Espacio entre sofá y tele


Espacio entre sofá y tele

Espacio entre sofá y tele

El espacio entre el sofá y la tele ha estado desde siempre íntimamente ligado al espacio de la zona de estar-comedor de la vivienda. Este espacio, a su vez, es la parte esencial de la vivienda, de forma que no se entiende una vivienda sin sala de estar, aunque disponga de otras estancias. Dicho de otra manera, una zona de estar multifuncional mas un cuarto de baño ya se puede considerar una vivienda.[1]


Esto es, por lo tanto, el espacio catalizador de las emociones entre las personas y donde se experimentan otro tipo de emociones como las que nos provoca la tecnología: el teléfono, la radio, la televisión, Internet... Un espacio interiorizado que es a su vez una ventana al espacio inmediato y al mundo infinito del imaginario colectivo.[2]


Contenido

Introducción

Se configuraría este espacio por dos componentes esenciales: un contenedor y un contenido.

Contenedor

La zona que queda entre el sofá y la tele está sometida a diferentes leyes que formatean el espacio. Los reglamentos actualmente en vigor como el Código Técnico de la Edificación (CTE), regulan una serie de parámetros que configuran los sistemas constructivos que envuelven el espacio. Esta reglamentación va orientada en varias direcciones, como pueden ser la seguridad en la utilización del espacio, la salubridad del ambiente (en cuanto a que no provoque condensaciones intersticiales o superficiales), el acondicionamiento acústico de la sala frente a ruidos externos, la renovación del aire y el ahorro energético, etc. Con todo ello se persigue un fin: el confort interior.

Una situación de confort mejora y potencia la utilización del espacio y, por lo tanto, las relaciones entre las personas y la utilización de los medios tecnológicos. El confort depende de cada persona y de la actividad que realiza, pero por norma general una situación de confort se puede situar entre 20ºC de temperatura y una humedad relativa del 65%. Para conseguir estas condiciones se han ido desarrollando diversas fuentes de calor o de disipación del calor, llegando a conseguir en la actualidad las condiciones deseadas a través de los sistemas de calefacción y de aire acondicionado.

A su vez, existen otro tipo de normas de carácter local o autonómico que complementan al CTE y lo condicionan en cuanto a medidas, iluminación, ventilación, etc.

Los materiales de revestimientos de estas zonas son también un elemento importante, y van orientados a conseguir un espacio agradable estéticamente que permitan mantener las condiciones de higiene y durabilidad, dando origen a infinidad de posibilidades de combinaciones entre sí, predominando materiales más resistentes y lavables en el suelo y revestimientos más suaves o ligeros en los paramentos verticales y techo.

Para el funcionamiento de los elementos tecnológicos que se insertan en este espacio, se dota de suministro eléctrico según unas condiciones mínimas que marca el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT). Establece esas condiciones mínimas y como deben ser protegidas.

Contenido

El espacio vacío que conformaría la sala de estar se ocupa con una serie de mobiliario con un carácter más humano, que de no ser así no terminaría de ser habitable. Las tipologías de muebles son muy variadas y, sus combinaciones son infinitas; pero se pueden establecer unas pautas similares en la mayoría de los espacios.

El sofá es un elemento muy frecuente, posiblemente el que más. El sofá trata de posibilitar a las personas la utilización de este espacio de forma cómoda. La adopción de una postura que resulte cómoda al consumidor mientras descansa o utiliza algún medio tecnológico antes definido es fundamental. Existen varios tipos de muebles que tienen funciones parecidas, pero los más adecuados para pasar largos periodos de tiempo son el sofá y el sillón. El sillón tiene similares características al sofá, pero sólo puede ser utilizado por una persona simultáneamente.

La estancia se complementa con otro tipo de muebles como pueden ser mesa de comedor, sillas, lámparas, muebles accesorios, etc.

La utilización de elementos de decoración también es muy frecuente y, por lo general, el mobiliario está acompañado de elementos que cumplen una función sentimental (retratos, cuadros, figuras, esculturas…) o simplemente decorativa (pinturas, jarrones, figuras, tapices…).

Como elementos accesorios a la sala, se encuentran los dispositivos de calefacción y de aire acondicionado que, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, han conseguido ubicarse en este espacio sin condicionar la distribución, al contrario de lo que ocurría años atrás donde la estufa, el ventilador o demás fuentes de variación ambiental ocupaban una situación preferencial en el espacio.

