Sacerdote del Opus Dei


Sacerdote del Opus Dei

Sacerdote del Opus Dei

El clero del Opus Dei lo forman numerarios y agregados varones que se ordenaron perteneciendo ya a la prelatura y con frecuencia después de años de ejercicio profesional. Son cerca de 1900, y suponen aproximadamente el 2% de los miembros de la prelatura (datos de 2007).

Los sacerdotes que están incardinados en una diócesis y de los que a veces se dice que son del Opus Dei no pertenecen a la prelatura personal, sino a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación de clérigos unida al Opus Dei. A esta asociación también pertenecen los sacerdotes de la prelatura por el hecho de serlo, para poder atender a los sacerdotes diocesanos[cita requerida].

Contenido

Introducción

Los sacerdotes que forman el clero de la prelatura son agregados y numerarios varones que fueron llamados por el prelado a hacerse sacerdotes, y que aceptaron esa llamada libremente, generalmente cuando ya llevaban varios años de ejercicio profesional en diferentes áreas.[1] Realizan sus estudios sacerdotales en centros o en seminarios del Opus Dei, y no en seminarios diocesanos, de la misma forma que los sacerdotes que pertenecen a un Instituto de vida consagrada o a una Sociedad de vida apostólica que goce de esta facultad, suelen hacerlo en seminarios de su institución. El Opus Dei se responsabiliza del sustento del clero de la Prelatura. Los cargos directivos superiores de la prelatura (prelado, vicario regional, vicario delegado, etc.) se reservan a los sacerdotes numerarios.

Los sacerdotes numerarios y agregados viven como los laicos numerarios y agregados, respectivamente: los sacerdotes numerarios en centros de la prelatura, y los sacerdotes agregados con su familia, en residencias, por su cuenta, etc.[2]

Los sacerdotes del Opus Dei a lo largo de la Historia

La fundación de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz

En los primeros años después de 1928, el fundador buscó la colaboración de algunos sacerdotes diocesanos para la atención pastoral de los socios del Opus Dei y de las personas que se acercaban a su apostolado. Sin embargo, no encontró en ellos la docilidad que esperaba, probablemente debido a la novedad del mensaje (la búsqueda de la santidad por parte de seglares) y de los modos de dirección del fundador, que incluían la comunicación al superior (es decir, al propio Escrivá) de todo lo tratado en la confesión por parte de los laicos del Opus Dei; años después, al recordar aquellos años, diría que esos sacerdotes habían sido su corona de espinas.

Así fue llegando a la conclusión de que era necesario contar con sacerdotes que proviniesen de los propios socios laicos del Opus Dei y que hubiesen asimilado esa espiritualidad. Sin embargo, no fue sino hasta 1943 que se le ocurrió recurrir a la figura de la Sociedad de vida en común sin votos públicos para poder contar con una institución en la que se pudiesen incardinar dichos sacerdotes, de manera que no quedasen dependiendo de un obispo diocesano: la figura de Pía unión, que era la que en aquel momento tenía el Opus Dei, no permitía dicha incardinación.

Fue el 14 de febrero de 1943 cuando el Fundador del Opus Dei, gracias a una particular luz de Dios, según explica el Opus Dei, pudo resolver ese problema jurídico: en la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz algunos laicos del Opus Dei podrían ser ordenados sacerdotes, incardinándose en esta Sociedad, para ejercer su ministerio principalmente al servicio de los miembros del Opus Dei y de sus iniciativas apostólicas. Esto ocurrió durante la celebración de la Santa Misa. Y, siguiendo el relato, concluye el propio fundador:

Y al acabar de celebrarla dibujé el sello de la Obra, la Cruz de Cristo abrazando el mundo, metida en sus entrañas, y pude hablar de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

Después de la erección de la Sociedad en diciembre de 1943 llegó la ordenación de los primeros sacerdotes del Opus Dei (después de san Josemaría), en junio de 1944.

La Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz en el Instituto Secular

En las Constituciones del Opus Dei como Instituto Secular, se dice: hay en él [en el Instituto] una cierta agrupación de miembros, a la que se da el nombre de Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, que consta de sacerdotes del Instituto y algunos laicos que a juicio del Padre se consideran mejor dispuestos para recibir en su día el sacerdocio.[3] Y según el punto 2, la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz... vivifica al Opus Dei en su totalidad y lo informa de tal modo que lo hace clerical. Más adelante hablan también de los sacerdotes diocesanos que podían pertenecer al Opus Dei dentro de dicha Sociedad Sacerdotal, aunque sin formar parte del clero propio del Instituto y sin dejar de depender de su obispo diocesano.

La Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz en la Prelatura Personal

El papel de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz cambia radicalmente con la erección del Opus Dei como prelatura personal. Incluso se podría decir que la vieja Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz incluida en el Instituto Secular desaparece, y aparece una asociación nueva, unida intrínsecamente a la prelatura personal del Opus Dei, pero sin formar parte de ella.

En los institutos seculares había laicos y sacerdotes en pie de igualdad, por lo que parecía oportuno incluir a estos últimos en un grupo especial si se querían reservar para ellos los cargos directivos. Esto ya no es necesario con la nueva configuración como prelatura personal. Efectivamente, las prelaturas personales, como recoge el Código de Derecho Canónico de 1983, constan de presbíteros y diáconos, por lo que no se necesita formar una agrupación especial dentro de ella para incluir a los clérigos (ya que esa agrupación, de existir, coincidiría con la totalidad de la prelatura). En cambio, sí que es necesaria otra institución, la nueva Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, para poder incluir a los sacerdotes diocesanos en el fenómeno pastoral del Opus Dei de alguna manera, ya que las prelaturas personales no los admiten en su seno.

Sin embargo, no cambia su composición: siguen formando parte de ella los sacerdotes que proceden de los miembros laicos del Opus Dei (con la novedad de que ahora también pueden ordenarse los agregados, mientras que antes solo los numerarios podían pasar al estado sacerdotal) y los sacerdotes diocesanos que deseen incorporarse a la asociación.

El secreto y la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz

Igual que lo sucedido con el Opus Dei, las normas que gobiernan la Sociedad Sacerdotal nunca han sido mantenidas en secreto, en mayor o menor medida, por sus responsables, aunque algunas personas así lo divulgaron.

Los documentos que acompañaron la solicitud de erección diocesana en 1943 (los lineamenta generalia) se publicaron por primera vez en el apéndice documental del libro "El Opus Dei. Apuntes y documentos para una historia" (Giancarlo Rocca. Roma, 1985). El Opus Dei los publicó (sin traducir al español), en 1989, en el libro "El itinerario jurídico del Opus Dei". Las Constituciones de la Sociedad presentadas en 1944 son secretas todavía hoy. Las Constituciones del Opus Dei de 1950, que regulaban también el funcionamiento de la Sociedad Sacerdotal, fueron publicadas en el libro de Jesús Ynfante "La prodigiosa aventura del Opus Dei: génesis y desarrollo de la Santa Mafia", en 1970. Posteriormente fue publicada una edición bilingüe latín-español por Ediciones Tiempo, en 1986. El Opus Dei nunca las hizo públicas. Por último, los estatutos del año 1982, ya como prelatura personal, inicialmente se entregaron únicamente a algunos obispos. Tuvieron que pasar más de 6 años para que el Opus Dei los hiciese públicos, también en el libro antes citado "El itinerario jurídico del Opus Dei" (sólo en latín).

El Clero de la Prelatura en los Estatutos

Como era de esperar en una prelatura personal, formada por presbíteros y diáconos, como dice el Código de Derecho Canónico, los Estatutos recogen importantes diferencias entre los sacerdotes que pertenecen a la prelatura y los laicos que se dedican a sus obras apostólicas.

En primer lugar, la autoridad del Prelado sobre los miembros del Opus Dei es distinta según se trate de un sacerdote de la prelatura o de un laico: mientras que respecto de los sacerdotes el poder de gobierno del que goza el Prelado es pleno en el fuero externo e interno (Estatutos, 125.2), en el caso de los laicos este poder afecta solo a lo que atañe al fin peculiar de la Prelatura (íbidem).

En segundo lugar, con la nueva configuración jurídica de prelatura personal los laicos del Opus Dei quedan privados de ocupar cargos de gobierno propiamente dichos, ya que en una prelatura personal (y así lo recogen los Estatutos) la potestad ejecutiva ordinaria está reservada a clérigos (el Prelado y sus Vicarios, que es a quienes se denomina Ordinarios de la prelatura). En cambio, cuando el Opus Dei era un Instituto secular la potestad de los laicos no podía ejercerse sobre los clérigos (al menos de derecho; de hecho sí que se ejercía), pero sí sobre otros laicos.

Por lo que se refiere a las obligaciones que los Estatutos imponen a los sacerdotes en cuanto a su vida interior, son similares a las que tienen los laicos. Concretamente, se les exige que vivan semanalmente la confesión sacramental y que tengan dirección espiritual. Pero no se dice nada de con quien deben confesarse ni como deben escoger a su director espiritual; es decir, se les deja, al menos de derecho, la misma libertad que a los laicos.

