Temas controvertidos de la Carta de la Tierra


Temas controvertidos de la Carta de la Tierra

Al ser la Carta de la Tierra una declaración internacional de visiones y principios para un comportamiento sostenible y solidario en este siglo, es normal que se produzcan debates o discrepancias en algunos puntos. (Ver aquí el texto de la Carta).

Los principales temas de controversia:

  • La ecología en la Carta. Su concepto en la declaración es más amplio y sincero de lo que ha sido habitual hasta el lanzamiento de ésta en el 2000. No es una cuestión trivial, habida cuenta de que la ecología es el pilar fundamental de la Carta de la Tierra.
  • El alcance de la Carta: qué es y qué no es la Carta de la Tierra. Hay opiniones para las que el documento se queda en posiciones excesivamente genéricas, y debería ser más preciso en propuestas y medios a emplear. Otras apreciaciones recelan de cualquier concreción de la Carta como lesiva para la libertad personal.
  • Las religiones, la ética, lo espiritual en la Carta. Por primera vez en un documento civil internacional, se reconoce la importancia de la dimensión espiritual de la vida. La Carta ha suscitado elogios de líderes religiosos como el Papa Juan Pablo II o el Dalái Lama. A la vez ha sido objeto de descalificaciones por parte del conservadurismo radical.
  • Otros temas de debate, más concretos: la posición de la Carta respecto a las discriminaciones sociales por motivos de género o de orientación sexual, respecto al aborto, y respecto a las políticas de planificación familiar.
"Que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida"
 (Texto final de la Carta - El camino hacia adelante)
.
 Rocío matinal sobre una planta equisetácea en la reserva natural Marie Mouchon. Ciney. Bélgica. Foto: Luc Viatour.

Contenido

La ecología en la Carta

Un concepto amplio de lo ecológico y lo sostenible

La idea tradicional de la ecología se ha referido a la preservación del medio ambiente, es decir, al respeto y a la racionalidad en el uso de los recursos naturales.

El concepto de sostenibilidad, tal como fue introducido por el Informe Brundtland en 1987, une la ecología a los factores económicos y sociales del desarrollo. Desde entonces lo ecológico, que es la base de lo sostenible, ya no será sólo un asunto técnico.

A partir de la Carta de la Tierra se dan dos pasos más allá en el concepto de sostenibilidad:

  • Por un lado, la ecología se orienta no sólo hacia la utilización sensata de los recursos naturales, sino también hacia el cuidado benévolo y compasivo de todos los seres vivientes que forman la comunidad de la Tierra.
  • Por otro, sigue teniendo en cuenta la justicia social y el desarrollo económico como factores que conforman junto con ella la sostenibilidad, pero abarca también factores culturales y éticos en esta nueva idea de lo sostenible.
"Tratar a todos los seres vivientes con respeto y consideración". (Principio 15)
 Impalas (aepyceros melampus). South Luangwa National Park. Zambia.

Por ello la Carta no considera la ecología sólo como una técnica para manejar recursos escasos, sino sobre todo como un nuevo modelo para relacionarse con la naturaleza, viendo cómo "todos los seres conectados entre sí" forman un sistema inmenso y complejo.

La declaración asume así las cuatro grandes tendencias del discurso ecológico: ambiental, social, profunda, e integral.[1]

Una ecología puramente técnica o puramente política también pueden cometer disparates, y de hecho los cometen. Es necesaria una óptica más amplia.

En la visión del documento las cuatro ecologías son convenientes y mutuamente complementarias.

Todas ellas están bien reflejadas de forma conjunta en el Preámbulo, y más específicamente en otras partes de la Carta, de forma imbricada unas con otras:

Ecología ambiental

Busca corregir a través de soluciones jurídicas, económicas, tecnológicas, etc. los excesos de la voracidad del proyecto industrial mundial, que siempre implica altos costes ecológicos.
Es una visión técnica de los problemas, centrada en solucionar su aspecto material, inmediato.
El capítulo II de la Carta la recoge ampliamente.