Evolución del espacio y sistemas tecnológicos

A lo largo de la segunda mitad del siglo XX, el desarrollo de las nuevas tecnologías en telecomunicaciones ha introducido en este espacio diferentes elementos que han conectado el espacio con el exterior. En algunos casos la conexión ha sido unidireccional, como ocurre con la radio o la televisión tradicional; y en otros casos se ha provocado una relación bidireccional como el teléfono, Internet y, últimamente, la propia televisión (mediante sms, páginas web de las cadenas televisivas, etc).

Espacio único multifuncional

La casa es la evolución de la choza primigenia del hombre prehistórico. Es de forma cónica y planta circular. Inicialmente este espacio era compartido con los animales domésticos, junto al fuego.

Espacio interiorizado: el atrio

La domus, que pertenecía a una clase algo acomodada, compartimenta su casa creando un espacio llamado Atrio, mitad cubierto, mitad a la intemperie, que se utiliza como zona de estar. Este espacio se encuentra situado en la mejor zona de la casa, una zona tranquila e interiorizada.

Espacio de hacinamiento

Aparece una gran explosión demográfica, creando una capa social trabajadora llamada proletariado, que vivía hacinada en condiciones miserables, dando origen a planeamientos urbanísticos y a teorías higienistas (higienismo).

Estar colectivo

En los comienzos del comunismo se desarrolló el constructivismo, que pretendía que los conjuntos residenciales de viviendas tuvieran una tipología diferente. En estos edificios la vivienda sería mínima, y las zonas de estar serían comunes.

Estar tecnológico

La vivienda es compartimentada en estancias por funciones, dando origen a una zona de estar-comedor, que en algunos casos se comparte con la cocina. A finales del siglo XX este espacio es sólo creado para zona de estar comedor. Por lo general este espacio se encuentra situado en la mejor localización del área de la vivienda. Es en este periodo cuando empiezan a incorporarse elementos tecnológicos para hacer más confortables las estancias.

En 1876 Antonio Meucci inventó el teléfono, patentado después por Alexander Graham Bell. Fue posiblemente el primer elemento de conexión y comunicación directa con el exterior, aunque para nada condicionaba la estancia.

En 1896, Marconi inventa la radio. La aparición de ésta tampoco condicionó la forma de la estancia, debido a que para poder escuchar la radio no se tiene que ver el aparato o, orientarlo de una determinada forma. De hecho, se puede prestar atención aunque no se esté en la misma estancia. La radio mejoró el nivel de emociones vividas dentro de la estancia, al abrir el mundo exterior por medio del sonido a un mundo interiorizado.

En 1999 se desarrolló el sistema WIFI, sistema de envío de datos sobre redes de computacionales que utiliza las ondas de radio.

A partir de 1929 se comienzan a emitir imágenes por televisión con fines comerciales de forma regular en Inglaterra, no llegando a España hasta 1959. La televisión sí que supuso una condición para la distribución de la sala de estar, ya que el hecho de tener que ver la pantalla del televisor y situarse a una distancia adecuada, ha condicionado fuertemente este espacio. La distancia adecuada para ver una televisión de 32” es de 3,50 mts.

El televisor abre un mundo de emociones más amplio que la radio, al poder acompañar al sonido la imagen. Tanto es así que el gobierno de los EEUU, en los años 50, después de la segunda guerra mundial y con el comienzo de la guerra fría, invadió el país de propaganda donde se veía a una familia feliz sentada frente al televisor, para hacer olvidar las calamidades de la guerra y la fuerte tensión internacional. De esta manera se influía directamente sobre la sociedad generalizada a través de este medio de comunicación.

A partir de los años 70 empieza la comercialización del reproductor de video de cinta magnética, siendo sustituido por el DVD a finales del siglo XX y éste por el sistema Blu-ray actualmente.


Elementos constitutivos

El sofá


Definición

La definición canónica del sofá es la de asiento blando para dos o más personas, que tiene respaldo y brazos.

El sofá es el lugar de descanso y relajación del individuo en el área o espacio público de una estancia, normalmente el salón – comedor. Es como un grado intermedio entre el acto de sentarse erguido en una silla, y el acto de estar acostado a solas en una cama.

No solamente es un sitio de descanso individual, sino que su particular diseño hace que pueda ser compartido con otras personas, lo que fomenta actividades de sociabilidad tales como hablar, ver la televisión cómodamente o estar en una fiesta o reunión.

Pero de forma individual también puede ser aprovechado; de hecho, éste es un aspecto que no le resta eficacia ya que haciendo un uso en solitario del mismo podemos recostarnos para descansar, o tomar mil posturas para ver la televisión, leer un libro, etc.

Su habitual ubicación en una vivienda queda reservada al espacio que se encuentra frente a la tele. Por lo tanto, el sofá (que no deja de ser un mueble más de la casa), se convierte junto con la tele en el centro neurálgico de nuestro espacio ciudad, el salón.