Abandono del Opus Dei

En cuando a la posibilidad de excardinación de la Prelatura (es decir, dejar de depender del Prelado) y posterior incardinación en una diócesis (es decir, pasar a depender de un Obispo diocesano), los sacerdotes del Opus Dei se encuentran en una situación similar a la de los sacerdotes diocesanos que desean dejar de estar incardinados en una diócesis para pasar a otra: deben obtener del Prelado del Opus Dei la excardinación y del Obispo diocesano la incardinación en su diócesis.[4]

Si lo que desea el sacerdote es abandonar la prelatura y el sacerdocio ministerial, pasando al estado laical, en vez de la incardinación en una diócesis tiene lugar un proceso de secularización, que depende de la Santa Sede.

Estos procesos están contemplados en los puntos 29 y 35 de los Estatutos del Opus Dei.

Vida y normas de actuación

Espiritualidad

En palabras del Fundador del Opus Dei, "la pasión dominante de los sacerdotes del Opus Dei es dar doctrina, dirigir almas: predicar y confesar. En esto os tenéis que gastar, sin temor de agotaros, sin preocuparos por las contradicciones...".[5]

Según el "Vademecum de sacerdotes", "los sacerdotes de la Prelatura cuidan con máxima delicadeza las manifestaciones de piedad litúrgica, que nuestro queridísimo Padre enseñó con su ejemplo y con su palabra, para rodear a Jesús Sacramentado del cariño de que es capaz un corazón enamorado: si toda la riqueza exterior resulta poca para honrar al Señor, más importa aún exigirse en mejorar las disposiciones interiores —sabiendo que, siempre, El se merece más—, y en intensificar el espíritu de adoración y desagravio, que se refleja también a través de los gestos externos."

En el centro de su atención debe estar la celebración de la Santa Misa: "Hay que tener presente que será poco todo lo que se haga para fomentar la reverencia de los fieles que asisten a la Santa Misa, o a alguna ceremonia litúrgica de alabanza y de adoración a la Santísima Eucaristía; y tendrán más facilidad para ser devotos, si ven que el porte exterior del sacerdote es piadoso, recogido. Y, sobre todo, los ministros sagrados deben darse cuenta de que están en el altar de Dios, en la presencia de la Trinidad Beatísima y de Santa María; y que los Angeles y Arcángeles asisten al Santo Sacrificio".[6]

Condición secular de los sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei

Los sacerdotes de la Prelatura son de hecho y de derecho sacerdotes seculares. Sin embargo, para que un sacerdote de la Prelatura acepte cualquier trabajo en servicio directo de las diócesis, aunque sea eventualmente, necesita permiso expreso del Vicario Regional, que es su Ordinario. Si acepta ese oficio eclesiástico debe recibir el sueldo y los derechos correspondientes.

Los sacerdotes de la Prelatura solo pueden celebrar por excepción en una casa religiosa, colegio, parroquia, etc.; y de vez en cuando, nunca habitualmente.

Facultades ministeriales

Las facultades ministeriales concedidas por el Prelado para oír confesiones se extienden a los miembros de la Prelatura y a los socios de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, así como también a todos los que viven en los Centros, en general a cuantos pernoctan en una casa del Opus Dei. Para oir confesiones de otras personas necesitan las correpondientes licencias, otorgadas por el Obispo de la diócesis.

Estipendios

San Josemaría dispuso que los sacerdotes del Opus Dei no recibiesen estipendios de Misas o de predicación. Sin embargo, esta prohibición se ha relajado en los últimos tiempos: pueden aceptar los donativos que les ofrezcan por la predicación (con tal de no pedirlos ellos, y aclarando al que los ofrece que se emplearán como ayuda para los diferentes apostolados de la prelatura). También puede aceptar estipendios de binación (celebrar dos veces misa en el mismo día) si celebra en una iglesia. También se admite que los supernumerarios y los cooperadores encarguen que se ofrezcan Misas por sus intenciones, y que hagan con tal motivo una donativo. En estos casos, si el sacerdote puede, cumple personalmente los encargos que le llegan, e ingresan la limosna en su Centro; el resto de los encargos, con la correspondiente limosna íntegra, los transmite a la Comisión Regional.

Tratamientos

Si pronuncian una conferencia en un sitio donde es habitual cualificar al conferenciante, hacen constar sus dos títulos académicos, civil y eclesiástico (por ejemplo, Doctor en Medicina y en Sagrada Teología).

Vestido y porte externo

Donde se usa la sotana y el traje de clergyman, llevan frecuentemente también la sotana al salir de casa, o al menos alternan una y otra forma de vestir. El clergyman será de color negro. Excepcionalmente, se usa traje gris oscuro cuando todos los sacerdotes diocesanos —no sólo algunos, ni incluso la mayoría— visten traje gris; y en este caso conviene tener, además, uno negro, y alternarlo con el otro.

