José María Pemán


José María Pemán
José María Pemán Pemartín
Nacimiento 8 de mayo de 1897
Cádiz, España
Fallecimiento 19 de julio de 1981
Cádiz, España
Ocupación Escritor y periodista
Cónyuge Carmen Domecq Rivero
Hijos Nueve

José María Pemán y Pemartín[1] (Cádiz, 8 de mayo de 1897 – ídem, 19 de julio de 1981) fue un activista monárquico, poeta, dramaturgo, escritor, articulista y orador español que se significó por su su conservadurismo católico y por su apoyo político a la Dictadura de Miguel Primo de Rivera (marqués de Estella), al golpe de Estado militar (1936) contra la II República, al Régimen dictatorial subsiguiente (Movimiento Nacional) y finalmente a la opción monárquica de don Juan de Borbón (conde de Barcelona).

Contenido

Juventud

Casa donde nació Pemán en Cádiz. Calle Isabel la Católica.
Placa Pemán.jpg

Junto con su hermano César, procedía de una familia de la buena sociedad de Cádiz. Su padre fue el abogado en ejercicio y diputado conservador gaditano Juan Gualberto Pemán y Maestre, perteneciente a la familia política de la Restauración, y su madre María Pemartín y Carrera Laborde Aramburu, de entronque jerezano.

En la fachada de la casa en que nació en Cádiz (calle Isabel La Católica nº 12) existe una gran lápida, con una figura alegórica con la estética de la época, y su busto en bajorrelieve en bronce, obra del escultor Juan Luis Vassallo.

Estudió el bachillerato en el colegio del Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz (marianistas).[2] A Sevilla irá a estudiar Derecho, carrera necesaria para todo joven con aspiraciones, doctorándose en Madrid con la tesis Ensayo sobre las ideas filosófico-jurídicas de La República de Platón. Esta es la única referencia curricular conocida en su formación intelectual. Durante dos años trabajó como penalista[3] pero, como auténtico humanista y ciudadano libre, su habitus social le permitió decidir por sí mismo qué hacer, cómo y cuándo, sin obedecer más que a las leyes civiles.

Protegido de la necesidad, dispuso del tiempo suficiente para leer, escribir, meditar o curiosear en la cosa pública.

No voy de la gloria en pos,
ni torpe ambición me afana,
y al nacer cada mañana,
solo le pido a Dios:
casa limpia en que albergar,
pan tierno para comer,
un libro para leer,
y un Cristo para rezar...("De la vida sencilla")

Socio desde muy joven del clasista Casino Gaditano[4] y del Ateneo,[5] huyó de la bohemia, de la Residencia de Estudiantes y de círculos librepensadores. La formación literaria de Pemán fue de un riguroso clasicismo español y grecolatino. Hacia 1920 entra en contacto con el modernismo tardío gaditano y, más tarde, con la poesía de Gabriel y Galán (1870-1905) y la poesía castellana.[6] Su primer poema conocido es el Nocturno a Margarita, escrito a los 14 años:

"Sé que no me entiendes todavía, / pero te juro que llegará el día en que me entenderás. /Basta por hoy decirte que querer no es la paz / de estos lazos nocturnos de palabras de miel,/quererse, Margarita, es una cuestión / mucho más triste y mucho más cruel".

Su inicio literario fueron las justas poéticas belle époque (juegos florales).[7] Obtuvo el primer premio en su ciudad natal, cantando en su centenario al beato fray Diego José de Cádiz. En los Juegos Florales de Sanlúcar de Barrameda (agosto de 1922) en los que fue mantenedor el patriarca del periodismo José Ortega Munilla, obtuvo la «flor natural» con una composición titulada El Viático, que se hizo muy famosa y con lo que comenzaría su carrera de escritor. Por estos méritos, a los 23 años fue elegido académico de número de la Real Academia Hispano Americana de Cádiz,[8] en la que leyó un discurso de ingreso sobre La poesía hispano-americana. Escribió obras de tema costumbrista andaluz (De la vida sencilla, 1923; Nuevas poesías, 1925; A la rueda, rueda, 1929; En el barrio de Santa Cruz, 1931, y otras muchas). Desde muy joven adquirió la gentil costumbre de enviar ejemplares dedicados de sus libros recién publicados a personalidades que podían ayudarlo. De esta manera conoció a Ángel Herrera Oria, que le permitió escribir en El Debate.

Heredó una "finca de recreo" con viñedo en Jerez de la Frontera adonde se retiraba a escribir. A los veintisiete años contrajo matrimonio con María del Carmen Domecq Rivero Núñez de Villavicencio y González, de familia prócer jerezana. Se conocieron, ella a lomos de un caballo blanco y él a la grupa de un corcel «torcido y maltrecho».[9] Era un mozo gallardo, guapo, bien plantado, que llevaba una vida intensa y que [tendría] muchos hijos.[10]

Pero volvamos al caso.
Móntate a la grupa mía.
No hay en toda Andalucía
caballo de mejor paso
ni de andar más señoril.
Vamos a echarle un vistazo,
niña, a la Feria de Abril...
Pemán y la ciudad de Cádiz estuvieron siempre muy unidos. Inventó el personaje de La Piconera. Piropeaba a Cádiz llamándola «Señorita del mar, novia del aire o ciudad de la gracia, la razón y la medida». Sin embargo nunca abandonó el toque solariego jerezano.

La Dictadura

En tanto que intelectual católico-escolástico Pemán amaba la «buena sociedad antigua», simbolizada por el ideal de la «buena Iglesia antigua» y el «buen rey antiguo». Su ideario podía sintetizarse en su frase:

«La gran lección de España fue quedarse sentada sobre las piedras y las tumbas y estarse allí a solas con Dios».[11]

De acuerdo con la marcha de los tiempos, el joven recién doctorado en las ideas de Platón y Menéndez Pelayo fue derivando de manera natural hacia unos parámetros de clase de la derecha más radical, nacionalista, autoritaria y corporativista.

No se consideraba a sí mismo un político pero, aun expresándose, como solía, en el versátil "lenguaje del alma", prestó un apoyo ideológico importante al regeneracionismo de la Dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1929). Pemán creía que la Unión Patriótica (UP) era una fachada democrática necesaria para que la dictadura monárquica no se convirtiera en despotismo.[12] Fue nombrado secretario de la Asamblea Nacional Consultiva primorriverista por el dictador jerezano (y pariente) y, un poco antes, en julio de 1927, presidente en Cádiz de UP con lo que se convirtió en uno de los principales poderes fácticos de la región.

Desde su cargo Pemán fue uno de los máximos responsables de que el viejo cacicazgo persistiese.[13] En este sentido, tras ser obligado a dimitir de UP el cacique gaditano Luciano Bueno Sáenz, recomendó a Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera (marqués de Villapesadilla) para su designación como alcalde (no electo) de Cádiz en 1927.

Con un escapismo muy andaluz, a Pemán le gustaba aclarar que él no era político y, por ende, no actuaba en nombre de algún partido.

«Yo hablo —decía Pemán— en nombre de toda la profundidad de la conciencia de España, que queda más allá de todos los partidos, de todos los distritos. Yo hablo en nombre del viento que entra y sale, como por los ojos vacíos de una calavera, por los huecos de los paredones de los conventos derruidos y las iglesias quemadas, y hablo en nombre del silencio tradicional de la madrugada del Viernes Santo de Sevilla; yo hablo en nombre de las escuelas sin cruces, de los cementerios sin capilla, de las verdades profundas de nuestra tradición».[14]

Hacia el final de la Dictadura el asambleísta de UP era ya un personaje público consolidado que aparecía con mucha frecuencia en la prensa nacional. La devoción de Pemán por la Monarquía y Alfonso XIII se acrecentó aún más cuando Palacio tuvo la condescendencia de nombrarlo

Cruz de San Jorge de Montesa que utilizaba Pemán como membrete en su correspondencia más exclusiva.

Gentilhombre de cámara con ejercicio a propuesta de la Real Academia Hispano Americana de Cádiz.[15] Con el advenimiento de la Segunda República Española, el 14 de abril de 1931, dicho cargo fue suprimido. Había en aquel momento 520 Gentilhombres de Cámara con ejercicio en activo . Pemán nunca más se refirió a este cargo honorífico . Por la misma época fue armado caballero y tomó el hábito de la Orden de Montesa[16] en la iglesia de la Concepción Real de Calatrava . Más tarde, envió al rey un libro suyo dedicado que despertó la curiosidad del monarca.[17]

En su declive parece que el dictador Primo de Rivera le había ofrecido los cargos políticos de director general de lo Contencioso, de Bellas Artes y el Ministerio de Instrucción Pública.[18] Ofertas estas en las que intuitivamente Pemán se mostró elusivo.


El pululante Pemán

A la caída de Primo de Rivera Pemán se mostró enormemente inquieto por su futuro político. Desde el periódico local gaditano La Información había defendido su paradigma ideológico antiliberal y antiigualitario, construído sobre el tetralema «Familia, Patria, Religión y Monarquía».

Posteriormente empezó a cultivar el periodismo político a mayor escala, escribiendo primero en El Debate y luego en el Abc de Madrid. En 1932 se incorpora al partido derechista gaditano Acción Ciudadana (AC).[19]

Emerge en la escena política esta vez como un combativo mitinero antirrepublicano, monárquico y ultraconservador. El filósofo José Ortega y Gasset lo llegó a calificar como "ese pululante señor Pemán".[20] Y es que en Pemán (como escribiera más tarde su amigo José María de Areilza y de Rodas, conde de Motrico) concurrían las tres condiciones que Cicerón exigía al orador romano: «que instruya, encante y conmueva al auditorio».[21] Por aquellos días su espíritu se encontraba inmerso en lo que Polanyi llamaba «una situación fascista» donde realmente no había manera de saber si un discurso político, una obra de teatro, un sermón, un desfile, una metafísica, una corriente artística, un poema o el programa de un partido eran fascistas o no.[22]

En 1933 arrebata la presidencia del Ateneo Gaditano al alcalde Enrique Álvarez López, de Izquierda Republicana tras reñidísimo escrutinio. Colaboró en la revista reaccionaria Acción Española, fundada por la aristocracia bajo la advocación de la Cruz de Santiago y auténtico vivero de ideólogos activos y conceptivos.[23] [24] [25]

En enero de 1933 funda con otros Renovación Española, un partido político integrista defensor de la restauración de Alfonso XIII (del que sería líder José Calvo Sotelo), con apoyos importantes entre la aristocracia y el caciquismo rural.

