Iglesia ortodoxa rumana


Iglesia ortodoxa rumana
Patriarcado de Bucarest y de toda Rumania
Biserica Ortodoxă Română
BOR CoA.png
Escudo del Patriarcado de la Iglesia ortodoxa rumana.
Fundador(es) Andrés el Apóstol
Autocefalía/Autonomía 1864
Reconocimiento 1885 por parte del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla
Primado actual Daniel Ciobotea
Sede Bucarest, Rumania Bandera de Rumania
Territorio principal Rumania
Lenguas litúrgicas rumano
Calendario Gregoriano

La Iglesia ortodoxa rumana (Biserica Ortodoxă Română en rumano) es una de las iglesias autocéfalas integradas en la comunión ortodoxa. Pertenecen a ella la mayoría de los rumanos (el 86,8% de la población de Rumania de acuerdo con el censo de 2002[1] ). Por el número de sus fieles (20 millones entre Rumanía, Moldavia y la diáspora), es la segunda de las iglesias ortodoxas autocéfalas, sólo por detrás de la Iglesia ortodoxa rusa.

Los fieles de la Iglesia ortodoxa rumana a menudo se refieren a ella como Dreapta credinţă ("creencia correcta, auténtica", nombre similar al griego Ορθος δοξος, "creencia correcta, recta"). Los creyentes ortodoxos son conocidos en ocasiones como dreptcredincioşi o dreptmăritori creştini.

Contenido

Historia

Las primeras muestras del cristianismo

Se cree que el cristianismo llegó a la región de manos de San Andrés, uno de los doce apóstoles, quien llevó a cabo una evangelización en los territorios de Rumania, Ucrania y la costa oriental del mar Negro. Posiblemente asentó su residencia en Tomis durante un largo período, motivo por el cual la ciudad romana pasó a ser considerada sede episcopal, como lo demuestran los numerosos documentos que hablan de la antigua ciudad. Por este motivo, san Andrés es el patrón de Rumania (entre otros países), celebrándose su festividad el día 30 de noviembre, día en que fue martirizado y muerto por los romanos. Así y todo, no se conoce con certeza si las tribus dacias se convirtieron al cristianismo o si conservaron sus creencias romanas o dacias.

Monasterio Neamţ.

Después del Edicto de Milán en el año 313, el cristianismo se fue difundiendo más ampliamente por la antigua provincia romana de Dacia. A la región se trasladó el obispo arriano Ulfilas en 345 para convertir al cristianismo a los godos que habitaban el territorio. Ulfilas difundió la palabra de Cristo en lengua gótica, pero en el año 348 tuvo que huir y refugiarse al otro lado del Danubio debido a que los caudillos visigodos desconfiaban de su presencia.

Es incierta la difusión real del cristianismo, aunque hay evidencias de que la religión cristiana estaba presente, al menos de forma débil y en un estado incipiente, ya que la provincia de Dacia estaba expuesta a la continua llegada de pueblos germánicos o eslavos procedentes de otras partes del continente europeo. En todo caso se han encontrado los restos de una iglesia primitiva en la región del Bajo Danubio, en Sucidava, que al parecer fue destruida por los hunos y reconstruida posteriormente por Justiniano I en los primeros años de su mandato como emperador del Imperio Romano de Oriente, demostrando así que hubo una presencia real y constante de comunidades cristianas durante aquella época.

En lo que se refiere a la provincia de Escitia Menor, su capital, Tomis, se convirtió en sede episcopal. Se puede encontrar la presencia de obispos en la provincia de Tomis participando activamente en los numerosos sínodos y concilios celebrados desde la segunda mitad del siglo IV e incluso luchando activamente contra la "herejía" arriana. A lo largo del siglo VI el obispado de Tomis se consolidó, recibiendo la consideración de provincia metropolitana; el titular de la misma recibía la consideración de metropolitano, tenía bajo su control a 14 obispos sufragantes, que correspondían a las principales poblaciones de la provincia y respondiendo y dependiendo directamente del Patriarca de Constantinopla. Estaban vinculados por la lengua a Roma y por el dogma a Constantinopla. De la región fueron originarios san Juan Casiano, fundador de varios monasterios en Marsella y Dionisio el Exiguo.