Dentro de los Centros los sacerdotes de la Prelatura están con sotana, aunque no hayan de ejercer el ministerio; y esto, incluso en aquellos países donde no sea costumbre llevarla por la calle. En los sitios o en las ocasiones en que los sacerdotes Numerarios llevan el traje de clergyman por la calle, al regresar a casa se ponen inmediatamente la sotana; con mayor motivo, si van a estar en el comedor, en la sala de estar, o en el oratorio.

En los Centros de la Sección de varones, alguna vez se puede vestir el traje de clergyman para recibir a una determinada persona. Siempre que acuden a un Centro de la Sección femenina —aun cuando por la calle vistan de clergyman—, se ponen la sotana al llegar. En las ocasiones en que visten de paisano (excursiones, deporte, etc.) no permiten que les fotografíen. No se dejan patillas ni bigote.

Relaciones sociales

Se abstienen de hacer visitas innecesarias, y cuando deben hacerlas siguen las indicaciones de la Comisión Regional. Deben especialmente evitar visitar a mujeres, salvo casos excepcionales —por ejemplo, confesión de enfermas—: y entonces procuran no ir solos, o al menos que haya otras personas en la casa. También, cuando un sacerdote de la Prelatura desea ver a una hermana suya Numeraria, lo hace en un Centro de mujeres; nunca en la calle, salvo que vayan también con otros miembros de su familia.

No aceptan invitaciones a comer, aunque estén fuera de su residencia habitual y aunque se trate de Supernumerarios o de familias de las personas de la prelatura. Tampoco visitan las casas de los Supernumerarios, ni aceptan compromisos como bautizos, matrimonios, etc.

Los sacerdotes de la Prelatura —aunque sean médicos— tienen prohibido el ejercicio de la psiquiatría, aunque existen algunas excepciones.

No es usual entregar fotografías a las publicaciones que van a incluir artículos o trabajos suyos; y cuando resulta estrictamente imprescindible, utilizan fotos de tono muy sacerdotal (en palabras de los reglamentos del Opus Dei).

Su ordenación al servicio de la Prelatura

Prioridades en su tarea pastoral

Los sacerdotes de la prelatura se ordenan especialmente para servir a los demás fieles de la Prelatura y para trabajar en los apostolados del Opus Dei: "Por justicia, se dedican a las labores propias de la Obra, pero secundan a la vez, con veneración y cariño, a través de los Directores de la Prelatura, los apostolados que prefieran los Ordinarios de los lugares".[7] Como indicaba en Cardenal Josef Frings, antiguo Arzobispo de Colonia el 27 de agosto de 1972, con ocasión de la primera Misa solemne de un sacerdote del Opus Dei en esa ciudad: "Es una actividad discreta, sin brillo, la que asume el sacerdote del Opus Dei. Por tanto, tiene que ser consciente, desde el primer momento, de que no le esperan honores, sino una tarea de servicio a los laicos que en la Iglesia de Cristo se esfuerzan por seguir su camino para alcanzar la santidad".[8]

Por tanto, si tienen problemas de tiempo, recortan su dedicación a otras actividades apostólicas que vayan en detrimento de la atención de las personas del Opus Dei y de las labores apostólicas que tienen encomendadas. Ahora bien, hay numerosos sacerdotes de la prelatura que tienen encomendados encargos pastorales en las diócesis,[9] en cuyo caso, obviamente, son responsables de ello ante el Obispo diocesano.

Unidad

Los sacerdotes deben ser instrumentos de unidad dentro del Opus Dei. Ante todo, deben esmerarse en el ejercicio de la virtud de la obediencia, tanto en la conducta personal como en el desarrollo de su labor: deben realizar su trabajo sacerdotal en conformidad plena con los Directores correspondientes, teniendo en cuenta que también su tarea es un apostolado personal dirigido (como el de los demás miembros de la prelatura).

Los sacerdotes de la Prelatura acuden a los Cursos anuales o Convivencias, y a los cursos de retiro con los demás Numerarios o Agregados.

Servicio a las almas

No deben considerarse "directores espirituales" de las personas que atienden: según el Opus Dei, en la prelatura no existe esa figura, ya que la dirección espiritual se ejercita in actu.

Informe de actividad mensual

Los sacerdotes numerarios y agregados informan ocasionalmente de su actividad al vicario del Opus Dei. Informan tanto de la labor realizada en centros de la prelatura como en parroquias u otras instituciones, haciéndolo de forma que nunca se pueda llegar a saber nada de las personas concretas.