Ecología social

Considera los problemas ecológicos como manifestaciones de conflictos y carencias sociales.
Se ocupa por ello de impulsar el desarrollo social, atender los problemas demográficos, erradicar la pobreza, promover unas relaciones humanas y laborales justas, la salud, la educación, el bienestar social y la dignidad humana.
Es una visión sociológica y política, que busca hacer frente al desequilibrio ecológico con una actitud solidaria: la ecología no tiene que ver sólo con el medio ambiente, sino con el ambiente entero.
Aparece sobre todo en los capítulos III y IV de la Carta.

Ecología mental

"Adoptar patrones de producción ... que salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra". (Principio 3 de la Carta)
 Molino de agua "Rosenmüller" en el río Haller. Niedersachsen. Alemania.
La ecología profunda (deep ecology), también llamada ecología mental, sostiene que los problemas ecológicos se deben al tipo de mentalidad todavía hoy generalizada.
Esta mentalidad, explotadora, dominadora y ególatra, conduce a la guerra, a la violencia, a la discriminación. Respecto a la Tierra, se traduce en una sociedad antropocéntrica, centrada en el ser humano como única referencia, como rey/reina absolutos del universo, y por tanto en inevitable conflicto con los demás seres vivos y con la Tierra.
Por ello esta corriente propugna un cambio cultural, hacia una mentalidad biocéntrica: el hombre siempre en armonía con la vida, con la naturaleza, no sobre ella ni fuera de ella, al mismo nivel que las demás personas y seres vivos. Es una propuesta ecológica de fraternidad planetaria, que se centra en la forma de pensar y de vivir. San Francisco de Asís podría representarla perfectamente.
Aparece en todo el texto, continuamente.

Ecología integral

La ecología integral considera al planeta Tierra y a la humanidad como una comunidad con un destino común, como "parte de un vasto universo evolutivo". Es la percepción de la Tierra que nos transmiten los astronautas desde el espacio exterior: desde allí no hay diferencia entre la Tierra y la humanidad. Son - somos - lo mismo, y sin duda parte de un todo que es el cosmos intergaláctico, el universo.
Da una perspectiva cósmica, y su propuesta es de ir hacia una percepción holística o de conjunto: todo tiene que ver con todo, todo está interconectado, todos hemos de cuidar de todos, sin excluir de este cuidado al espacio exterior.
Es la visión que subyace en todo el documento, y especíalmente en el último de los principios de detalle, que afirma:
"la paz es la integridad creada por relaciones correctas con uno mismo, otras personas, otras formas de vida, la Tierra y con el todo más grande, del cual somos parte"[2]
"Asegurar que la belleza de la Tierra se preserve para las generaciones presentes y futuras". (Principio 4 de la Carta).
 Isla de Praslin. Seychelles

El alcance de la Carta

Ver
La Iniciativa de la Carta de la Tierra - El alcance de la Carta


Lo espiritual y las religiones en la Carta

El texto apenas habla de religiones: no es su objetivo. Lo hace algo más respecto a temas espirituales, independientemente de adscripciones a religiones concretas.
La Carta ha sido atacada desde posiciones religiosas de ultraderecha, especialmente en lo relativo a la consideración de lo espiritual y de Dios en la Carta, a los paralelismos entre ella y la "New Age", y al tratamiento que se da a la Tierra en el documento.
Esas opiniones, muy minoritarias, han tratado de descalificar la Carta en base a un disparatado y supuesto carácter "materialista" y "pagano" de la declaración, afirmación bastante cómica en sí misma en los tiempos que corren, y que es fácil ver que no tiene fundamento alguno.