La difusión del cristianismo en esta región comprendida entre el Danubio y el mar Negro fue muy distinta a la del resto de Dacia, seguramente debido a que estuvo bajo control romano en el momento en que el cristianismo se convirtió en la religión del Imperio. Se han encontrado unas 35 basílicas correspondientes al periodo comprendido entre los siglos IV y VI y que se encuentran localizadas en los principales centros urbanos de la antigua provincia romana, como Tomis, Callatis, Tropaeum Traiani, Histria, Axiopolis, Troesmis y Dinogetica, donde se han encontrado numerosos objetos con inscripciones de la época.

Así, mientras que en una parte de Rumania, la que se corresponde con la provincia de Dacia, no se tiene constancia de un proceso de cristianización firme, en la parte que se mantuvo bajo control romano el cristianismo arraigó ampliamente entre la población de la región. Por este motivo no se puede hablar de una fecha concreta para la cristianización de Rumania. El proceso de cristianización de los dacios romanos tuvo unas características muy específicas, debido a que duró varios siglos como resultado de la entrada en contacto en múltiples ocasiones de la población autóctona con colonos de la región de Escitia Menor o con poblaciones germánicas o eslavas asentadas en la zona. La lengua latina y la religión cristiana constituyeron dos importantes factores en el proceso de unificación étnica, lingüística y espiritual. El patriarcado rumano sostiene en sus principios fundacionales que "en Rumania la romanización y la cristianización fueron dos procesos paralelos que han dado a la historia un nuevo pueblo, el rumano, con una creencia nueva, la cristiana. En otras palabras, el pueblo rumano ha nacido cristiano.".

La Iglesia ortodoxa rumana se fundó en 1872 cuando el Metropolita de Ungrovalaquia y Moldavia se separó de la jurisdicción del Patriarca Ecuménico de Constantinopla. Ese mismo año se constituyó un sínodo separado de la Iglesia ortodoxa en Rumania. La Iglesia ortodoxa rumana fue completamente autocéfala desde 1885 y estableció su propio patriarcado en 1925. El primer patriarca fue Miron Cristea.

Dominio búlgaro

La consolidación del cristianismo bajo dominio búlgaro

A lo largo del siglo VII la organización de la Iglesia del sur del Danubio pasó a estar controlada por las tribus ávaras y eslavas, que incluso llegaron a destruir la sede episcopal de Tomis haciendo desaparecer este obispado. Las nuevas poblaciones llegadas a la región poco a poco se fueron romanizando y convirtiendo al cristianismo. En cambio, a partir del siglo X la lengua eslava acabó imponiéndose como lengua litúrgica, hecho que se mantuvo hasta el siglo XVII.

La desaparición del Obispado de Tomis provocó que las poblaciones rumanas al sur del Danubio reclamaran el nombramiento de un nuevo obispo autóctono. Con la consolidación de la Iglesia búlgara en el siglo IX, coincidiendo con la creación del estado búlgaro, se crearon obispados en las poblaciones del sur del Danubio de Vidin y Silistria.

Los emperadores bizantinos tenían un gran control sobre la Iglesia y el Patriarca de Constantinopla. Cuando Boris I fue proclamado rey de los búlgaros, siendo como era enemigo del emperador de Bizancio, declaró su obediencia al papa de Roma como máxima autoridad eclesiástica. Con el debilitamiento del estado búlgaro debido a los distintos ataques de pueblos eslavos y el definitivo control de este por parte del Imperio bizantino en 1018, la Iglesia búlgara tuvo que jurar obediencia al Patriarca de Constantinopla, entrando así esta parte de la cristiandad en el mundo griego y ortodoxo del cristianismo oriental.