Se interesó por el mecanismo parlamentario democrático presentándose a diputado por Badajoz (1931) y por Cádiz (1933),[26] obteniendo escaño en la segunda oportunidad como monárquico independiente.[27] Un experto orador como Ramón Serrano Suñer dice en sus Memorias a propósito de la oratoria de Pemán:

“La oratoria de Pemán era fluida, metafórica, brillante y fácil de entender, con la que alcanzó éxito extraordinario como conferenciante. Hablando daba la ilusión de una gran facilidad improvisadora, lo que no correspondía a la realidad, pues, en su misma fluidez sin vacilaciones, se delataba el texto antes escrito y memorizado".

Otra cosa era la improvisación parlamentaria:

"La distancia entre la oratoria de tribuna o escenario y la oratoria parlamentaria es muy grande. La primera es un monólogo libre que funciona bien cuando se tienen en cuenta las inclinaciones del auditorio, casi siempre adicto. La segunda ha de plegarse rigurosamente a un tema dado; se produce de cara al opositor y con frecuencia debe, al menos en parte, improvisarse. Exige, pues, densidad en la preparación, rigor de conocimientos concretos y flexible prontitud para acomodar la expresión al momento”.[28]

Tras el fracaso de La Sanjurjada estuvo algunos días alojado en Gibraltar[29] y al respecto escribió unos "Salmos a los mártires del 10 de agosto".

A finales de 1935 aparecieron sus famosas «Cartas a un escéptico en materia de formas de gobierno»[30] en las que reprueba tanto a la monarquía liberal y parlamentaria como al accidentalismo que propugnaba la CEDA. Las circunstancias habían llevado a Pemán durante la República al neotradicionalismo radical: rechazaba la concepción liberal de la monarquía por otra inspirada en una supuesta tradición nacional paternalista-medieval-orgánica, fundamento de un estado pretendidamente nuevo, católico y corporativo.

Como otros intelectuales de Acción Española, estuvo influenciado ideológicamente por Menéndez Pelayo,[31] y entre los europeos por Vilfredo Pareto, Pierre Drieu La Rochelle, Jacques Maritain, Nikolái Berdiáyev y por el monarquismo protofascista europeo de Charles Maurras y de Sir Charles Petrie.[32] [33]

Participación política

Actividad parlamentaria

  • Dictadura de Primo de Rivera. Elecciones del 12 de septiembre de 1927 por Cádiz para Representantes de las Organizaciones provinciales de Unión Patriótica. Legislaturas: 1927–1928 y 1928–1929.
  • Cortes de la República. Elecciones del 19 de noviembre de 1933 por Cádiz. Independiente. Legislatura: 1933–1935.
  • Cortes españolas franquistas. Elecciones del 16 de marzo de 1943. Instituciones culturales. Legislatura: 1943–1946.

Partidos políticos sucesivos

Los años de plomo: la persuasión

Pemán había contenido su cólera hasta la muerte violenta de Calvo Sotelo: "España tiene desde ayer un mártir [...] . De esto no hay nada que decir. ¡Hay mucho que hacer !. ¡Y por Dios y por Santiago que se hará! ".[34]

Sobrevenido poco después el golpe militar de julio de 1936 Pemán, que se encontraba en el campo, se puso desde un primer momento a las órdenes del comandante rebelde marqués de Casa Arizón, en Jerez de la Frontera.

«La oficialidad y tropa del cuartel y del Depósito de Recría y Monta, falangistas, carlistas y elementos derechistas de la ciudad salían desde el cuartel en automóviles y camiones aplicando de forma efectiva las órdenes del comandante Arizón: ocupación del Ayuntamiento y de las instalaciones de Radio Jerez, despliegue de patrullas civiles y militares por las calles de Jerez, control de los accesos a la población y declaración del Estado de Guerra en toda la ciudad».[35] [36]

Joaquín Arrarás narra aquellos momentos:

"[...] acudiendo al cuartel de [lanceros de] Villaviciosa para unirse a los demás voluntarios de las diferentes facciones que se estaban concentrando allí atendiendo la llamada del Comandante Arizón, y en donde reinaba el buen humor, característico de esa ciudad, donde el nivel de la vida y el aire de la raza, por una admirable mezcla anglo-andaluza, producida por el negocio de vinos, tiene una distinción inconfundible. Se brindaba con el vino de la tierra y se hacía frente al momento difícil con una serenidad sonriente y deportiva. Entraban y salían falangistas, requetés, comerciantes, labradores, aristócratas... Salían a relucir las buenas escopetas de caza y los rifles de montería*. A cada hora aumentaba el improvisado ejército. Allí, entre otros, acudió de una finca de campo cercana, el poeta José María Pemán, que en seguida inició por el micrófono jerezano su serie de proclamas y arengas guerreras...".[37] [*Las balas de estas armas de coleccionista fueron identificadas muchos años después en los cadáveres desenterrados de las fosas, delatando la clase social de sus asesinos N. del E.].

Desde el inicio de la Guerra Civil española Pemán fue consecuente con sus ideas y se comprometió apasionadamente con los golpistas, como tantos otros autores reconocidos (Unamuno, Marquina, Benavente, Azorín, Baroja, Manuel Machado, Gerardo Diego, Pérez de Ayala, etc.).[38] Los intelectuales tenían una forma especial de luchar: usando su prestigio en la propaganda persuasiva se dirigían a la mente y al corazón de la gente, manipulando sus emociones e ideologizando sus conciencias . Como propagandista, se cree que el numen brillante de Pemán inspiró las dos joyas semánticas del bando sublevado: Cruzada y Movimiento Nacional.[39] Desde un principio Pemán adquirió el sobrenombre de «Poeta alférez, que siente, canta y vive la nueva Epopeya Nacional».[40] [41]

"José María Pemán, meridional en toda la acepción de la palabra, orador caudaloso, catarata lírica, que no se sabe cuándo habla prosas o devanea versos, pues todo lo que dice lo declama y todo sale de su númen con la arquitectura de la estrofa".[42]

Existen pocas evidencias historiográficas sobre los pasos de Pemán en aquellos brutales días de represión "en caliente". Se sabe que el mismo 24 de julio de 1936, emulando al general-locutor Gonzalo Queipo de Llano, desde las ondas de Radio Jerez arengó:

«La idea de turno o juego político, ha sido sustituida para siempre, por la idea de exterminio y expulsión, única salida válida frente a un enemigo que está haciendo de España un destrozo como jamás en la historia nos lo causó ninguna nación extranjera ».[43]

Desde la radio impartía doctrina fascista a los obreros de Jerez de la Frontera en sus alocuciones radiadas: «Obreros que me escucháis en cualquier parte: vamos a hablar un momento con el corazón en la mano [...]. Yo creo que estáis sentados frente a frente de mí a esta mesa. ¿Qué tomamos? [...]. Para salvaros de todo esto ha venido el Movimiento Nacional que, por serlo, es movimiento popular, ni de izquierdas ni de derechas, porque quiere que ambos se unan al Movimiento y le sostengan. Hay que unir estos dos frentes, lo nacional y lo social para obtener el equilibrio».[44]

Apologeta católico del orden y del caudillaje, el calvosotelista Pemán se definiría como un falangista: «mitad poeta, mitad monje». Convertido en ideólogo de la nueva situación, estaba convencido de que la guerra era «el choque de dos entusiasmos». Se haría acreedor a la victoria el que mejor canalizara el entusiasmo de su bando.[45] Se convirtió enseguida en el bardo de lo que se vino en llamar el Alzamiento Nacional[46] y en el fomentador de entusiasmos de la zona sublevada a través de su encendido verbo (“príncipe de la elocuencia castellana” que causaba admiración por el “galope desbocado de su bélico potro verbal”), su poesía de guerra o su prosa soberbia.

Como ejemplo sorprendente de su plasticidad literaria, citamos el Romancero carlista (serie de poemas que Pemán publicó en un álbum con el título de Por Dios, por la patria y el rey,[47] con ilustraciones de Carlos Sáenz de Tejada),[48] a pesar de su proclamada militancia monárquica alfonsina.