En la referencia se representa el impreso[10] que utilizan los sacerdotes para realizar dicho informe.



.

Significado de las abreviaturas:

secf = Sección femenina; secv = Sección de varones; sss+ = Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz (labor con sacerdotes diocesanos)
sr = jóvenes (labor de San Rafael, posibles candidatos a pertenecer al Opus Dei[cita requerida]); num = Numerarios/as; agregd = Agregados/as
sang = personas que frecuentan los medios de formación de la labor de San Gabriel; sup = Supernumerarios/as; coop = Cooperadores/as
B 10 = Programa para la formación inicial de los que piden la Admisión en el Opus Dei
Charlas dir.esp. = conversaciones de dirección espiritual personal; Cursos ret. = Cursos de retiro de varios días

En el resto de la Iglesia Católica este tipo de informes los hay parecidos: en algunas diócesis el Obispo es informado acerca del número de confesiones de cada uno de sus sacerdotes (sin dar datos que permitirían saber qué personas concretas no se confiesan con la periodicidad establecida). Lo mismo vale para las órdenes religiosas y sus superiores. En cambio, sí que se elaboran estadísticas de diverso tipo acerca de hechos conocibles externamente, sin relación con el ámbito de la conciencia.[11]

Exámenes post presbyteratum y de facultades ministeriales

Después de recibir el presbiterado, los sacerdotes de la Prelatura hacen cada año, en los cuatro inmediatos a su ordenación, los exámenes postpresbyteratum, que —en su ciclo completo— comprenden todas las materias de los estudios eclesiásticos. Además, para obtener las facultades ministeriales, que concede el Prelado, hacen otros cinco exámenes: el primero, para recibir la facultad por un año; el segundo, por tres años; el tercero, por cinco años; el cuarto, por siete años; el quinto, perpetuas. Como libro base de texto para esos exámenes se usa el Catecismo de San Pío V.

Collationes

Además, los sacerdotes de la Prelatura asisten a las collationes "de re morali et liturgica". Ordinariamente, se tienen catorce conferencias cada año: siete se celebran en meses consecutivos, señalados por la Comisión Regional; las otras siete, repetición de las anteriores, se hacen durante las Convivencias anuales de los sacerdotes. Como regla general, los sacerdotes de la Prelatura no acuden a las collationes de la diócesis; a no ser que tengan cura de almas en alguna labor diocesana, y el Obispo así lo disponga.

Vida de piedad y amor a la liturgia

Celebración de la Santa Misa

Como aconsejaba san Josemaría, habitualmente leen todas las oraciones de las partes fijas de la Santa Misa, sin limitarse a rezarlas de memoria, como modo práctico de evitar la rutina y las distracciones. Decía el fundador del Opus Dei que si esas oraciones entran también por los ojos, ayudan a poner los sentidos y el corazón en cada una de las palabras.

Para fomentar la piedad de los asistentes y para que todos puedan seguir fácilmente la Misa, en los Centros de la Prelatura se reza habitualmente el Canon romano.

Otros detalles litúrgicos

En cuanto a la asistencia de fieles a las bendiciones, en los Centros de varones, ordinariamente, participa al menos un ayudante; en los Centros de mujeres, para la bendición del agua fuera de la Misa, para bendecir ornamentos, etc., no es necesario que esté presente nadie.

Dirección espiritual y confesión

Dirección espiritual

Los sacerdotes deben tener en cuenta que en el Opus Dei, la dirección espiritual corresponde, sobre todo, a los superiores locales, laicos, con los que también los sacerdotes se dirigen espiritualmente; a los sacerdotes de la prelatura, sólo a través de la confesión sacramental. Por eso se espera que los sacerdotes confirmen en todo las directrices que los demás reciban de dichos superiores laicos. También deben hacer que los demás fieles del Opus Dei vivan la confesión sacramental con la frecuencia establecida por san Josemaría[cita requerida].

Además, si alguno no diese a conocer a sus superiores laicos ciertas circunstancias o hechos de su vida y que sin embargo, los comunicase al sacerdote, éste debe procurar que se lo cuente a sus superiores. En algunos casos, el sacerdote debería llegar a aconsejarle imperativamente (expresión usada en el Opus Dei con un significado entre consejo y orden[cita requerida]) que pida la salida de la prelatura.[12]

Los sacerdotes de la prelatura no pueden escribir cartas de dirección espiritual, tanto a hombres como a mujeres. Tampoco pueden escribir cartas a mujeres, si no son de su propia familia y con parentesco muy próximo.