El binomio sofá-tele, si bien es el más importante, no es el único. Podemos mencionar el espacio sofá – mesita, utilizado para pequeñas comidas o de apoyo para las pequeñas cosas que manejamos; sofá- videoconsola, empleada para jugar solo o con más gente; sofá- lámpara; donde poder leer un libro con la iluminación adecuada; y un sinfín de binomios más. En definitiva, el sofá se convierte en nuestro lugar de preferencia de la casa en general, del salón comedor en particular.

En cuanto a aspectos formales, la forma lineal de los sofás es la que más suele predominar, pero encontramos otras en “L” o chaise longue para ganar un espacio más para acostarse en sentido transversal al sofá convencional y para aprovechar las rinconeras. Empiezan a ser consideradas igualmente otras formas base en la formación de la estructura del sofá, como es la circular; ésta sería una forma que propiciaría la relación entre personas más intensa y, en algunos casos, permitiría un mejor aprovechamiento del espacio.

Reseña histórica

Los romanos disponían en sus viviendas de asientos bajos, en material duro, en torno a una mesa donde comía y descansaban. Eran los triclinum.

Son conocidos los tronos de reyes y príncipes que desde el principio de los tiempos ocupaban un lugar destacado dentro de las estancias de la corte. La necesidad de disponer un mueble que estando ubicado en estancias públicas permita el descanso de sus moradores, hace que el diseño de los sofás se vaya transformando hasta asimilarse a lo que hoy tenemos por normal y habitual como sofá.

Con la llegada de la industrialización y los nuevos diseños enfocados a la optimización y la economía de costos, el sofá se populariza y su uso se hace básico e imprescindible en toda vivienda.

Dentro de las viviendas, a mediados del siglo XX los sofás ocuparon un lugar preferentemente en torno al mueble de la radio. Hoy en día, la posición cuasi preponderante es la del sofá frente a la tele. Esto nos permite disfrutar de la misma desde una posición cómoda y adecuada.

Por ello, el sofá queda ligado a la cultura del lugar familiar frente a la televisión y también a la cultura de la televisión. Y es que, desde el sofá del salón de las viviendas y con el mando a distancia en ristre, dominamos (casi sin darnos cuenta) la imagen del mundo en el que vivimos, contemplamos lo que pasa y descubrimos cosas de cualquier lugar físico hasta el cual no podemos ir.

Todo lo anterior, en un intercambio netamente cultural, está realizado en un sentido unidireccional, sin prácticamente posibilidad de intervenir, algo que está cambiando rápidamente con la incorporación del ordenador y con la integración tv+internet, tv+teléfono, sms, etc.

Tipologías

Dado que ocupa un lugar destacado en la posición del salón, el sofá debe ser debidamente seleccionado. De ello dependerá el aspecto general que tome la estancia donde vaya a ser colocado; se deberá elegir haciendo una selección previa de entre todos los ofertados en el mercado, teniendo en cuenta factores como el material, la forma, el color, su resistencia, que sea lavable, etc.

Los diseños pueden ser muy variados y existen muchas posibilidades de combinación, por lo que existe un número muy variado de formas y modelos. No obstante, cabe mencionar las características de algunos tipos de sofás alternativos al convencional:

- Diván: Asiento alargado y mullido, normalmente sin respaldo y con almohadones sueltos, en el que una persona puede tenderse.

- Chaise longue: Es un término que no está recogido en el Diccionario de la lengua española, pero su significado se toma como el de un sofá con algún módulo de mayor dimensión longitudinal en sentido transversal al resto del sofá, con el fin de poder apoyar y extender sobre él las piernas y acostarse.

- Sofá otomano: Sofá otomano, o al estilo de los que usan los turcos o los árabes. Se trata de un módulo de sofá sin respaldo ni apoyabrazos, utilizado como pieza auxiliar para sentarse teniendo la oportunidad de poder cambiarlo de ubicación gracias a sus dimensiones y manejabilidad.

Diseño

Existen múltiples posibilidades a la hora de diseñar un sofá. Las ofrecidas por la industria del mueble es tan amplia como uno pueda imaginar. Se pueden valorar múltiples factores en el momento de elegir los sofás, tal es el caso del color, tipo de material, dimensiones, acabados, combinación de formas y módulos, etc.