Pemán y los poetas de su bando querían "movilizar" para las armas también a la Poesía mediante un lenguaje español del alma o supranaturalista: una mezcla confusa de abstracciones metafísicas (del Ser Absoluto, del Espíritu, de Fe, de Valores Eternos, de Nuevo Renacimiento, etc.), de sinécdoques y de elaboraciones semánticas (tradicionalidad, destino divinal, cielo teológico etc.) incrustadas en una matriz épica violenta vagamente excitante.[49] [50] Formaban una plana mayor de entusiastas poetas de guerra, radicada en Burgos y dispuestos para acudir allí donde fueran requeridos por el mando: Luis Rosales, Agustín de Foxá (conde de Foxá y marqués de Armendáriz), José Mª Pemán, Manuel Machado, Dionisio Ridruejo, Leopoldo Panero, Luis Felipe Vivanco y otros.[51]

¿Qué pensaba el idealista Pemán de su poesía?. Acusado de cultivar una poesía «impura» por su carga folclórica, política o religiosa, él la calificaba de pura y "objetiva". No era moderna, como la que hacían sus coetáneos de la Generación del 27. Abusaba del romance y empleaba una métrica clásica y tradicional "porque el pueblo es también eternamente clásico".[52] Tenía un propósito: neutralizar a los falsos intelectuales,[53] desmontar el torvo empeño laico de la República y construir la España del futuro, mirando hacia atrás. Pero la metafísica poco podía frente a la inmanencia:

"Los hombres de estudio hemos de reconocer humildemente que no hay poema ni artículo como éste que el Ejército está escribiendo, con toscos renglones de sangre, sobre el cuerpo de la Patria".[54]

Pemán fue un entusiasta reportero de guerra destacando junto a El Tebib Arrumi (Víctor Ruiz Albéniz) y al que después fuera famoso locutor de radio, el chileno Bobby Deglané.[55] Instalóse a las puertas mismas de Madrid cuando parecía inminente la entrega de la capital a las tropas rebeldes. Por orden del Generalísimo iba en el mismo coche del coronel Eduardo Losas Camaña, el primer jefe que se aventuró a entrar.[56] [57] Tras la entrega se dirigió una vez más por Unión Radio a los madrileños tras los coroneles Losas Camaña (que se había convertido en alcalde) y Joaquín Ríos Capapé:

«Españoles, madrileños, hermanos todos que me escucháis. Ante mis labios temblorosos por la emoción más grande que he sentido en toda mi vida, tengo un micrófono envilecido durante años por la calumnia y por la mentira. Pero me bastará gritar ¡Viva España! y ¡Arriba España! [...] Españoles todos: Hoy ha entrado en Madrid, por encima de todo, el Caudillo, el caudillo Franco, el Caudillo del corazón grande, de la justicia, de la misericordia [...]».[58]

Segun Pemán, aquellos primeros tres o cuatro días en el Madrid redento se vivieron "de Jauja y Arcadia" a cargo de la intendencia militar.[59] Su encendida narración de la entrada en Madrid de las Fuerzas Nacionales la recogió en tres artículos que se publicaron en una cadena de diarios de España y América y fueron luego reunidos en un folleto titulado Historia de tres días.[60]

Responsabilidades políticas

Con categoría de ministro, fue nombrado por Franco presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza de la Junta Técnica del Estado (1–10–1936/29–1–1938) ayudado por el pediatra Enrique Suñer Ordóñez[61] como vicepresidente y por el auditor de guerra Eugenio Vegas Latapie como secretario. Tan pronto estos cruzados asumieron su papel de inquisidores, adoptaron con toda fidelidad los principios antiintelectualistas del integrismo católico, en contra de los principios republicanos, laicos y modernos, representados por la Institución Libre de Enseñanza. Pemán desempeñó un papel destacado en la definición y eliminación de lo que consideraron la «Anti-España».[62] Se empezó por la depuración del personal funcionarial docente:[63]

“El carácter de la depuración que hoy se persigue no es sólo punitivo, sino también preventivo. Es necesario garantizar a los españoles, que con las armas en la mano y sin regateos de sacrificios y sangre salvan la causa de la civilización, que no se volverá a tolerar, ni menos a proteger y subvencionar a los envenenadores del alma popular, primeros y mayores responsables de todos los crímenes y destrucciones que sobrecogen al mundo y han sembrado de duelo la mayoría de los hogares honrados de España… Los individuos que integran esas hordas revolucionarias (del Frente Popular), cuyos desmanes tanto espanto causan, son sencillamente los hijos espirituales de catedráticos y profesores que, a través de instituciones como la llamada «Libre de Enseñanza», forjaron generaciones incrédulas y anárquicas”.[64]

En palabras del Caudillo a los maestros: «Tras la maravillosa creación de Pemán, ensalzando la Patria y la Religión, sólo cabe una palabra: Amén, y así será».[65] Aunque Pemán se autoexculpara 17 años más tarde,[66] la actuación de este equipo (monárquicos del grupo de Acción Española) fue sumamente eficaz: entre 15.000 y 16.000 sancionados, de los que 6.000 maestros fueron separados definitivamente de la enseñanza, 3.000 fueron suspendidos de empleo y sueldo y alrededor de 6.000 perdieron su plaza al ser trasladados forzosamente de su localidad.[67] Se puede estimar que, aproximadamente, un tercio de los catedráticos de Universidad fueron represaliados.[68] [69] Los libros en general fueron clasificados como buenos o malos y éstos expurgados.[70] La enseñanza de la Historia como vía de transmisión de valores fue uno de los pilares de la escuela del franquismo, y precisamente, motivo de exilio de muchos maestros.[71] Aunque tuvo el pudor de no optar a ninguna cátedra universitaria, en 1942 Pemán fue presidente del tribunal de oposiciones a catedráticos de Instituto de Historia de España[72] e incluso había hecho sus pinitos como historiador con un texto oficial para las escuelas públicas de la nación.[73] La educación fascista ocupó su debido lugar.[74]

Devenido presidente del grupo Acción Española, Pemán dio su conformidad con los términos del Decreto de Unificación. Sus socios monárquicos ingresaron colectivamente en el nuevo conglomerado por invitación expresa de Franco (tuvieron, por tanto, la misma condición de “militantes” que los de la Comunión Tradicionalista y Falange), pues, según Pemán, tal fusión no era otra cosa que “un reflejo de lo que moral y espiritualmente venía realizándose desde hace cinco años en las páginas de su revista y en los actos culturales de su Sociedad, donde en la formación de unos unánimes pensamientos contrarrevolucionarios colaboraban siempre juntos los hombres de todas las tendencias que ahora se juntan y se estrechan”.[75] En octubre de 1937 Franco creó el Consejo Nacional de FET y de las JONS. La lista de los cincuenta consejeros comienza por Pilar Primo de Rivera (condesa del Castillo de la Mota), Tomás Domínguez Arévalo (conde de Rodezno), el general Gonzalo Queipo de Llano (marqués de Queipo de Llano) y José María Pemán.[76]

Considerado por todos como «el ingenio del Régimen»,[77] el fino andaluz que era Pemán aparentaba, sin descuidar su producción literaria, desenvolverse como un esteta despistado o aturdido, perplejo ante los entusiasmos que despertaba y arrastrado, malgré lui, por la vorágine política que asumió. En toda la zona Nacional proliferaron asociaciones pemanistas compuestas sobre todo por damas de la buena sociedad que acudían a sus estrenos.[78] De esta época es el curioso poema que Julio Rodríguez Puértola[79] califica como de «señoritismo andaluz vitivinícola». Se trata de una letrilla con la que Pemán celebraba la toma de Bilbao y la liberación de su amigo jerezano Tomás Domecq, publicada in extenso en ABC de Sevilla.

¿ No sabes lo que ha pasao? / No sé nada;
Pues escucha, que ha llegao / de Bilbao
el señorito Tomás / ¡Qué alegría!
Tú dirás... / Es que Bilbao y Jerez
¡ya se vuelven a encontrá! / ¡Ya está lograda la hazaña!
que nos vuelve a la unidá! / Y se abrazan otra vé
la boina del Requeté / y la guitarra con moña
y la Virgen de Begoña / besa a la de la Mercé.
¿Y don Tomás? ¿Muy nervioso? / ¿Cómo nervioso? / ¡Al revé!
Muy sereno y con hombría / Ya lo dice el ABC
casi toítos los días / «Pa calidad, Domecq» [... ][80]

Nunca luchó en los frentes. Nombrado Alférez Provisional Honorífico,[81] lo que más gustó a Pemán durante esta época fue el turismo de guerra de pompa y circunstancia: recorrer los frentes y pronunciar discursos, visitar a los generales en sus puestos de mando,[82] pasearse con uniforme militar o de Falange por las ciudades de la retaguardia, deleitar dando conferencias o alternar en los hospitales con heridos y enfermeras.[76] En mayo de 1938 viajó a Roma junto a Millán Astray. A su vuelta, ahíto de emoción, en el mismo barco escribió un artículo titulado "Esto os traigo de la Fuente misma...",[83]

"El Duce, Benito Mussolini, nos hizo el altísimo honor a la misión de Franco, de invitarnos a presidir, con él, la fiesta de la Levo fascista. [...] Yo, con mis ojos ilusionados de poeta, el general con su ojo único de héroe devorábamos, nos bebíamos materialmente aquella figura que lleva en sí el secreto del Destino..."

Más tarde describirá al personaje:

"Un César, claro y semidivino,
con un cráneo redondo como un casco de acero
y un labio prominente que arremete al Destino".

En palabras de Carmen, su mujer, durante la guerra, en un año, y en repetidas permanencias, sólo estuvo dos meses en casa.[84] Según él mismo declarará más tarde en su «Confesión General»: «...y yo creí entender cuál tenía que ser mi parte de esclavitud y de responsabilidad. Había pasado la hora de las crónicas ligeras y de los romances cortos. Yo creí entender que había llegado la hora de intentar un poema épico…».[85]

El poema de la Bestia y el Ángel

En 1988 publicó en Zaragoza su monumental Poema de la Bestia y el Ángel.[86] La redacción de este largo poema, lleno de alegorías, le llevó un año entero. En la introducción el autor se compara a sí mismo con Cellini y Goethe.[87] El Poema de la Bestia y el Ángel llegó a ser considerado como el paradigma épico de la Nueva España y de la Cruzada. Pemán se eleva a la literatura apocalíptica.[88] En el primer canto hay una "Visión del octavo candelero" en el que la Iglesia española (el octavo candelero) estaba en peligro de extinción. Intentaba plasmar la idea de que el Padre Eterno miraba con especial complacencia las cosas de España.[89]

"Cuando hay que consumar/la maravilla /de alguna nueva hazaña /Dios estaba en un trono/y los ángeles que están junto a su silla/miran a Dios... y piensan en España".

Pemán desarrolla su providencialismo histórico: la Bestia, simbolizada por un auto blindado, pelea con el Ángel, un joven soldado, analfabeto, aragonés y cristiano de 16 años. La Bestia muere.