Lo espiritual

Una aportación fundamental de la Carta de la Tierra es que, por primera vez en un documento civil de ámbito mundial, se reconoce la importancia de la dimensión espiritual de la vida:
"Las artes, las ciencias, las religiones ... están llamadas a ofrecer un liderazgo creativo". (El camino hacia adelante - Texto final de la Carta)
 Pantocrátor. Mosaico bizantino del siglo XIII. Catedral de Monreale. Sicilia. Italia.
    • "nuestros retos ambientales, económicos, políticos, sociales y espirituales están interrelacionados" (Preámbulo de la Carta)
    • vivir con "reverencia ante el misterio del ser, gratitud por el regalo de la vida y humildad con respecto al lugar que ocupa el ser humano en la naturaleza" (íd.)
    • "afirmar la fe en la dignidad inherente a todos los seres humanos y en el potencial intelectual, artístico, ético y espiritual de la humanidad (Principio 1.b)
    • ”reconocer y preservar … la sabiduría espiritual en todas las culturas” (8.b)
    • "defender el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar espiritual" (12)
    • "afirmar el derecho de los pueblos indígenas a su espiritualidad" (12.b)
    • "proteger y restaurar lugares de importancia que tengan un significado cultural y espiritual" (12.d)
    • "reconocer la importancia de la educación moral y espiritual" (14.d)
    • "las artes, las ciencias, las religiones ... están llamadas a ofrecer un liderazgo creativo" (Texto final)

Las religiones

  • La Iniciativa de la Carta de la Tierra exhorta a todas las culturas y religiones a adoptar las recomendaciones de la Carta sobre el respeto y el cuidado de todos los pueblos y de la gran comunidad de la vida. Multitud de organizaciones, escuelas y comunidades religiosas han dado su adhesión a la Carta. Entre los líderes internacionales de la Carta hay varios directamente vinculados a confesiones religiosas concretas.
”Reconocer y preservar el conocimiento tradicional y la sabiduría espiritual
 en todas las culturas” (Principio 8.b de la Carta)

 Mont Saint-Michel. Normandía. Francia.
  • La Carta ha recibido elogios de destacadas personalidades religiosas, como el Papa Juan Pablo II o el Dalai Lama.
Juan Pablo II envió su felicitación personal a Mijaíl Gorbachov sobre la Carta de la Tierra, con ocasión de la presentación de la Carta en 2001 en Urbino (Italia):
"Su Santidad - escribe el arzobispo sustituto de la Secretaría de Estado vaticana - le expresa su satisfacción por un trabajo bien hecho en la defensa de nuestra herencia medioambiental, y alienta sus meritorios esfuerzos (…) por inculcar en el futuro un respeto cada vez mayor por los recursos del planeta, dados por Dios para que cada persona pueda vivir una vida digna”
finalizando el mensaje enviándole “su saludo y su bendición”.[3]
Una salutación en la misma línea fue enviada por el Dalái Lama durante los trabajos de redacción de la Carta.[4]
  • En base a declaraciones de Gorbachov, tres años antes de la aprobación de la Carta de la Tierra, sobre la necesidad de una especie de decálogo internacional para el medio ambiente, se ha dicho que la Carta pretende sustituir a las actuales religiones. Gorbachov se refería, evidentemente, a lo ecológico y a lo social, no al ámbito personal:
"Necesitamos un nuevo código internacional sobre el medio ambiente fundamentado en una carta sobre la Tierra, una proclamación similar a la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas ...”
“No hagas al medio ambiente de otros lo que no quieras que se haga a tu propio medio ambiente …”
“ Mi esperanza es que esa carta sea una especie de "diez mandamientos", de "sermón de la montaña" que proporcione una guía para el comportamiento humano hacia el medio ambiente en el nuevo siglo y sucesivos".[5]
"La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo." (Preámbulo de la Carta).
 La Vía Láctea vista durante un eclipse de Luna.
  • La Carta no menciona en ningún lugar las creencias personales. No puede ni quiere reemplazarlas, ni siquiera en lo ético, porque no es su función y porque las respeta absolutamente. Son asuntos de la esfera privada de cada persona.