Confesión sacramental

En el documento que el Opus Dei dedica a sus sacerdotes, se les dice: "Una venerable tradición recomienda a los sacerdotes que, antes de sentarse a confesar, invoquen al Espíritu Santo y pidan ayuda a la Virgen Santísima, para administrar fructuosa y dignamente este sacramento".[13]

San Josemaría consideraba que una de las finalidades de la Confesión (tanto para los laicos que acercan a sus amigos y amigas al sacramento, como para los sacerdotes que lo administran) debe ser la búsqueda de vocaciones para el Opus Dei[cita requerida].

Los sacerdotes deben tener en cuenta que, para los Centros de la prelatura, el Prelado ha dispuesto que los fieles se confiesen y reciban la absolución de rodillas. También aplicarán este modo en las iglesias confiadas a sacerdotes de la Prelatura, a no ser que el Obispo del lugar prescriba de modo taxativo otra cosa. Además, san Josemaría estableció que si un sacerdote del Opus Dei confiesa a una mujer en un lugar distinto del confesionario con rejilla (cosa permitida, en general, por la Iglesia) incurre ipso facto en suspensión a divinis, cuya remisión está reservada al Prelado. Por tanto, los sacerdotes de la Prelatura no pueden acudir a confesar a sitios donde no puedan cumplir esa norma.

Las confesiones de hombres —aunque se hagan en el confesionario, siempre que sea posible— puede oírlas el sacerdote sentado en un sillón, con un reclinatorio para el penitente; y procurando que haya un crucifijo, en la pared a la que va adosado el reclinatorio[cita requerida].

La predicación

Para predicar mejor, los sacerdotes deben consultar con frecuencia los escritos de san Josemaría y del prelado, y las publicaciones —Crónica, Obras, Cuadernos, etc.— donde se desarrollan argumentos ascéticos y apostólicos de acuerdo con el espíritu específico del Opus Dei. Cuando citen textos o ideas del Fundador deben mencionar su autoría.

Según se trate de meditaciones, charlas o clases doctrinales, los sacerdotes admiten o no discusiones, según el tipo de reunión de que se trate.

Los sacerdotes de la Prelatura utilizan mucho (por ejemplo, en las meditaciones) los escritos del Fundador. También meditan y hacen meditar continuamente su vida.

Algunos han publicado meditaciones o clases en Internet. Ver, por ejemplo, [3]

Atención espiritual de las mujeres

Los sacerdotes no asisten a las reuniones del Consejo local de los Centros de mujeres, ni despachan o cambian impresiones con las Directoras locales. Si alguno tiene observaciones o sugerencias sobre esos apostolados, debe hablar con el Consiliario o con el Sacerdote Secretario Regional. Pero en ningún caso puede entrometerse en las tareas de dirección de un Centro de mujeres: sus superiores lo considerarían una falta grave.

Podrían, en algún caso muy excepcional, resolver las posibles dudas o consultas sobre la atención sacerdotal (por ejemplo, horarios o cuestiones litúrgicas). Pero muy brevemente (un par de minutos basta y de pie, en una salita) y siempre con dos Numerarias. Si es posible, debe resolver estos asuntos por el teléfono interno, y no en persona. También, si en alguna ocasión lo considera conveniente, para conseguir una mayor unidad de criterio en la labor de formación y de dirección espiritual, la Directora local puede hablar brevemente con el sacerdote —siempre en el confesionario— sobre los puntos que estime necesarios.

Servicio a todas las personas

Dentro del Opus Dei hay toda clase de miembros, y a todos han de atender: Numerarias (p. ej. véase el video sobre Montse Grases, una Numeraria en proceso de Canonización [4]), Numerarias Auxiliares ([5]), Agregadas, Supernumerarias, chicas de San Rafael, etc.; con ellas los sacerdotes utilizan el tratamiento que les parezca más natural.

Si por alguna circunstancia un laico del Opus Dei lleva a un sacerdote, en coche, a un Centro de mujeres, no lo deja justo en la puerta, sino en un sitio próximo, para no tener ocasión de relacionarse -el laico- con las mujeres del Centro. Cuando predican a mujeres, no deben hacer comentarios referidos a los varones del Opus Dei (por ejemplo, anécdotas, datos sobre la labor apostólica, etc.).

Confesiones y dirección espiritual

A los sacerdotes se les recomienda que las confesiones de las mujeres de la Prelatura sean especialmente breves, ya que la dirección espiritual compete en primer término a las Directoras. Por eso, cuando estima oportuno tratar más detenidamente algunos temas, el sacerdote debe aconsejar a aquella persona que lo comente en la charla fraterna con la superiora.