Por su parte, Transilvania estuvo controlada por los magiares en el siglo XI, quienes instauraron el feudalismo. Cuando el rey de Hungría se convirtió al catolicismo en el año 1000, la población fue obligada a obedecer al papa de Roma aunque la mayoría de la población era ortodoxa. La llegada de los caballeros teutones a la región, tras la petición de ayuda realizada por Andrés II de Hungría para defenderse de los cumanos, vino acompañada por grandes cantidades de población procedente de Sajonia que se asentaron en territorios moldavos y valacos. Cuando a principios del siglo XIII se decidió expulsar a los caballeros teutónicos, se permitió a las poblaciones sajonas quedarse en sus asentamientos debido a que profesaban la fe católica, recibiendo de Andrés II un amplio estatus de autonomía y una serie de provilegios fiscales a cambio de ayudar a los monarcas húngaros a someter a la población autóctona —de confesión ortodoxa— y mantener el dominio húngaro en la región.

Los otros dos territorios históricos de Rumania, Valaquia y Moldavia, se mantuvieron bajo control bizantino desde la desaparición del estado búlgaro en 1018 hasta que en 1185 los búlgaros lograron deshacerse de la ocupación bizantina y reorganizar su estado. A principios del siglo XIII, estos territorios empezaron a recibir ataques de los cumanos, quienes finalmente lograron controlar la región. A la región se desplazaron unos monjes dominicos para intentar convertir a su caudillo al cristianismo. Tras el éxito en su misión, el papa Gregorio IV decidió crear para ellos el obispado de Cumania, llamado Sede de Milcovia en referencia al río Milcov, frontera natural entre Moldavia y Valaquia. Las disputas internas entre los cumanos provocaron que sus territorios fueran conquistados por los húngaros.

Superviviencia de la ortodoxia rumana y la aparición de los principados rumanos

Templo de San Constantino y Santa Elena de la Iglesia ortodoxa rumana en Caracas, Venezuela.

La presencia de población de confesión ortodoxa en los territorios dominados por Hungría era un tema que preocupaba al papado como lo demuestra una carta enviada por el Papa en 1234 al príncipe de Cumania y futuro rey húngaro Bela IV, en la que se quejaba de la presencia de walathos[2] en la diócesis de Cumania, y que menospreciando a la Iglesia de Roma no recibían los sacramentos de manos del obispo de la diócesis, sino de obispos de rito griego-ortodoxo. Esta situación era común también para Transilvania. Por este motivo, el papa recomendó a Bela que el obispo católico de Cumania debía ser originario de la región, haciendo referencia a la necesidad de que hablara rumano.

Tras la invasión tártara en 1241 la diócesis de Milcovia desapareció y los húngaros dejaron de controlar el antiguo reino de los cumanos. El dominio tártaro fue efímero y en la segunda mitad del siglo XIII existían ya pequeñas entidades feudales que fueron el embrión de los principados cristianos de Moldavia y Valaquia.

Cuando en 1308 Carlos Roberto I ascendió al trono húngaro, intentó controlar de nuevo Moldavia y Valaquia. Sin embargo, la posibilidad de dominar la región por la fuerza se vio truncada tras la derrota húngara frente al príncipe de Valaquia Besarav en 1330. La nueva estrategia para dominar estos territorios buscó el apoyo papal. Carlos Roberto I envió un informe a Juan XXII pidiendo la reinstauración del obispado de Milcovia como sucesor del de Cumania y el nombramiento del franciscano Vito de Monteferro, capellán real, como cabeza de la nueva diócesis. Juan XXII accedió a la petición y escribió al Primado de Hungría para que nombrara un nuevo obispo y creara la nueva diócesis. Sin embargo, tanto el Primado como el obispo de Cumania se negaron ya que significaba la pérdida de las rentas de aquellas tierras, motivo por el cual se desestimó el proyecto del monarca húngaro. El año 1347 el rey Luis I logró expulsar los tártaros de sus últimos reductos en Moldavia y aprovechó la ocasión para pedir la creación de la diócesis de Milcovia. Esta vez el proyecto tuvo éxito, aunque no es seguro que el obispo responsable de la sede llegara a residir nunca en la misma.