Dios

  • La Carta de la Tierra - que desea ser útil para gentes de todas las fes y culturas - no hace referencia a Dios debido a que muchas personas no participan de esta creencia y a que además tradiciones religiosas importantes (budismo, por ejemplo) y muchos humanistas no utilizan este tipo de lenguaje. Además el ámbito de la Carta no es el religioso ni el de la fe personal.
  • Quienes profesen creencias de tradiciones cristianas, islámicas, hindúes o judías, entre otras, pueden interpretar la cita respecto a “la reverencia ante el misterio del ser” como “la reverencia ante Dios”. Otras personas o grupos no lo harán así. Las dos posturas son legítimas, desde la óptica de la Carta, que quiere ser válida para ambas partes.[6]
  • La referencia de la Carta “al todo más grande, del cual somos parte” ha sido traducida por algunos como alusión a un posible panteísmo filosófico. Si la palabra “todo” se hubiera escrito con mayúscula en ella, podría haber dado pie a ese tipo de especulaciones. No es el caso. Claramente, la Carta se refiere aquí al universo. Su campo de proyección no es el filosófico.
"Proteger y restaurar lugares de importancia que tengan un significado cultural y espiritual". (Principio 12.d de la Carta)).
 Pirámides. Guiza. Egipto.

New Age

  • New Age o Nueva Era es un concepto mediático que alude a un amplísimo conjunto de experiencias y corrientes espirituales y culturales, totalmente heterogéneas, que surgieron a partir de la década de los 60 en Norteamérica, así como a lo largo del siglo en muchos países occidentales.
  • Sus orígenes son muy dispares. Se caracterizan por una profundización personal del sentimiento espiritual, frecuentemente al margen o en los límites de las estructuras religiosas tradicionales. Hay quien ha definido este fenómeno como un "reencantamiento de la vida" o un "reencuentro con nuestro ser real".
  • No es fácil trazar sus rasgos comunes. Podrían serlo que sus objetivos son el crecimiento interior, el desarrollo psicológico y personal, la vivencia de lo divino, la búsqueda de la iluminación o despertar espiritual, la solidaridad, la ayuda, la compasión, el amor, el respeto a la naturaleza, la responsabilidad por el medio ambiente, etc.
  • A la vista de estas características, parece evidente que estas tendencias espirituales actuales están en línea con la visión de la Carta, aunque van mucho más allá que el documento, que no entra en modo alguno en la esfera interior de las personas.
La Carta es neutral respecto a estas experiencias y tendencias, como lo es respecto a cualquier otra tradición o movimiento espiritual.

Gaia

"La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra
 y cuidarnos unos a otros ...". (Preámbulo de la Carta)

 Laguna Miscanti, cerca de S. Pedro de Atacama. Chile. Foto: Luca Galuzzi
La declaración enseña el respeto hacia la naturaleza y la Tierra, como hogar de la comunidad de la vida. No promueve ningún tipo de deificación o veneración de la Tierra. Escribe en mayúscula el nombre de la Tierra porque así se hace con todos los planetas, no por otra razón.[7]
El uso del nombre de la Tierra evoca la imagen del planeta en el espacio, tal como lo captan las fotografías de los astronautas. Esta imagen de la Tierra, como un planeta relativamente pequeño, hermoso y frágil que flota en el espacio, promueve actitudes de respeto y cuidado.[8]
Es frecuente hoy considerar a la Tierra como un planeta vivo dotado de mecanismos sofisticados de autorregulación. Se la suele denominar Gaia, nombre dado por el biólogo James Lovelock al formular sus hipótesis en 1969, referidas exclusivamente a los aspectos biológicos de la biosfera. En línea con estas hipótesis, la Carta afirma que "la Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida".
Otras opiniones van más allá y ven al planeta como un ser consciente y divino. Es un poco la idea de la Madre Tierra común a muchas tradiciones religiosas indígenas y a religiones orientales.
La Carta de la Tierra respeta todos estos puntos de vista, pero una vez más no se pronuncia al respecto.