En los Centros de varones no se confiesa a mujeres; aunque sean niñas y aunque se disponga de confesionario con rejilla. Para administrar el sacramento de la Penitencia a una mujer enferma que guarda cama, o que, sin guardar cama, la enfermedad o la edad muy avanzada le impide salir de su casa, se deja completamente abierta la puerta de la habitación. El confesor se colocará a la distancia conveniente de la cabecera, y procurará comportarse con especial gravedad. A una mujer que, sin guardar cama, tiene algún impedimento físico para acudir al confesonario, la puede atender excepcionalmente en la sacristía o en una sala de visitas. En ese caso, se utiliza siempre una rejilla portátil y la puerta de la habitación se deja completamente abierta.

Los sacerdotes siempre evitan tener que confesar a mujeres a horas avanzadas.

Si alguna penitente consulta a un sacerdote joven algún problema moral que exija tratar materias relacionadas con el sexto mandamiento con detalle, le exigirá, amablemente, que se limite a lo que es indispensable para la confesión, y la remitirá a un sacerdote anciano, si desea descender a otros detalles. En el caso de que la penitente insista en hablar sobre esos aspectos, se negará con firmeza, llegando a interrumpir la confesión, si es preciso.

Los sacerdotes de la Prelatura atienden charlas de dirección espiritual de mujeres sólo en el confesionario. Bajo ningún pretexto admiten conversaciones en otro lugar. Por esto, si dan clases de religión o son capellanes en colegios femeninos, sólo en el confesionario tratan individuamente de asuntos espirituales con las niñas o con las profesoras. Resuelven las consultas de las alumnas, de carácter escolar, en pocos minutos, antes o después de una clase, de pie, y nunca a solas. Con las profesoras hablan sobre los temas docentes o pedagógicos en las reuniones previstas del claustro, o en conversaciones ocasionales, estando más de dos personas, por ejemplo, en la sala de profesores, nunca a solas. Si alguna vez un sacerdote tiene que atender a la madre de una alumna, por razones escolares, lo hace en una salita con puerta de cristal transparente, o dejando la puerta abierta.

Los sacerdotes de la Prelatura necesitan permiso del Prelado para dar clase a mujeres o a niñas, fuera de los Centros del Opus Dei.

Notas

  1. Indicaba en cierta ocasión el Fundador del Opus Dei respecto de algunos que se iban a ordenar poco tiempo después: "El santo Sacramento del Orden Sacerdotal será administrado a este grupo de miembros de la Obra, que cuentan con una valiosa experiencia -de mucho tiempo tal vez- como médicos, abogados, ingenieros, arquitectos, o de otras diversísimas actividades profesionales" (Escrivá de Balaguer, Josemaría: Sacerdote para la eternidad, n. 34)
  2. Cuando un sacerdote numerario es ordenado Obispo y, por tanto, no puede vivir en un centro de la prelatura, siempre que es posible varios numerarios se van a vivir con él a las dependencias episcopales, para ayudarle, con la vida de familia, a mantener el espíritu del Opus Dei.
  3. Bajo el término "Padre" se entiende el presidente del instituto secular, en aquel momento Escrivá.
  4. Se puede consultar como ejemplo el decreto [1] con el que Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, autoriza la excardinación del sacerdote D. Antonio Petit. En el mismo decreto Mons. Echevarría revoca las facultades del sacerdote para predicar y oir confesiones mientras no esté incardinado en una diócesis. Y aquí [2], el recurso del sacerdote contra esa prohibición.
  5. Josemaría Escrivá de Balaguer: Carta 8-VIII-56, n. 35, citado por Javier Echevarría: En la ordenación sacerdotal de diáconos de la Prelatura, Santuario de Torreciudad, España, 5-IX-2004, en Boletín "Romana, N° 39, Julio - Diciembre de 2004, Pág. 183.
  6. Vademecum de sacerdotes, p. 29-30
  7. "Vademecum de sacerdotes"
  8. Salvador Bernal: "Josemaría Escrivá de Balaguer. Apuntes sobre la vida del Fundador del Opus Dei", Madrid 1976, cap.3.
  9. "Romana", boletín oficial de la Prelatura, recoge en cada edición algunos de estos encargos. Son alrededor de 15-20 cada año y, entre ellos, se encuentran párrocos y rectores de iglesias, colaboradores en la dirección espiritual de seminarios, capellanes de hospitales, vicarios judiciales, jueces diocesanos y defensores del vínculo. Muchos de estos encargos suponen una dedicación plena.
  10. Esta ficha fue hecha pública por el portal www.pusdeilibros.org en julio de 2006. Puede consultarse aquí.
  11. En la mayoría de las diócesis existen oficinas de estadísticas, que reúnen los datos proporcionados por los sacerdotes, indicando no sólo bautizos y matrimonios, sino también, por ejemplo, participantes en misiones; véase, como un ejemplo, los datos de la diócesis de Osorno en Chile. La recopilación de datos es habitual en la Iglesia. De la "Misión Popular" en Rio de Janeiro comentaba el Padre Edney Gouveia, Vicario Episcopal de la zona este, entre muchos otros efectos positivos, "el aumento notable de confesiones y comuniones" en las 240 parroquias de la ciudad. Pero siempre sin posibilidad de identificar a los interesados (véase noticia en Aciprensa).
  12. Dice al respecto el "Vademecum de sacerdotes": Alguna vez podría suceder quizá que alguien —por falta de formación— no dé a conocer a sus Directores circunstancias o hechos de su vida que desdicen de su vocación o que suponen un obstáculo para su labor apostólica. Y que, en cambio, los comunique al sacerdote. Si se da este caso —dejando claro que no lo manda—, aconseja a esa persona que, por el bien de su alma y de la Obra, como manifestación de buen espíritu, hable sincera y confiadamente con sus Directores, con la seguridad de que, si abre su corazón, si es sincero, todo tiene arreglo. Excepcionalmente —por la importancia de los hechos, por existir una clara incompatibilidad con los propios deberes, o por su incidencia en daño de tercero—, esa recomendación podría dejar de ser un simple consejo de dirección espiritual, y constituir una obligación estricta y grave, según las normas generales de la teología moral, que el sacerdote debe imponer con la necesaria fortaleza, y del modo que la persona y las circunstancias exijan, incluso aconsejándole imperativamente que pida la salida de la Obra.
  13. Vademecum de sacerdotes