Por lo que respecta a los principados de Valaquia y Moldavia, estos se asentaron como estados independientes. Este hecho fue aprovechado por los príncipes valacos y moldavos para pedir al Patriarca de Constantinopla la designación de un metropolitano para sus respectivos territorios. En este sentido, el príncipe valaco Nicolás Alexandru realizó una petición a Constantinopla y el año 1359 el metropolitano de Vicina fue trasladado a Arges, la capital de Valaquia, creándose así la sede metropolitana de Ungrovalaquia. El papa Gregorio IX pensó en trasladar el obispo de Milcovia a Curtea de Arges para contrarrestar la presencia ortodoxa, pero finalmente no se produjo el traslado. En Moldavia, la mayor presencia de católicos favoreció las aspiraciones papales y el principado no consiguió que se nombrara un metropolitano hasta 1401.

Periodo moderno

En 1986 fue elegido para el cargo de Patriarca de la Iglesia ortodoxa rumana, su beatitud Teoctist Arăpaşu, quien gobernaría durante un lapso de 21 años hasta su muerte el 30 de julio de 2007 a la edad de 92 años, de un ataque al Corazón, tras ser sometido a una intervención de una glándula prostática.

El 12 de septiembre de 2007 el Santo Sínodo eligió como nuevo Patriarca de la Iglesia a Daniel Ciobotea de 56 años de edad.

Organización

La catedral episcopal de Roman.

El Santo Sínodo, integrado por el patriarca y los jerarcas de la Iglesia en funciones (metropolitanos, arzobispos, obispos, arzobispos vicarios y obispos vicarios) es la máxima autoridad de la Iglesia ortodoxa rumana para todos los problemas dogmáticos y canónicos, así como para regular las relaciones con las otras iglesias ortodoxas y cristianas. Entre las reuniones del Santo Sínodo funciona el Sínodo Permanente, integrado por el patriarca, los metropolitanos y el secretario del Santo Sínodo.

Su órgano representativo en los apartados administrativos, económicos y aquellos que no dependen del Santo Sínodo es la Asamblea Nacional de la Iglesia, integrada por tres representantes de todas las diócesis (un clérigo y dos seculares) que deben ser designados por las asambleas diocesanas respectivas por periodos de cuatro años.

El Consejo Nacional Eclesial es, junto al Santo Sínodo y a la Asamblea Nacional de la Iglesia, el supremo órgano administrativo. Está formado por tres clérigos y diez seculares, que son elegidos en la Asamblea Nacional de la Iglesia, también para un periodo de cuatro años. El patriarca de la Iglesia ortodoxa rumana es el presidente de todos estos organismos en calidad de líder de la ortodoxia rumana.

En cuanto a la vida monástica, dentro del patriarcado rumano existen 631 monasterios y más de 8.059 monjes y monjas.[3]

Enseñanza teológica ortodoxa

Para la enseñanza teológica preuniversitaria existen:[3]

  • 37 seminarios teológicos, cuatro de ellos monacales, con unos 6.000 alumnos y más de 1.000 profesores.
  • 8 escuelas teológicas sanitarias de postbachiller, con más de 400 alumnos.
  • 11 escuelas de cantantes eclesiales y unos 700 alumnos inscritos y 200 profesores.
  • Hay más de 10.000 profesores que enseñan religión en las escuelas públicas de Rumania.

En cuanto a la eseñanza teológica universitaria, ésta cuenta con más de 10.000 alumnos y se organiza en 12 facultades de teología y 4 departamentos, que son Teología pastoral, Teología didáctica, Teología social y Arte sacro.[3] 5 de las facultades de teología organizan cursos de doctorado, a los que asisten unos 400 alumnos.

Lista de los Patriarcas de Bucarest

Catedral Patriarcal de Bucarest (sede del Patriarca de la Iglesia ortodoxa rumana).

Arzobispos de Hungro-Valaquia

Vacante (1834-1840)

  • Neófito II (1840-1849)

Arzobispos de Rumania.

Patriarcas de Bucarest.