Uno de los aspectos que se tienen más en consideración son el estilo y diseño que se le quiere dar a la estancia. El tamaño, forma y disposición de las piezas, vendrán condicionados en gran medida por las dimensiones del espacio donde vayan ser ubicadas. Atendiendo al diseño del tipo de sofá, se pueden enumerar algunas tipologías:

- Sofás reciclados: Actualmente en la sociedad toma gran importancia el factor ecológico y medioambiental. Renovable y sostenible, son términos que ya forman parte de nuestra cultura. Actualmente, jóvenes diseñadores y empresas creativas unen sus fuerzas para materializar todos estos términos en el propio sofá. Es posible contar con el diseño de uno de estos sofás en los que, por ejemplo, se emplea como material reutilizado la membrana elástica de los teclados desechados.

- Estilo clásico-moderno: Cada vez resulta más destacable la recuperación de piezas que han sido un verdadero icono en el mobiliario a lo largo de los años. Tal es el caso por ejemplo de los sofás y sillones Edwards de la gama de mobiliario Wittmann Edwards estilo clásico moderno. Originalmente lanzados en 1981, estos elegantes sofás fueron fabricados nuevamente y puestos en venta en 2008. Los fabricantes se dieron cuenta de que el diseño del arquitecto norteamericano residente en París Edward Tuttle, ha conservado su originalidad aún 25 años después de su creación.

- Nuevos materiales: Se trata de encontrar sentido al uso de nuevos materiales en el diseño y fabricación de los sofás. Hay ejemplos en los que se hace uso del cartón alveolar para la realización de secciones de los mismos, que además resultan ser extensibles. Estos elementos son ideales para zonas de reunión temporal o para provocar la admiración de la gente al ver el uso de un cartón como elemento constituyente del mueble.


La tele


Definición

La televisión es un sistema para la transmisión y recepción de imágenes en movimiento y sonido a distancia. Esta transmisión puede ser efectuada mediante ondas de radio o por redes especializadas de televisión por cable. El receptor de las señales es el televisor. La palabra "televisión" es un híbrido de la voz griega "Tele" (distancia) y la latina "visio" (visión). El término televisión se refiere a todos los aspectos de transmisión y programación de televisión. A veces se abrevia como TV.

Evolución y desarrollo tecnológico

El invento de la televisión pasa por distintas etapas hasta que se consolida como medio eficaz de transmisión de las imágenes.

Inicialmente, se concibe técnicamente como un sistema de discos mecánicos que al girar provocan la impresión de ver las imágenes en movimiento. Pero el sistema queda consolidado cuando es la electricidad la que es usada para la transmisión de la información, en este caso las imágenes. El sistema se piensa como una matriz fotosensible en el punto de captación (receptores de selenio en las cámaras de TV). La señal eléctrica es convertida y transmitida a distancia, hasta el punto de recepción o televiso. Allí, el tubo de rayos catódicos transforma la señal eléctrica en luz al impactar sobre una pantalla fosforosa, reproduciéndose la matriz inicial y, en consecuencia, la imagen.

Entre medias de la recepción y la emisión quedan los sistemas de transmisión de la imagen, bien por medio de la señal de radio o bien por medio del cable.

Carey proponía el primer sistema de "retina artificial" en el tubo analizador de rayos catódicos en 1880. A partir de 1924, en Estados Unidos se iniciaron los experimentos con la televisión en color, y la primera emisión experimental de televisión se realizó en Estados Unidos en 1925, siendo las primeras estaciones experimentales instaladas en 1928. La televisión a color apareció definitivamente en 1954, y su inventor fue Peter Goldmark.

La televisión posee la peculiaridad de presentar estímulos visuales y auditivos, los cuales son más efectivos que los visuales o auditivos por sí mismo, como los periódicos o la radio, por lo que es un medio mucho más eficaz que cualquiero otro. Se impone también y deja atrás al cine por el hecho de penetrar en la vida diaria del hogar y llegar a formar parte del cúmulo de hábitos de cualquier persona de nuestra época.

Influencia en la sociedad

La verdadera revolución en el sistema de la televisión se produce en el uso que se hace de ésta. Llegado el momento en que la televisión es un hecho tecnológico que funciona eficazmente, pronto se descubre el inmenso poder que tiene para llegar a las masas, para comunicar información, para influir en la opinión de la sociedad (y, por tanto, crear una sociedad a medida) y para pensar en ella como elemento propagandístico político-comercial.

En este sentido la televisión es un medio que ha permitido comunicar eventos y formar opiniones generalizadas sobre los diferentes acontecimientos que se han ido produciendo en el mundo. Con la televisión se han retransmitido guerras, catástrofes, eventos nacionales e internacionales… influenciando de forma determinante en la generación de opinión de la sociedad.