Por aquellos días un literato, entonces joven, escribió de Pemán lo que sigue: «No creo que poeta contemporáneo alguno haya visto más diáfanamente el ser y el sentir de la poesía».[90] Un historiador católico, que se sabía de memoria el poema, no acertaba a explicarse a posteriori el por qué "los rojos" jamás citan a Pemán ni mucho menos su poema.[91]

Pemán colaboró también con los departamentos de propaganda de Falange en cuantas ocasiones fue requerida su pluma. A propósito de las cocinas de Auxilio Social escribió en octubre de 1939 esta frase cruel:

[...] ésta es generosa guerra al revés, en la que son los conquistados los que reciben el botín.[92]

Aunque no destacó como orador parlamentario, Pemán pronunció centenares de brillantes discursos políticos, académicos, panegíricos y de circunstancias. Como ejemplo de los excesos de entusiasmo suscitados por su oratoria se cita el incidente del 12 de octubre de 1936 cuando se conmemoraba en el paraninfo de la Universidad de Salamanca el Día de la Raza. Pemán asistió expresamente invitado por el Rector Miguel de Unamuno, cuyo Claustro un mes antes había suscrito un ardoroso "Mensaje a las Academias y Universidades del mundo acerca de la Guerra Civil española" donde se justificaba el alzamiento y se condenaba a la República, solicitando solidaridad y apoyo internacionales.[93] Comenzó a hablar el Decano José María Ramos Loscertales seguido del dominico Vicente Beltrán de Heredia, catedrático que sería de Ciencia (sic) Escolástica, y fue seguido por Pemán, que leyó un texto de exaltación de la juventud española, con pronunciamientos en torno a su tesis favorita de los españoles como pueblo de Dios y la impactante apelación a «España y siempre España y nada más que España». Le siguió el profesor Francisco Maldonado de Guevara en el mismo estilo. Ambos desarrollaron sus vibrantes «oraciones universitarias de Hispanidad» en las que, como reconoció Pemán, existió un exceso de vehemencia. Fue a continuación cuando inopinadamente Unamuno se levantó y pronunció sus célebres airadas palabras donde al «Venceréis pero no convenceréis, venceréis porque tenéis la fuerza pero no convenceréis porque os falta la razón» del rector de la Universidad replicó el tuerto y manco general Millán Astray, por entonces en la propaganda de Franco, con un «¡Mueran los intelectuales!». Según la versión posterior de Pemán, Millán realmente dijo «¡Mueran los falsos intelectuales traidores, señores!».[94]

Hugh Thomas cita que al final de otro discurso en Sevilla Pemán llamó a Gonzalo Queipo de Llano «la segunda Giralda».[95] En su afán propagandístico comprometió el carisma del pusilánime músico gaditano Manuel de Falla, quien se avino a adaptar el "Canto de los Almogávares", de Los Pirineos de Felipe Pedrell, a su "Poema de la Guerra" como un Himno Marcial (para voz, piano y tambor) dedicado al ejército del generalísimo Franco.[96] [97]

Poco reconocido en el extranjero, en el lado republicano no dejaron de cuestionar el estro poético de Pemán:

Poeta del engaño y la mentira,
que conduces un burro por pegaso,
tus versos atormentan el Parnaso
y destrozan las cuerdas de la lira.
Al pasado tu númen se retira
y canta la barbarie y el atraso;
la maldita epopeya del fracaso
de una casta traidora que delira
Latebroso poeta sin entraña,
que el obispo acompaña con la vela;
de la tierra sin luz, polichinela
que pasas arrojando como araña,
como viejo patriota de cazuela,
tu veneno mortal a nuestra España.[98]

Terminada la contienda, Pemán compuso un "Soneto a José Antonio" en una corona junto a otros poetas significados en un volumen primoroso[99]

José Antonio/No sé decir tus obras: no el riente/fruto de tu pensar claro y tranquilo:/porque me lleva el corazón en vilo/

la inmensa humanidad de la simiente./ Tu obra es sonora, exacta y evidente./ Tu vida es un recóndito sigilo./Tu obra es dureza: y es tu vida un hilo/ frágil que, aún vivo, te hizo ya el Ausente./ Y esa es la gran verdad: esa que llena/tu vida de tu ser más hondo y serio./Esa: la duda, la ilusión, la pena,/

la palmera, la sangre, el cementerio./La obra tuya ¡qué clásica y serena!/La obra de Dios en ti... ¡qué hondo misterio!/

y recibió un homenaje explícito por su liderazgo poético de guerra en el libro Antología Poética del Alzamiento (1936-39), que le fue dedicado.[100]

En 1940 abrió casa en Madrid en la calle Antonio Maura nº 9, que usaba intermitentemente. Nunca mudó el hogar familiar de Cádiz/Jerez de la Frontera, probablemente por influencia de su esposa.

«Mi padre era un ser muy afable y adoraba a nuestra madre, María del Carmen»[...]«No se nos olvidará, ni a mis hermanos ni a mí, cuando nos reunía en casa para leer la obra de teatro que acababa de escribir. Mi madre, tras escucharle, le decía sobre alguna frase o pasaje: 'José María, eso es una tontería'. Y él obedecía».[101]

Controversias y legado final: «el bueno de Pemán»

La Academia y Pemán

Queriendo consolidar su carrera literaria, el 6 de marzo de 1936 se postuló, en candidatura única, a miembro de número de la Academia de la Lengua, que le aceptó el 26 de marzo de 1936. La guerra paró su ingreso. Pero siendo Pemán ministro (presidente de la Comisión de Educación y Cultura), Franco se propuso controlar desde Salamanca la cultura oficial, de cara al exterior, agrupando a los escasos académicos residentes en la zona franquista. Surgió de la fantasía de Eugeni D’Ors la idea de crear un organismo en el que, reunidas todas las Academias, se pudieran realizar sesiones mas o menos espectaculares. Por decreto de Franco de 1 de enero de 1938 se funda el Instituto de España.[102] En su virtud los académicos dispersos debían reingresar prestando un extraño juramento preceptivo.[103] El presidente legítimo de la Real Academia de la Lengua había sido Menéndez Pidal. Aunque no había sido perseguido por el régimen, en el artículo 9º del decreto Franco designa a Pemán su presidente accidental aun sin ser miembro numerario. Un año después, en diciembre de 1939 leyó Pemán su discurso de admisión y tomó posesión del sillón "i".[104]

Monumento a José María Pemán en Cádiz

El monarquismo alfonsino (componente del conglomerado franquista) al que pertenecía Pemán, iba tomando distancias del excesivo protagonismo falangista.[105] El 13 de julio de 1940, en la última de una serie de conferencias sobre José Calvo Sotelo, en un acto solemne celebrado con asistencia de Ramón Serrano Suñer[106] en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, Pemán pronunció un intencionado discurso . Explicó a su manera que el auténtico artífice del Nuevo Estado español había sido José Calvo Sotelo y que José Antonio Primo de Rivera habría aportado meramente los gestos, los símbolos y la retórica. Suscitó una reacción airada entre los dirigentes del Régimen y la indignación de Miguel Primo de Rivera (segundo marqués de Estella), hermano de José Antonio, que dirigió una carta muy injuriosa al Presidente de la Real Academia Española acusándolo de "desafección al Régimen". Pemán le contestó retándole a duelo.[107] Los padrinos serían Camilo Alonso Vega y Ricardo Rada por Pemán y Manuel Mora-Figueroa y Manuel Halcón (marqués de Villar de Tajo) por Miguel Primo. Ante el escándalo que suponía para el régimen, todo se arregló y no hubo nada.[108] [109] Pero José Ibáñez Martín (conde de Marín), a la sazón Ministro de Educación Nacional, por Orden publicada en el Boletín Oficial de 24 de julio de 1940 cesaba a José María Pemán del cargo de presidente de la Real Academia, nombrando en su lugar a Francisco Rodríguez Marín. También su nombre desapareció del nuevo Consejo Nacional de FET y dejó de escribir en ABC durante dos años. Tras este baldón, Pemán comprendió y subordinó sus ambiciones políticas a sus ambiciones literarias.

En 1941 recorre Argentina, Chile, Perú etc. pronunciando conferencias sobre espiritualidad histórica hispanoamericana (una sola fe en una sola lengua). A la muerte de Rodríguez Marín Pemán es nombrado de nuevo presidente de la Real Academia, aunque en diciembre de 1947 debe renunciar a la reelección para que le fuera devuelto en justicia el cargo a Ramón Menéndez Pidal[110] (desplazado por Pemán en 1939 como presidente legítimo que había sido durante la República) y que había regresado de su breve exilio . A este respecto, los recuerdos de Pemán son más bien confusos:

"Don Ramón [Menéndez Pidal] estuvo ausente de la Academia unos cuatro años, primero fuera de España y luego, enfrascado en sus trabajos, resumiendo su vida entre su jardín y su biblioteca ".[111]

Volvió el matrimonio Pemán al turismo de Hispanidad en 1948, donde fue elegido miembro de la Academia Argentina de Letras. Su periplo en Buenos Aires se inició con un ciclo de 6 conferencias pronunciadas en el Teatro Cómico sobre "Panorama de España y el Mundo". Los periodistas argentinos admiraron el modus operandi pemaniano

"que tiene la virtud rara, por cierto, de imprimir galanura y amenidad a las cuestiones mas transcendentales, bien de la alta política mundial, bien de la esencia más profundamente espiritual".[112]

Aprovechó para estrenar tres de sus obras de teatro con la actriz Lola Membrives y Antonio Martelo tituladas "La Casa", "El Río se entró en Sevilla" y "Toda la Verdad". En un tercer viaje por Centroamérica fue agasajado por Trujillo y Perú le concedió la Gran Cruz de la Orden del Sol.