Referencias

Referencias en línea

Bibliografía

  • Florin Constantiniu, O istorie sinceră a poporului român, Editura Univers Enciclopedic, Bucureşti, 2002.
  • Constantin C. Giurescu, Istoria românilor, volumul II, Editura Enciclopedică, Bucureşti, 2000.
  • Mircea Păcurariu, Istoria Bisericii Ortodoxe Române, Sophia, Bucureşti 2000.
  • Nicolae Iorga, Istoria Bisericii Româneşti, Bucureşti, 1908.
  • Olivier Gillet, Religion et nationalisme : l'idéologie de l'Église orthodoxe roumaine sous le régime communiste, Éditions de l'université de Bruxelles, Bruxelles, 1997.
  • González Montes, A., Las Iglesias Orientales, BAC, Madrid, 2000.
  • Meyendorff, J., La Iglesia Ortodoxa, ayer y hoy, DDB, Bilbao, 1968.
  • Eudokimov, P., Ortodoxia, Ed. Península, Barcelona, 1968.

Notas

  1. Datos sobre religión del censo de 2002
  2. En referencias a la población autóctona y de confesión ortodoxa de Valaquia.
  3. a b c «Romanian Orthodox Church» (en inglés). Bisericii Ortodoxe Române. Consultado el 10 de febrero de 2008.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Iglesia ortodoxa — Iglesia católica apostólica ortodoxa Fundador 12 Apóstoles y unificada por el Primer Concilio Ecuménico en Nicea presidido por el Emperador Constantino I …   Wikipedia Español

  • Iglesia greco-católica rumana — Biserica Română Unită cu Roma, Greco Catolică Catedral de la Santísima Trinidad, en Blaj, Rumania. Territorio principal Rumanía …   Wikipedia Español

  • Iglesia greco católica rumana — Saltar a navegación, búsqueda La iglesia rumana unida con Roma, greco católica es una de las iglesias orientales católicas autónomas en plena comunión con la Iglesia Católica Apostólica Romana. AÑO DE SEPARACIÓN: 1054 AÑO DE REUNIÓN CON ROMA:… …   Wikipedia Español

  • Iglesia de San Constantino y Santa Elena (Caracas) — Templo de San Constantino y Santa Elena de la Iglesia Ortodoxa Rumana en Caracas. Iglesia de San Constantino y Santa Elena, Ubicada en la Caracas. Fue donada por la Iglesia Ortodoxa de Venezuela y el Gobierno de Rumania a la comunidad ortodoxa… …   Wikipedia Español

  • Iglesia cristiana ortodoxa en Venezuela — En este artículo sobre religión se detectaron los siguientes problemas: Necesita ser wikificado conforme a las convenciones de estilo de Wikipedia. Carece de fuentes o referencias que aparezcan en una fuente acreditada. Po …   Wikipedia Español

  • Iglesia católica bizantina rusa — Saltar a navegación, búsqueda La Iglesia greco católica rusa es una de las iglesias católicas orientales en plena comunión con la Iglesia Católica Apostólica Romana. Adquirió autonomía en el siglo XIII, aceptó la supremacía del Papa en 1905, su… …   Wikipedia Español

  • Iglesia católica — apostólica Basílica de San Pedro Primado actual Papa Benedicto XVI Sede …   Wikipedia Español

  • Iglesia griega — puede referirse a: Cualquier iglesia (tanto en el sentido de templo como en el sentido de confesión religiosa cristiana) relacionada con Grecia o lo griego, incluida la emigración griega. Iglesia ortodoxa Iglesia ortodoxa griega o greco ortodoxa… …   Wikipedia Español

  • Iglesia greco-católica rusa — La Iglesia greco católica rusa (en ruso: Российская греко католическая церковь), algunas veces llamada Iglesia católica bizantina rusa, en referencia a su rito bizantino, es una de las Iglesias orientales católicas sui iuris en plena comunión con …   Wikipedia Español

  • Revolución rumana de 1989 — Saltar a navegación, búsqueda Revolución Rumana de 1989 Revoluţia română din 1989 …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.