Las polémicas sobre lo espiritual

  • En realidad, todas estas controversias sobre cuestiones espirituales en la Carta son un tanto artificiales. Aunque legítimas, responden preferentemente a coordenadas ideológicas de una minoría fundamentalista y radical, no a problemas o situaciones reales de las personas.
  • Desvían, además, deliberadamente la atención fuera de la finalidad esencial del documento: lograr un mundo sostenible, solidario, libre, justo y pacífico.
  • La declaración es un texto lleno de sentido común, elaborado para ser útil a toda la humanidad en estos tiempos críticos. No se ha hecho para alimentar polémicas doctrinales ni etéreas discusiones sin sentido, sino para ayudar a resolver problemas muy concretos e inaplazables.

Otros temas de debate

Discriminaciones debidas al género o a la orientación sexual

  • ¿Permite la Carta de la Tierra discriminaciones a las personas según su género o su orientación sexual? Es claro que no. Se opone frontalmente a ellas e invita a eliminarlas, así como también cualquier otra basada en la raza, el color, la religión, el idioma, o el origen nacional, étnico o social (12.a).
La Carta proclama una y otra vez la equidad de género y los derechos humanos de las mujeres y las niñas, promueve su participación activa en todos las aspectos de la vida y la sociedad (11.b), y exige "terminar con toda la violencia contra ellas" (11.a). Afirma a la vez que es necesario "fortalecer las familias y garantizar la seguridad y la crianza amorosa de todos sus miembros" (11.c).
Además, las comunidades deben garantizar los derechos humanos y las libertades fundamentales, y brindar a todos, sin excepción, la oportunidad de desarrollar su pleno potencial (3.a). La Carta, igualmente, promueve la protección de las personas vulnerables y el desarrollo de sus capacidades y aspiraciones (9.c), y afirma la fe en la dignidad de todos los seres humanos (1.b).
Esto atañe directamente a bastantes países que todavía mantienen legislaciones represivas e inadmisibles respecto a las mujeres, y muchos más aún respecto a la homosexualidad.
"Eliminar la discriminación en todas sus formas, tales como aquellas basadas en la raza, el color, el género,
 la orientación sexual ..." (Principio 12.b de la Carta)

 Manifestación contra la homofobia en Treviso. Italia.
  • El problema se plantea muy específicamente respecto a situaciones en que instituciones religiosas u otras organizaciones defienden su derecho a restringir determinadas oportunidades internas para homosexuales y lesbianas.
Este tipo de limitaciones intrareligiosas no son nada nuevo, como tampoco lo son las basadas en el género.
De hecho, las mujeres han sido históricamente y todavía siguen siendo objeto de severas discriminaciones por parte de casi todas las tradiciones religiosas.
La ética detrás de todas estas clases de restricciones es un tema de continuo debate, no tanto por su racionalidad como por la influencia, todavía considerable, del pasado.
Desde la perspectiva de la Carta de la Tierra, y según ha afirmado su Consejo, tendrá que haber razones éticas de mucho peso para tolerar una discriminación de esta clase en cualquier institución.[9]

Aborto

El primer principio de la Carta abarca el aspecto imperativo de “respetar … la vida en toda su diversidad”. Este principio también afirma que “toda forma de vida, independientemente de su utilidad, tiene valor para los seres humanos”.
El objetivo de la reproducción responsable, según la Carta, deberá lograrse mediante la igualdad de género, la habilitación de las mujeres y el acceso universal a los servicios de salud (7.e), de manera tal que se respeten los derechos y libertades fundamentales de la humanidad.
En el marco de estos principios, lo más que afirma la declaración es que diferentes comunidades y culturas podrán adoptar enfoques también diferentes para proporcionar servicios de salud y para el fomento de la salud reproductiva y la reproducción responsable.

