras en la Edad Contemporánea — Saltar a navegación, búsqueda Guerras en la Edad Contemporánea Contenido 1 Evolución en el tiempo 1.1 Asia 1.2 Oriente 1.3 …   Wikipedia Español

  • Guerras Samnitas — Parte de la unificación romana de Italia Mapa de Italia y Sicilia hacia el año 400 a. C. Fecha …   Wikipedia Español

  • Guerras Romano-Sasánidas — El Imperio romano y sus vecinos en el siglo II. Las Guerras Romano Sasánidas fueron una serie de conflictos militares que enfr …   Wikipedia Español

  • Antigüedad clásica — La Antigüedad clásica es un término amplio que abarca un largo período en las áreas dominadas por Grecia y Roma; es decir, se identifica con el periodo greco romano de la Edad Antigua en el mundo grecorromano: la Cuenca del Mediterráneo y el… …   Wikipedia Español

  • Guerras Latinas — Las Guerras Latinas fueron una serie de enfrentamientos que tuvieron lugar en la Antigüedad en la península itálica. Los contendientes fueron la ciudad de Roma, instaurada en República, contra los pueblos itálicos del Lacio (latinos y faliscos)… …   Wikipedia Español

  • Guerras Latinas — Serie de enfrentamientos que tuvieron lugar en la Antigüedad en la península itálica. Los contendientes fueron la ciudad de Roma, instaurada en República, contra los pueblos itálicos del Lacio (latino faliscos) debido al interés de Roma por… …   Enciclopedia Universal

  • Demografía en la Antigüedad — Saltar a navegación, búsqueda Para otros usos de este término, véase Antiguo Régimen demográfico. La demografía de la Antigüedad es el estudio de la población en la Edad Antigua a través de la ciencia de la demografía.[1] Cronológicamente abarca… …   Wikipedia Español

  • Historia militar/Guerras Púnicas — Wikiproyecto:Historia militar/Guerras Púnicas Saltar a navegación, búsqueda Atajo PR:PUNPR:PUN Historia militar/Guerras Púnicas …   Wikipedia Español

  • Wikiproyecto:Historia militar/Guerras Púnicas — Atajo PR:PUNPR:PUN Historia militar/Guerras Púnicas …   Wikipedia Español

  • Música en la Antigüedad — Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas. Puedes añadirlas así o avisar …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.