Enlaces

Referencias

Para más información

  • Página oficial del Opus Dei: Artículos referidos a los sacerdotes [6], [7], [8]
  • Echevarría, Javier: Para servir a la Iglesia: homilías sobre el sacerdocio (1995-1999). Madrid: Rialp, 2001 (homilías en la ordenación de sacerdotes del Opus Dei)
  • Escrivá de Balaguer, Josemaría: Sacerdote para la eternidad. Madrid: Palabra, 1973, 2ª ed (la visión del sacerdocio del Fundador del Opus Dei, con referencia explícita a los sacerdotes del Opus Dei) [9]
  • Escrivá de Balaguer, Josemaría: Algunos textos acerca del Sacerdocio [10]
  • Testimonios: [11]
Obtenido de "Sacerdote del Opus Dei"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Miembros del Opus Dei — Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas. Puedes añadirlas así o avisar …   Wikipedia Español

  • Percepciones y controversias acerca del Opus Dei — Se ha propuesto fusionar este artículo o sección con Opus Dei, pero otros wikipedistas no están de acuerdo. Por favor, lee la página de discusión de ambos artículos y aporta tus razones antes de proceder en uno u otro sentido. El Opus Dei es una… …   Wikipedia Español

  • Itinerario jurídico del Opus Dei — En el Opus Dei se denomina itinerario jurídico al proceso que sufrió la institución fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer desde su nacimiento en 1928 hasta que en 1982 adopta la forma, hasta ahora definitiva, de prelatura personal, pasando… …   Wikipedia Español

  • Opus Dei — Prelatura personal Opus Dei Pertenencia Iglesia Católica Ámbito todo el mundo (Prelatura personal) Iglesia prelaticia Santa Maria de la Paz (Roma) Número de fieles 88,245 …   Wikipedia Español

  • Opus Dei — La Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei, comúnmente conocida como Opus Dei (del latín ‘Obra de Dios’), la Obra (como se le llama coloquialmente), es una prelatura personal fundada el 2 de octubre de 1928, por Josemaría Escrivá de Balaguer,… …   Enciclopedia Universal

  • Supernumerario (Opus Dei) — Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas. Puedes añadirlas así o avisar …   Wikipedia Español

  • Historia del cristianismo en España — Cristo crucificado, de Velázquez. El cristianismo en España tiene una larga historia: casi dos mil años, según la leyenda que remonta sus orígene …   Wikipedia Español

  • Historia del catolicismo en Argentina — Este artículo se refiere a la historia de la Iglesia católica en Argentina. Contenido 1 La Iglesia en la Colonia 2 La Independencia 3 Rosas 4 La Confederación y Mitre …   Wikipedia Español

  • Álvaro del Portillo — Obispo titular de Vita Prelado del Opus Dei Ordenación 25 de junio de 1944 Consagración episcopal 6 de en …   Wikipedia Español

  • Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote — Datos históricos Año de fundación 1990 …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.