Elegido miembro de la Real Academia de Jurisprudencia en la década de los 60, no presentó su discurso de ingreso en la corporación dentro del plazo reglamentario y sus correspondientes prórrogas, por lo que la Academia declaró vacante su plaza.[113]

La causa juanista

Terminada la 2ª Guerra Mundial con la derrota de los fascismos, los moralistas ya no predicaron el heroísmo sino la sabiduría.[114] La antinomia fascista/antifascista fue rápidamente substituída por la antinomia comunismo/anticomunismo. Transmutado en "liberal educado", en sus propias palabras,[115] en esta etapa de su vida Pemán, que ya se iba convirtiendo en Gloria Nacional de las Letras,[116] se comprometió obsesivamente, en sus actos y en sus escritos, en la sucesión de Franco por una monarquía sustentada en el pretendiente «natural» al trono de España, exilado en Estoril (Portugal), don Juan de Borbón Battenberg[117] conde de Barcelona. Como Procurador en Cortes que era, en junio de 1943 Pemán no se había adherido, al parecer, al grupo de 27 procuradores que presentó al Jefe del Estado una petición formal conocida como el Manifiesto de los Veintisiete en favor de una rápida restauración monárquica. Hay alguna opinión en contra[118] aunque desde luego no fue represaliado como otros. Si bien muchos monárquicos se exiliaron Pemán, Juan Ignacio Luca de Tena (marqués de Luca de Tena), Alfredo Escobar Ramírez (marqués de Valdeiglesias) y otros formaron una corriente monárquica contemporizadora. Consistía en estar a bien con el Movimiento y con Estoril hasta que el general Franco declinase. Les gustaba aquel régimen católico, sin partidos y sin revolucionarios, pero todo aquello tenía que estar regido por el rey don Juan III, a lo que Franco se oponía sistemáticamente.

Presidió el consejo privado del conde de Barcelona (formado por cortesanos virtuales) entre 1960 y 1964. Se consultaban, emitían comunicados y manifiestos y todos los años se reunían a almorzar en Villa Giralda. Pemán tuvo que dimitir, al parecer porque sufrió un ataque cerebral en un viaje a Ceuta en agosto de 1964.[119] Siguió militando a título honorífico manteniendo además una buena relación con el régimen de Franco. El Caudillo dijo en una ocasión:

"Pemán es un caballero y nunca he tenido ninguna queja de él, a pesar de su agudeza política soltando indirectas y alusiones en sus discursos y artículos. A veces tira con bala, pero sabe guardar al Movimiento Nacional la admiración y el respeto que le debe todo buen patriota. Es como otros que rodean a D. Juan, entusiasta de sus aspiraciones, pero desenvolviéndose siempre dentro de la mayor corrección».[120]

Pemán daba una de cal y otra de arena afirmando, por ejemplo,:

"Franco acierta siempre y tiene a su lado una suerte descomunal. La Providencia echa para él "horas extraordinarias".[121]

Seguiría dedicando sus esfuerzos a la causa monárquica procurando, mediante un prudente colaboracionismo[122] con el régimen franquista, el acercamiento a modelos políticos occidentales.

«Convénzase Pemán —le decía Franco—, Europa está equivocada» a lo que Pemán contestaba: «¿Y por qué no probamos a equivocarnos también nosotros, mi general?».[123]

La causa juanista fracasó en julio de 1969 al ser designado por Franco el príncipe Juan Carlos como sucesor a titulo de rey. El Consejo privado y el Secretariado político fueron disueltos.

No obtuvo título nobiliario ni de Franco ni de la dinastía,[124] a los que sirvió con lealtad. Pero dos meses antes de su muerte el rey Juan Carlos I le impuso el collar de la Orden del Toisón de Oro, en cierto modo equivalente a un título nobiliario, si bien no transmisible.[125] Fiel defensor del Derecho Natural, siguió justificando lo que él llamaba "justicia pura": "España es un país enamorado de la justicia pura, y por eso es poco respetuoso con la justicia positiva y leguleya".[126]

Coda

Creador de opinión, "ése chaval de setenta años que se ha convertido en el desayuno de España [...] sus artículos en ABC son el apetitoso croissant que se nos ofrece por las mañanas" (en palabras de Castresana[127] ) intentó en sus últimos años orientar a sus lectores a través de una considerable masa de artículos periodísticos[128] en los que hablaba poco de su pasado y donde raramente se arrepintió de algún error. En sus relaciones con el extranjero aplicó sabiamente la máxima «Conviene ser políglota para saber callar en siete idiomas».[129]

Collar reintegrable del Toison de oro

En muchas ciudades de España hay calles con su nombre. Tiene una calle con el nombre matizado por una placa explicativa de "Escritor José Mª Pemán" en la ciudad de Sevilla, nominada por el Ayuntamiento democrático en 1995 «por ayudar a restaurar la Monarquía en España».

La Universidad de Sevilla lo nombró doctor honoris causa de la Facultad de Filosofía en Cádiz (cursos de verano). Sus últimos años los pasó muy quebrantado por una enfermedad neurodegenerativa que limitó grandemente su actividad. Pemán nunca dejó manda ni escrito alguno (a pesar de lo mucho que escribió sobre su religión privada) que lo adscribiera al Opus Dei en sus últimos años, como parecen postular con afán algunos de sus asociados.[130] A veces usaba en sus autógrafos el membrete de Montesa.[131]

Murió cristianamente en su casa de Cádiz con un crucifijo entre las manos. Sus últimos gestos fueron para pedir que se leyera su poema «Al Cristo de la buena muerte», donde expresa:

Quiero en la vida seguirte
y por tus caminos irte
alabando y bendiciendo
y bendecirte sufriendo
y muriendo,bendecirte.[132]

En otra ocasión dejó escrito:

Hay que morir sin compañía,
esposa mía y compañera,
tuya es mi vida toda entera,
pero mi muerte es sólo mía.

«Soledad en la muerte», en Las flores del bien.

Enterrado inicialmente junto a su esposa en el cementerio de Cádiz, en la actualidad sus restos reposan en la cripta de la Catedral de Cádiz en una tumba reservada para él desde muchos años antes. En su último domicilio Casa Pemán (Plaza San Antonio, 14) hay una Fundación que alberga el legado de Pemán, que incluye más de 16.000 volúmenes de los siglos XVII al XX, así como manuscritos, revistas y correspondencia del escritor gaditano. Acoge además otras exposiciones organizadas por la entidad Cajasol junto con la Diputación Provincial de Cádiz.

En el parque Genovés de Cádiz hay un teatro al aire libre con el nombre de «Teatro de Verano José María Pemán». En el mismo lugar existe un monumento mandado erigir por suscripción popular con un busto de Pemán realizado por Juan de Ávalos (1967).[133] Nombrado Hijo Adoptivo de Jerez de la Frontera, tenía un busto erigido en el Paseo de la Rosaleda del parque González Hontoria. Trece años después el busto de Pemán ha desaparecido del parque. El monumento se desmontó y según parece permanece olvidado en los almacenes municipales.

Creación literaria

«La poesía es mi esencia, mi raíz de escritor. Los demás géneros son como una consecuencia»

Pemán ha llegado a nuestros días como un escritor y dramaturgo consagrado; su parcela de escritor estuvo muy bien labrada.[134]

Aunque con una obra previa exitosa entre la gente bien, una vez terminada la Guerra Civil supo instalarse económicamente en las Letras del Régimen con una producción literaria extensa: siete tomos de las obras completas, 93 comedias y obras teatrales, 28 novelas y cuentos, 43 capítulos de El Séneca, cientos y cientos de artículos periodísticos publicados en los principales periódicos y revistas, así como numerosas conferencias, charlas e intervenciones, no sólo en España sino en la América de habla española.

Su obra inundó librerías, teatros y cines sin problemas de mercado. Junto a Manuel Cerón Bohórquez, José Villén Écija y otros socios se implicó en el negocio editorial, primero en Cádiz y luego en Madrid. La Editorial Escelicer (Establecimientos Cerón y Librería Cervantes S.L. 1938) publicó la mayor parte de su obra. Cultivó todos los géneros literarios con su estilo inclasificable equidistante entre el clasicismo, el neopopularismo y el modernismo en un momento histórico en que su perfil político de escritor y su relevancia pública ejercieron por sistema como criterios de evaluación artística.

El elogio inmotivado o la exaltación hueca fueron recursos comunes de la crítica literaria de Pemán. En 1957 se le concede el premio March de Literatura; en 1959 se le nombra presidente de la Comisión Interprofesional de Autores; y en 1970 gana el premio Blasco Ibáñez de novela. Obtuvo el premio Espinosa Cortina, la máxima recompensa española para obras teatrales y el premio Mariano de Cavia, el máximo galardón para artículos periodísticos.

Tuvo el buen cuidado de respetar siempre el poder y las estructuras ordenadas por el poder. Firmó pocos escritos solidarios.[135] Presumía de que la censura franquista nunca había podido con él a pesar de no "haber pagado ninguna bula".[136]

Le ayudaron a organizar sus papeles, en calidad de secretarios, Jorge Villén Écija y posteriormente Antonio Llaves Villanueva.

Publica su Elegía de la tradición de España (1931),[137] dirige la revista Ellas y colabora en Acción Española. Su libro Las flores del bien (1946), está considerado como la cumbre de su poesía no épica.

Como autor teatral cultivó las comedias de tesis ("La Casa" 1946, "Callados como muertos" 1952), las comedias de costumbres y el drama histórico-religioso en verso ("El divino impaciente", "Cuando las Cortes de Cádiz", "La Santa Virreina","Por la Virgen Capitana","Metternich", "La Hidalga Limosnera", "Vendimia" y "Cisneros"), la temática andaluza (Noche de levante en calma) y la comedia costumbrista ( Julieta y Romeo, y El viento sobre la tierra). Su estreno más irreverente fue el de la farsa castiza Los tres etcéteras de don Simón (1958). Realizó adaptaciones de obras clásicas (Antígona, Hamlet y Edipo). Como narrador mostró su ingenio en novelas y cuentos (Historia del fantasma y doña Juanita, Cuentos sin importancia, La novela de San Martín, Señor de su ánimo ). También publicó ensayos y biografías ("Un soldado en la historia. Vida del capitán general Varela" 1954).