Las políticas demográficas de control de la natalidad

El principio 7 de la Carta hace un llamamiento a la aplicación de patrones de reproducción humana responsable, que sean sostenibles y “salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra”. Seguidamente afirma que los mismos deberán aplicarse de forma tal que salvaguarden los derechos humanos.
La Carta no utiliza nunca, ni siquiera con sinónimos, los términos “control de la población” o “control de la natalidad”. Es profundamente respetuosa de los derechos y libertades fundamentales, sin los cuales no tendría sentido.
La Carta de la Tierra, pues, se opone con claridad a cualquier método coercitivo para regular o controlar el crecimiento de la población, y por tanto a las políticas demográficas en ese sentido. Por tanto, sí a la vida.[10]
"Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo" - (El camino hacia adelante - Texto final de la Carta)
  La ciudad de San Francisco (California, USA) desde Twin Peaks, en la puesta de sol.

Referencias y notas

  1. Leonardo Boff. "Respeto y cuidado hacia la comunidad de la vida" [1]
  2. Texto de la Carta de la Tierra. Principio 16.f.[2]
  3. Iniciativa de la Carta de la Tierra. Religion. 2008.[3]
  4. Iniciativa de la Carta de la Tierra. Religión. 2008.[4]
  5. Mijail Gorbachov, The Los Angeles Times, May 8, 1997
  6. Iniciativa de la Carta de la Tierra. Manual. p.49.[5]
  7. Ibíd.[6]
  8. Informe Brundtland [7]
  9. Ibíd. p. 49.[8]
  10. Iniciativa de la Carta de la Tierra. Manual. p.51.[9]

Véase también

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Carta de la Tierra — Se ha sugerido que Iniciativa de la Carta de la Tierra sea fusionado en este artículo o sección (discusión). Una vez que hayas realizado la fusión de artículos, pide la fusión de historiales aquí …   Wikipedia Español

  • La Carta de la Tierra - Temas controvertidos — Saltar a navegación, búsqueda Al ser la Carta de la Tierra una declaración internacional de visiones y principios para un comportamiento sostenible y solidario en este siglo, es normal que se produzcan debates o discrepancias en algunos puntos.… …   Wikipedia Español

  • Iniciativa de la Carta de la Tierra — Se ha sugerido que este artículo o sección sea fusionado en Carta de la Tierra (discusión). Una vez que hayas realizado la fusión de artículos, pide la fusión de historiales aquí …   Wikipedia Español

  • Wikipedia:Café (todos) — Atajos WP:CWP:C …   Wikipedia Español

  • Edad Contemporánea — La carga de los mamelucos, de Francisco de Goya, 1814, representa un episodio del levantamiento del 2 de mayo de 1808 en Madrid. Los pueblos europeos, convertidos en protagonistas de su propia historia y a los que se les había proclamado sujetos… …   Wikipedia Español

  • Historia de las islas Malvinas — Saltar a navegación, búsqueda Mapa de las islas Malvinas, con la toponimia argentina. Las islas Malvinas son un archipiélago ubicado en el mar Argentino, en el océano Atlántico Sur, a una distancia mínima de la Patagonia d …   Wikipedia Español

  • Historia de las Islas Malvinas — Este artículo o sección puede ser demasiado extenso(a). Algunos navegadores pueden tener dificultades al mostrar este artículo. Por favor, considera separar cada sección por artículos independientes, y luego resumir las secciones presentes en… …   Wikipedia Español

  • Cartas escritas en Suecia — Cartas escritas en Suecia, Noruega y Dinamarca Saltar a navegación, búsqueda Título, en la página principal de la primera edición de Cartas escritas en Suecia, Noruega y Dinamarca (1796) Cartas escritas durante una corta estancia en Suecia,… …   Wikipedia Español

  • Historia de la prensa española — La Historia de la prensa española, entendida más como un estudio positivista de la hemerografía histórica que como una historia del periodismo o de la comunicación, comienza en el siglo XV de forma dispersa con los manuscritos y la impresión en… …   Wikipedia Español

  • Pablo VI — Siervo de Dios Pablo VI Papa de la Iglesia católica 21 de junio de 1963 –  …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.