La televisión cobra tanta fuerza, que en el hogar doméstico desplaza la posición hegemónica que había venido desarrollando la radio y pasa a ser el centro de las salas de estar. La habitación donde se coloca la tele es generalmente el salón-comedor, que es distribuido pensando especialmente en la mejor posición en la que podrá colocarse el usuario receptor, de forma que la situación resultante sea la más adecuada posible desde cualquier punto de vista.

En esta situación es donde el televisor se convierte en el centro de la estancia, su dominio y uso se convierte en un símbolo de poder familiar, jerarquizado y cerrado, controlado principalmente por el cabeza de familia. El mando a distancia de la tele es el cetro de poder que simboliza la autoridad en el tradicional núcleo de las familias.

En todo caso, el avance en la tecnología ha provocado que la televisión ya no sea ese elemento que aglutina a su alrededor a la familia o amigos en una sala como ocurría hace unos años, puesto que ahora en los hogares hay más de un televisor, distribuidos en diversas estancias. Además, para ver la tele no hace falta el aparato en sí, ya que gracias a internet se puede ver perfectamente en el ordenador o en un teléfono móvil, cualquier programa y en cualquier momento.

Por lo tanto, el avance tecnológico en este aspecto ha influido en la sociedad de manera más asíncrona e individualista, propiciando el acceso a cualquier programa desde casi cualquier lugar y a cualquier hora de manera individual, perdiendo protagonismo la televisión y el lugar que ocupa en la sala de estar.

Nuevas formas de comunicación

Hay que destacar que desde sus orígenes, el medio televisivo es un ente de comunicación fuertemente unidireccional. La vida y sus acontecimiento, la política, las opiniones, los sucesos, los fines comerciales, los eventos deportivos,… todo queda plasmado en la pantalla de la televisión sin posibilidad de control por parte del espectador, que lo único que puede hacer es en todo caso cambiar de canal o apagar el aparato. Pero el medio tiene una habilidad que hace que resulte irresistible y a pesar de que el contenido no sea el más interesante, el espectador permanece sentado delante del mismo con complacencia. Las personas que controlan el medio lo saben y no hacen más que adaptar la programación para que resulte más atractiva y con ello introducir en muchos casos subliminalmente los mensajes comerciales y de formación de opinión.

Esta unidireccionalidad está revirtiendo, ya que el propio desarrollo tecnológico está aportando nuevas formas de comunicar la información, no solo con imágenes, sino también con contenidos multimedia, como es el ordenador y su desarrollo con internet. La red se ha convertido en un medio muy potente porque no sólo comunica de manera unidireccional, sino que ahora el sistema permite la interacción entre distintos usuarios, convirtiéndose en un medio interactivo, bidireccional. Cada uno de los usuarios puede intervenir y opinar o aportar información, lo que trae como consecuencia que esta comunicación sea colectiva y que sea más difícil crear una opinión dirigida por parte de los medios.

Al cambiar la forma de comunicación, el papel preponderante de la tele se ve modificado, como se explicaba en el apartado anterior. Ahora hay más televisores en una vivienda, y todo el contenido ya no tiene porque pasar por la gran pantalla de la tele del salón, puesto que cada usuario, desde otras estancias, puede seguir su espacio televisivo de manera independiente.

Referencias


Bibliografía

Socialización y sociedad: la influencia de la tv. Autores, Clerici Gonzalo Daniel y Krauth Karina Edelmys.


Enlaces externos

Obtenido de "Espacio entre sof%C3%A1 y tele"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Gramática del húngaro — Contenido 1 Comparación con el castellano 2 Notación 3 Fonética 3.1 Abecedario …   Wikipedia Español

  • guion — guion1 o guión ‘Escrito que sirve de guía’ y ‘signo ortográfico’. La doble grafía, con o sin tilde, responde a las dos formas posibles de articular esta palabra: con diptongo (guion [gión]), caso en que es monosílaba y debe escribirse sin tilde;… …   Diccionario panhispánico de dudas

  • guión — guion1 o guión ‘Escrito que sirve de guía’ y ‘signo ortográfico’. La doble grafía, con o sin tilde, responde a las dos formas posibles de articular esta palabra: con diptongo (guion [gión]), caso en que es monosílaba y debe escribirse sin tilde;… …   Diccionario panhispánico de dudas

  • Anexo:Episodios de El Chavo (serie animada) — La siguiente es una lista de capítulos de la serie animada El Chavo, que empezó a emitirse el 21 de octubre de 2006. Hasta el 2 de junio de 2011 se han emitido 4 temporadas y 100 episodios de esta serie. Contenido 1 Temporadas 2 Episodios 2.1… …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.