José María Pemán fue un importante letrista de himnos: Himno de Cádiz,[138] Himno Nacional (Marcha Real), del Movimiento Nacional,[139] de la Armada Española (1940), de las Fuerzas Aéreas (1967), del Congreso Eucarístico Internacional (1952) etc. No olvidó tampoco la poesía deportiva.[140]

Su programa de mayor éxito para la televisión en España fue El Séneca,[141] una serie en la que el personaje creado por Pemán e interpretado por Antonio Martelo, derrochaba sentido común, gramática y buen humor aunque para algunos realizaba una crítica inútil (que no consigue nada ni impide nada).

Pemán interviene muy pronto en el cine del nuevo régimen colaborando con la mayoría de los directores del momento. Una veces interviene en el guion, otras, en adaptaciones de obras suyas y, anecdóticamente, aparece personalmente como él mismo en alguna película. Era muy aficionado al cine adonde acudía todos los días. Como anécdota, el 29 de febrero de 1936 comenzó el rodaje de una película con guion de Pemán, titulada "Lola Triana" en la que aparecía como estrella protagonista Raquel Meller.[142]

Sinopsis final

En la vida de Pemán podríamos distinguir, con Manuel Vázquez Montalbán, tres etapas: a) durante la República fue el inflamado contestatario de derechas, creador de «El Divino Impaciente»; b) durante la Guerra Civil fue un inestimable propagandista (persuasor de masas) al servicio de la causa nacional, con ejecutoria política de cierta importancia; c) después de la guerra (Nacional-catolicismo/Franquismo) fue durante casi treinta años una bien equilibrada mezcla de portavoz oficioso de Estoril, un crítico general de costumbres generales, un poeta, y un dramaturgo folclorista.[143]

Hasta sus últimos años Pemán mantuvo la ilusión de que se había construído un pasado meramente literario, al margen de los acontecimientos históricos. De esta época es la caricatura[144] del Pemán valetudinario .

Uno de sus epígonos, el escritor católico Antonio Burgos, escribió:

"Él solo [se] construyó toda una teoría literaria de España, de Andalucía, del liberalismo, de la Monarquía, de los clásicos griegos y del cachondeíto fino como la mejor forma de tomar las cosas en serio ".[145]

Referencias

  1. Retratos de madurez de Pemán [1][2] [3]
  2. [4] Colegio San Felipe Neri
  3. En este tiempo se asoció con el abogado Rodríguez Pascual y Díaz de Vargas.
  4. Casino Gaditano
  5. Ateneo Gaditano.
  6. La lectura de los seis volúmenes de Julio Cejador (su predecesor en la Academia) "La verdadera poesía castellana. Floresta de la antigua lírica popular, antología de la lírica castellana" tuvo mucho impacto sobre Pemán
  7. Entretenimiento de la burguesía del momento, los Juegos Florales se resucitaron a lo largo de toda la geografía española e hispanoamericana durante la belle époque. Fueron fundamentalmente certámenes poéticos en los que se donaban tres premios mayores a las poesías presentadas sobre temas patrióticos o regionalistas, religiosos y amorosos, temas que venían definidos por los antiguos lemas ya utilizados en los orígenes barrocos de estas justas: «Patria», «Fides» y «Amor». Fundamental era el boato que envolvía la ceremonia de entrega de premios (flor natural); también la solemnidad que rodeaba al «mantenedor» o presidente de los Juegos, que pronunciaba el discurso principal, y a la «reina de la Fiesta», sobre la que descansaba la más tradicional y conservadora idea de lo que debía ser una mujer
  8. Real Academia Hispano Americana de Cádiz
  9. ANTONIO ASTORGA: «Pemán: 25 años sin el divino literario», en ABC (Sevilla), 19 de julio de 2006
  10. Pemán, visto por sus contemporáneos. Jorge Guillén. ABC de 20 de julio de 1981, pág. 10
  11. VILLÁN JAVIER : El Mundo, 11 de septiembre de 1997
  12. JOSÉ Mª PEMÁN: El hecho y la idea de la Unión Patriótica. Imp. Artística, Saez. Hermanos. Madrid, 1929, págs. 25-26
  13. JOAQUIN Mª PIÑEIRO BLANCA: Ramón de Carranza: un oligarca gaditano en la crisis de la restauración. Diputación de Cádiz, Cádiz, 1998
  14. ACEDO CASTILLO, J. F.: «Pemán. Tradicionalista». En: Razón Española. nº 86, 2001
  15. «Su Majestad el Rey, con ocasión de su Santo, ha firmado varios reales decretos dirigidos al Sumiller de Corps señor marqués de Viana, concediendo la llave de gentilhombre a los siguientes señores: Gentileshombres de cámara con ejercicio: marqués de la Vega de la Sagra, marqués de Tiedra, conde del Valle de Orizaba, don Julio Martínez Zapata, don José María Azara y Vizent, don Luis de la Gándara,- don Fernando Ribas, don Francisco ZubiUaga. don Javier Delgado Vicuña, don Andrés Garriga, don José de Peral March, don Rafael Rodríguez de Rivera, don Alvaro Pries y Gros, don José María Fernández Peñaranda, don José María Sagnier y Sanjuanena, don Federico Olivan Bajo y don José María Pemán". Ver La Vanguardia de 2 de febrero de 1927, pág. 21. El acto de juramento se celebró con todo el ceremonial de protocolo en el Alcázar de Sevilla, donde se encontraba de visita S.M. el 4 de mayo del mismo año.
  16. ABC de Madrid de 2 de diciembre de 1927, pág. 26
  17. Buscando algún favor político el 4 de septiembre de 1930 había enviado al rey un ejemplar dedicado de su libro "Inquietudes de un provinciano. (Tres artículos sobre el actual momento de la política en España)". Cádiz. Establecimientos Cerón, 1930
  18. J.Mª PEMÁN: "Mis almuerzos con gente importante". Dopesa. Barcelona. 1970, pág 49
  19. AC, con sede en la calle Hospital de Mujeres de Cádiz. Su monarquismo se había radicalizado tanto que defendía posturas claramente facistizantes. Su órgano de prensa La Información afirmaba: "A España no la puede salvar más que un fascismo a la española". Este partido acabó federado-filial de "Renovación Española".
  20. PEMÁN, J.M.: De un pululante a un olímpico. ABC de Sevilla de 30 de abril de 1932. pág. 23
  21. AREILZA, José María: Prólogo al Tomo V. Obras Completas de José M.ª Pemán. Editorial Escelicer, 1953.
  22. POLANYI, K.: "La gran transformación. Crítica del liberalismo". La Piqueta. Madrid. 1989. pág 376-377
  23. Acción Española 1931-1937 [5]
  24. RAUL MORODO LEONCIO: La formalización de Acción Española. Teoría y Sociedad. Ed. Ariel, Barcelona, 1970, págs. 361-396.
  25. Carta abierta a José Mª Pemán de D. Juan de Borbón
  26. Tres candidatos de la derecha en las elecciones de 1933 por Cádiz: Ramón de Carranza, José Antonio Primo de Rivera y José María Pemán [6]
  27. Resultados de las elecciones generales del 33 [7]
  28. SERRANO SUÑER, Ramón: "Entre Hendaya y Gibraltar" (1949). Reeditado y ampliado en 1973. pág. 85 ISBN 84-278-0282-X
  29. ÁLVAREZ CHILLIDA, G.: José Mª Pemán. Pensamiento y trayectoria de un monárquico. Universidad de Cádiz, 1996, pág.58
  30. PEMÁN, J.M.: Cartas a un escéptico en materia de formas de gobierno. Cultura española. Madrid. 1937
  31. [8]
  32. Sir Charles Alexander Petrie, 3rd Baronet
  33. Iñigo Moreno: «Vegas Latapié, el intelectual monárquico que se opuso a Franco», en ABC, 2 de febrero de 2007
  34. "¡Santiago y cierra España!" era el latiguillo que figuraba en el escudo de Acción Española. Escrito para la revista Acción Española, por problemas de censura fue publicado a posteriori en la prensa en manos rebeldes, el ABC de Sevilla el 23 de octubre de 1936 pág.3
  35. "Un mes de julio que cambió la historia. La ciudad de Jerez sólo pudo resistir 24 horas al alzamiento del general Francisco Franco" . La Voz Digital. Jerez [9]
  36. CABALLERO RAGEL Jesús: " Represión y fusilamientos en Jerez (1936-1939)" .[10]
  37. ARRARÁS IRIBARREN Joaquín : "Historia de la Cruzada Española" . Datafilms S.A. Madrid. 1984 . Vol. III pág. 218 ISBN 84-86349-03-6
  38. GÓMEZ MARÍN, J. A.: Los fascistas y el 98 , en Tiempo de Historia, 1; 1974, pp. 26–39 [11]
  39. G. ÁLVAREZ CHILLIDA: José María Pemán. Pensamiento y trayectoria de un monárquico (1897–1941). Universidad de Cádiz, 1996. Cruzada pág. 55; Movimiento Nacional, pág. 69
  40. VILLÉN, JORGE: Antología poética del alzamiento. 1936–1939. Cerón y Cervantes, Cádiz, 1939
  41. JOSÉ Mª PEMÁN: Arengas y crónicas de guerra. Escelicer-Cerón. Cádiz, 1937
  42. JUAN DEL MAR . Yugo y Flechas (Avila), nº 230 de 20 de mayo de 1937, pág. 2
  43. PEMÁN, J.M.: Arengas y crónicas de guerra. Eds. Cerón. Cádiz, 1937. pág. 13
  44. «El discurso del señor Pemán radiado anoche». ABC de Sevilla, 26 de agosto de 1936, págs. 6 y 7
  45. JOSÉ Mª PEMÁN: «Abril: victoria y entropía», en Espejo de los días, nº 810, 16 de abril de 1972
  46. ACEDO CASTILLO, J. F.: «Pemán. Tradicionalista», en Razón Española. nº 86, 2001
  47. PEMÁN, J.M.: Por Dios por la patria y el rey. Madrid. Ediciones Españolas. 1940
  48. Centro de Estudios General Zumalacárregui «Carlos Sáenz de Tejada y el carlismo, a los cincuenta años de su muerte»
  49. RODRÍGUEZ PUÉRTOLA, Julio: «Fascismo y poesía en España». A.I.H. (Asociación Internacional de Hispanistas). Actas VII Congreso, 1980, pp. 887–888
  50. URDA ANGUITA, J. A.: Representaciones de la violencia en la poesía de la Guerra Civil española. Tesis doctoral. University of Missouri-Columbia, 2007
  51. Los versos del combatiente (colectivo)[12] . ]
  52. Diario de Ávila de 9 de marzo de 1937, pág.2
  53. PEMÁN J.Mª.: "La traición de los intelectuales" . ABC de Sevilla, 20 de febrero de 1932, págs. 21-22
  54. ABC de Sevilla, 9 de septiembre de 1936, pág. 7
  55. J.R. GARCÍA BERTOLÍN: La batalla del Ebro por Bobby Deglané - Valencia - Diciembre 2003 [13]. (Bobby Deglané y Pemán colaboraron en la revista de Falange Vértice).
  56. JOSÉ Mª PEMÁN: «Entender la guerra», en Espejo de los días, nº 657, 11 de mayo de 1969
  57. JOSÉ Mº PEMÁN: Mis almuerzos con gente importante. Dopesa. Barcelona. 1975 págs. 154-156
  58. ABC de 29 de marzo de 1939, pág. 5
  59. JOSÉ Mº PEMÁN. Mis almuerzos con gente importante. Dopesa. Barcelona. pág. 155
  60. JOSÉ Mª PEMÁN: De la entrada en Madrid: historia de tres días. Madrid, 1939
  61. Enrique Suñer Ordóñez (1878-1941) [14][15]
  62. Se supone que en determinado momento de su juventud Pemán pudiera haber sido rechazado por la Institución Libre de Enseñanza por como había criticado en su libro "Mis cenas..." Op.cit. pág 242 la parcialidad de Castillejo y Giner de los Rios en la concesión de becas para ampliación de estudios en el extranjero.
  63. Pemán fue el firmante de la Circular de 7 de diciembre de 1936 (B.O.E. de 10.12.1936) que sistematizó la represión contra el personal docente [16]
  64. PEMÁN, J.Mª : Circular del 7-12-1936
  65. General Franco: «Palabras pronunciadas con motivo de la clausura de la Asamblea de maestros» (Salamanca, 6 de julio de 1937), en: Palabras del Caudillo. 19 Abril 1937-7 Diciembre 1942. Ed. Nacional. Madrid, 1943, págs. 299-300.Cit. en REIG TAPIA, ALBERTO: La depuración intelectual del Nuevo Estado franquista. Rev. de Estudios Políticos (Nueva Época) nº 88 de abril-junio 1995. pág. 193
  66. PEMÁN, J.M.: Confesión General. Obras completas. Vol. V. Escelicer. Madrid. 1953, pág. 1731-32
  67. MORENTE VALERO, FRANCISCO: La escuela y el Estado Nuevo. La depuración del Magisterio Nacional (1936–1943). Valladolid, 1997, pp. 194-200
  68. JAUME CLARET MIRANDA: «Cuando las cátedras eran trincheras. La depuración política e ideológica de la Universidad española durante el primer franquismo», en Hispania Nova. nº 6, 2006 [17]
  69. MANUEL ALVARO DUEÑAS: «El decoro de nuestro aire de familia». Revista de Estudios Políticos (Nueva Época), 105. Julio-septiembre, 1999, pp. 147–173
  70. La orden del 4 de septiembre de 1936 define ya el sesgo que tomará tan decisiva misión: "Es un caso de salud pública hacer desaparecer todas esas publicaciones, y para que no queden ni vestigios de las mismas la Junta de Defensa Nacional ha acordado: / Primero. Por los Gobernadores Civiles, Alcaldes y Delegados gubernativos se procederá, urgente y rigurosamente, a la incautación y destrucción de cuantas obras de matiz socialista o comunista se hallen en bibliotecas ambulantes y escuelas"
  71. JOSEP FONTANA: «La caza del maestro», en El País, 10 de agosto de 2006
  72. SERAFIN PRO Y RUIZ: Diccionario biográfico de gaditanos insignes. Cádiz, 1955, p. 272
  73. José María Pemán publicó una Historia de España ( "La historia de España contada con sencillez para los niños... y para muchos que no lo son." Cádiz, Escelicer, 1937 ) en cuyo prólogo exponía su praxis didáctica: "Los niños tienden por instinto a la adhesión fervorosa y al proselitismo tajante. Y es preciso aprovechar, para su formación, ese tesoro intacto y limpio que tan prontamente les hace tomar a la vista de una película, ruidoso partido por los "buenos" contra los "malos". En la dedicatoria del libro: “Al generalísimo Franco, entregándole esta historia sencilla y aniñada”. [18]
  74. "Así quiero ser (el niño del nuevo Estado)" [19]
  75. Rumbo (Orense) 16-5-1937, pág 1
  76. a b JULIÁN CASANOVA: Historia de España. Vol. 8. República y Guerra Civil, Crítica–Marcial Pons, 2007, p. 356
  77. PAUL PRESTON: El gran manipulador. Ediciones B, Barcelona, 2008, p. 212
  78. Destacó la Asociación Pemanista de Zaragoza. Pemán interactuaba a través de su revista Ellas, de posición política moderada y que rechazaba al feminismo.
  79. RODRÍGUEZ PUÉRTOLA, JULIO: «Fascismo y poesía en España», A.I.H. (Asociación Internacional de Hispanistas). Actas VII Congreso, 1980, pp. 887–888
  80. JOSÉ Mª PEMÁN: Diálogo de la vuelta del prisionero. ABC de Sevilla, 29 de junio de 1937, pág. 6
  81. Pemán escribió una obra sobre los alféreces provisionales con estos versos. «Alférez... Provisional./ Triste y bella cosa por/ su misma fragilidad./ Como una flor en el viento,/ como un vaso de cristal,/ soy español por alférez /y más... por provisional. /Yo aquí, ofreciéndote, España,/ veinte años, igual/ que veinte dalias frescas,/ y la Muerte/ de jardinero detrás». Ver en la bibliografía referida "Alféreces Provisionales. Héroes de Leyenda" .
  82. Pemán visita al coronel Juan Yagüe [20]
  83. ABC de Sevilla de 7 de junio de 1938, págs.3 y 4
  84. ANGELES VILLARTA: "Mujeres de hombres ilustres. Mª del Carmen Domecq de Pemán". ABC de 2de junio de 1946, pág. 25
  85. José Mª Pemán: «Confesión general», en Obras completas, tomos I y V, 1947 y 1953
  86. PENALBA, J.J.: Poema de la bestia y el ángel de Pemán. Configuración literaria de una estética de guerra. Hesperia, VI, 2003, págs. 175-191
  87. H. R. SOUTHWORT: El mito de la cruzada de Franco. Ruedo Ibérico, París, 1963, p. 227
  88. MADYJEWSKA, K.: Rasgos de la literatura apocalíptica en el poema de la Bestia y el Ángel de J.M. Pemán. EPOS. XXII, 2006, págs. 81-101
  89. Edición prínceps del "Poema de la Bestia y el Ángel" [21]
  90. CAMILO JOSÉ CELA (cf. Obras completas de Pemán, I; Madrid, 1947; pp. 1155–1156)
  91. RICARDO DE LA CIERVA Y HOCES: "El encuentro con la Historia". Cuadernos de Historia Contemporánea. vol. 27, 2005, pág. 74
  92. CARME MOLINER: La captación de las masas. Política social y propaganda en el régimen franquista. Cátedra. 2ª ed. Madrid. 2008 pág. 46
  93. Archivo Histórico de la Universidad de Salamanca. Libro 548, claustros. Sesión de Claustro Ordinario celebrada el 26 de septiembre de 1936.
  94. JOSÉ Mª PEMÁN, «La verdad de aquel día», en ABC, 26 de noviembre de 1964
  95. HUGH THOMAS: La guerra civil española, París, Ruedo Ibérico, 1967, p. 310.
  96. El poema de la guerra, letra de Pemán, música de Falla. ABC de Sevilla de 7 octubre de 1937, pág. 7 y portada
  97. Andrés Gaos y Manuel de Falla. [22]
  98. ROGER DE FLOR: «Tríptico de traidores», en RAMOS-GASCÓN, Antonio. El romancero del Ejército Popular (143–144). Madrid: Nuestra Cultura, 1978
  99. VARIOS AUTORES : Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera.Ediciones Jerarquía . 1939, pág. 19
  100. VILLÉN, JORGE: Antología poética del Alzamiento (1936-1939). Establecimientos Cerón y Librería Cervantes. Cádiz. 1939
  101. La Voz Digital. Cádiz. 19 de julio de 2006 [23]
  102. La labor del Instituto de España. [24]
  103. Fórmula del juramento, obra del esteta catalán Eugeni D'Ors, secretario del Instituto de España: "¿ Juráis en Dios y en vuestro ángel custodio servir perpetua y lealmente al de España (sic), bajo Imperio y norma de su tradición viva. En su catolicidad, que encarna el Pontífice de Roma; en su continuidad, representada por el Caudillo salvador de nuestro pueblo?".
  104. PEMÁN, J.Mª: "Del sentido civil y su expresión en la poesía Española" (discurso de ingreso en La R. A. Española. Contesta: D. Lorenzo Riber). El acto estuvo presidido por Franco y a él acuden nueve ministros, 19 embajadores, el conde de Romanones y el arzobispo de Madrid.
  105. Los falangistas no permitieron la reaparición de la revista Acción Española, con lo que este grupo quedó como "grupo de Acción Española"
  106. ABC de 14 de julio de 1940, pág. 8
  107. Según el por entonces vigente Código de Honor de Julio Urbina y Ceballos Escalera, marqués de Cabriñana "Lances entre caballeros". Sucesores de Rivadeneyra. Madrid. 1900. Aquí el católico Pemán incurriría objetivamente en excomunión.
  108. Gonzalo Redondo, Política, cultura y sociedad en la España de Franco (1939–1975). Pamplona, Eunsa, 1999, p. 321
  109. Manuel Halcón: «Pemán, su impavidez». ABC (Sevilla), 8 de noviembre de 1967
  110. ABC de 5 de diciembre de 1947, pág. 10
  111. J.Mª PEMAN : "Mis almuerzos con gente importante". pág 175.
  112. LLAVES VILLANUEVA Antonio : "Pemán...es universal". Diario de Cádiz de 21 de febrero de 2011
  113. La Vanguardia de 22 de diciembre de 1964)
  114. BEAUVOIR, S.: El pensamiento político de la derecha. Siglo XX, 1969, pág.100
  115. DIEGO GALÁN y FERNANDO LARA: Pemán, patriarca y espectador. Triunfo nº 535, pág 46, 1972
  116. CABALLERO, ANTONIO: La ambigua gloria de Pemán. En "Paisaje con figuras". El Malpensante. Bogotá.2010 [25]
  117. José Mª Pemán: «La sucesión». ABC (Sevilla), 22 de diciembre de 1966 [26]
  118. ANTONIO GALLEGO MORELL, PEDRO VILLALAR: "El Rey en Estoril Vargas Llosa, desorientado". El Ideal.es (Granada) de 2 de octubre. 2007 [27]
  119. CALVO SERER, RAFAEL: «Franco frente al Rey. El proceso del régimen», en Ruedo Ibérico, París, 1972, p. 132
  120. F. FRANCO SALGADO-ARAUJO: Mis confesiones privadas con Franco. Planeta. Barcelona. 1976, pág.519
  121. ABC, 4 de mayo de 1973, pág. 13
  122. TUSELL, JAVIER: Historia de España en el siglo XX. Vol III. La dictadura de Franco. Taurus. Madrid. 1999. pág. 166
  123. JOSÉ Mª GARCÍA LEÓN: «Pemán, entre Franco y Don Juan». Diario de Cádiz, 07/02/2008
  124. JAIME PEÑAFIEL: «Nobles por decreto». El Mundo, 16 de octubre de 1994
  125. Imposición del collar del Toison de Oro [28]
  126. PEMÁN J.M.: Conferencia pronunciada en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, el I3 de junio de 1962)
  127. CASTRESANA Luis. ABC de 2 de abril de 1968
  128. Artículos periodísticos de José María Pemán
  129. José Mª Pemán: «Una experiencia», en ABC, 1967
  130. En una de sus habituales tertulias familiares, una de sus hijas le preguntó a don José María: «Papá, ¿tú eres del Opus Dei?». A lo que «El señor Pemán» -como cariñosamente solían llamarle entre ellos sus hijos- contestó: «No. Soy católico, apostólico y romano y tengo que ser libre para que nadie me copie mi vida». Esa libertad le llevó a una popularidad de la que muchas asociaciones o grupos quisieron apoderarse, pero que no lograron: Pemán fue un ser libre toda su vida. La Voz Digital. Cádiz. 19 de julio de 2006 [29]
  131. Autógrafo de Pemán al que sería su sucesor en la RAE
  132. Los últimos instantes de Pemán. Ver ABC (Madrid) de 20 de julio de 1981, págs 5-7 y «José Mª Pemán, enterrado en el panteón familiar del cementerio de Cádiz». El País, 21/07/1981
  133. José Mª Pemán, «Eso del monumento», ABC (Sevilla), 29 de julio de 1967
  134. El Pemán valetudinario quería recordarse solamente en su faceta literaria. [...] "Tengo 75 años y no he hecho otra cosa en mi vida más que leer y escribir. Tuve dos años o algo así de ejercicio de abogado, y después ya me fuí al teatro, a la poesía..., y no he hecho más que literatura" [...]. Ver DIEGO GALÁN y FERNANDO LARA: Pemán, patriarca y espectador. Triunfo nº 535, pág 46, 1972
  135. Hubo excepciones, como la de atender la petición de Alfonso Sastre e Ignacio Aldecoa para que firmase un escrito contra la censura. Ver Alfonso Sastre: "Un elogio insolente". ABC cultural nº 288 de 1997, pág 23
  136. Ver "Pemán,patriarca y espectador". Triunfo, nº 535, 1972. pág. 45
  137. [30]
  138. La Vanguardia de 24 de enero de 1929, pág.22
  139. Himno para el Movimiento Nacional.[31]
  140. PEMÁN, José Mª: "Oda triunfal a los remeros del Club Náutico de Cádiz", en Obras Completas, Madrid, Escélicer, págs. 507-508.1947
  141. Imagen arquetípica del último Pemán en un sello postal [32]
  142. La Vanguardia de 29 de febrero de 1936, pág. 14. Esta circunstancia es referida por Pemán en "Mis almuerzos con gente importante".La película no llegó a terminarse
  143. Vázquez Montalbán, M.: «Pemán y el Séneca. Una tragedia liberal», Triunfo, 494, 1972, pp. 19–22
  144. Caricatura promocionada del Pemán senecto.
  145. Burgos Belinchón, Antonio: Séneca y el centenario de Pemán. [33]. El Larra del siglo XX. ABC, 19 de julio de 2006, págs. 60-61

Bibliografía

  • Enciclopedia biográfica española. Barcelona: J. M. Massó, 1955.
  • Álvarez, G.: José María Pemán. Pensamiento y trayectoria de un monárquico (1897–1941). Cádiz, 1996.
  • José María Pemán: una aproximación [34]
  • Ciriza, M.: Biografía de Pemán. Madrid, 1974.
  • Correa, A.: Poetas andaluces en la órbita del modernismo. Sevilla, 2001.
  • Eguíbar Galarza, Mercedes, José María Pemán y Pemartín, escritor "oceánico" y gran orador, Madrid, Homo Legens, 2010, 1ª, XVI, 476 pp. ISBN: 9788492518609
  • Gascó, E.: Pemán. Madrid, 1974.
  • Machado, Manuel: José María Pemán: Unos versos, un alma y una época. Madrid, 1940.
  • Tusell, J. y Álvarez, G.: Pemán. Un trayecto intelectual desde la extrema derecha hasta la democracia. Barcelona, 1998.
  • Artículos periodísticos de José María Pemán.
  • Alféreces Provisionales. Héroes de Leyenda .

Enlaces externos


Predecesor:
 
COA Spain under Franco 1938 1945 bureaucratic version.svg
Comisión de Cultura y Enseñanza de la Junta Técnica del Estado
1936 - 1938
Sucesor:
Pedro Sainz Rodríguez como ministro

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • José María Pemán — y Pemartín (* 1898 in Cádiz; † 19. Juli 1981 ebenda) war ein spanischer Schriftsteller. Er gehörte der faschistischen Bewegung Falange Española an …   Deutsch Wikipedia

  • José María Pemán — y Pemartín (Cadiz, May 8, 1897 July 19, 1981) was a Spanish journalist, poet, novelist, essayist, and right wing intellectual. Originally a student of law, he entered the literary world with a series of poetic works inspired by his native… …   Wikipedia

  • José María Pemán — y Pemartín, nació en Cádiz el 8 de mayo de 1897 y murió el 19 de julio de 1981. Doctor en derecho comenzó a acreditarse como poeta en obras de tema andaluz (De la vida sencilla, A la rueda, rueda, El barrio de Santa Cruz, Las flores del bien). En …   Enciclopedia Universal

  • José María Pemán — Adversidad Saber sufrir y tener el alma recia y curtida es lo que importa saber; la ciencia del padecer, es la ciencia de la vida. Bondad Soy más amigo del viento, señora, que de la brisa... ¡Y hay que hacer el bien deprisa, que el mal no pierde… …   Diccionario de citas

  • Pemán y Pemartín, José María — b. 1898, Cadiz; d. 1981, Spain    Writer    A former member of the right wing monarchist group Acción Española in the 1930s, Pemán was a prolific writer whose reputation was initially based on his work as a propagandist for the Francoist… …   Encyclopedia of contemporary Spanish culture

  • Pemán — José María Pemán y Pemartín (* 1898 in Cádiz; † 19. Juli 1981 ebenda) war ein spanischer Schriftsteller. Er gehörte der faschistischen Bewegung Falange Española an.[1] 1927 schrieb er im Auftrag Miguel Primo de Riveras einen Text für die… …   Deutsch Wikipedia

  • María del Puy — Nombre real María del Puy Nacimiento 1938 Pamplona, Navarra,  España Ficha …   Wikipedia Español

  • José Millán Astray — as a young officer. Born July 5, 1879(1879 07 05) A Coruña, Spain …   Wikipedia

  • José Brouwers — né le 26 mars 1931 à Battice en Belgique est un comédien, metteur en scène, dramaturge[1] et écrivain belge. Depuis 60 ans il anime la vie culturelle liégeoise[2]. Il a été journaliste, directeur adjoint du théâtre royal du Gymnase,… …   Wikipédia en Français

  • María Guerrero López — Nombre real María Guerrero López Nacimiento 1906 Madrid …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.